Shockeada

Capítulo II: Perdida

"Voy caminando sin saber nada de mí, porque todo lo que siempre quise ser, ya no lo fui"

Abrió sus ojos y ahí estaba, en una habitación de paredes llenas de un blanco eclesiástico, desoladas, como un departamento que carece de un dueño, de un huésped, una habitación que pedía a gritos que la personalicen, que la apropien, que la vivan, sin embargo, se ha de suponer que lugares así fueron habitados por muchas personas en cuestión de días, de meses, pero nadie quiere apropiarse, nadie quiere hacerlos suyos, nadie quiere quedarse ahí y menos a vivir para siempre. 

Tenía razón en que los sonidos eran producto de alguna máquina, máquinas que la controlaban, que ante cualquier irregularidad en ella no iban a tardar en dar fuertes pitidos y hacerles saber a profesionales que algo pasaba. 

Sí, está en la habitación de un hospital. No, no entiende. No tiene idea de cómo ni por qué está ahí. No le duele nada, solo siente confusión.

El celular ya no suena, tal vez había sido alguna alucinación de ella, o un sueño antes de despertar, no lo sabe.

Se abre la puerta y entra quien supone será un médico, le pregunta cómo está, bien; cómo se llama, una pregunta con bastante dificultad para alguien que se acaba de despertar y aún no logra comprender absolutamente nada, no lo sabe; si recuerda algo, JÁ ¿recordar algo? ¿En serio? 

El señor doctor le dice que si no necesita nada se va a retirar a ver a otros pacientes, pero que en cuestión de minutos un psicólogo irá a verla. Se va.

Increíble, piensa, vienen le hacen preguntas y se van, pero nadie contesta las de ella ¡Alguien que le diga qué hace acá!

Por alguna razón no termina de entender bien todo lo que hablaron, se siente perdida y le duele la cabeza, no tiene demasiadas fuerzas, pero siente que ya durmió demasiado; decide esperar, ¿a quién era que tenía que esperar? ¿Cuántos minutos? ¿Qué le acabaron de decir?

Vuelven a abrir la puerta, debe ser a quien espera, claro, el psicólogo, le dice que se llama Hernán, un gusto conocer a un psi...Paren, ¿Quién? ¿Un Psicólogo? ¿Para qué quiere un psicólogo? 

Genial. Viene a contarle qué hace ella acá. "Hace tres días alguien te encontró en la calle, muy mal y te trajo al hospital, debido a tu estado tuvieron que sedarte, por eso dormís tanto y probablemente sientas que no tenés fuerzas. Me dijeron que no sabés quién sos, y no te acordás de nada, pero quedate tranquila, todos vamos a hacer lo posible para ayudarte, y me vas a ver a mí principalmente para tratarte y hacer ejercicios que activen tu memoria, tal vez sea una amnesia temporal, por algún golpe o una situación traumática, si es así, seguramente recuperes la memoria en cuestión de días, hay que ser pacientes para que todo se resuelva y puedas volver a tu vida normal."

¿Cuestión de días? ¿Cuánto tiempo puede estar una persona sin siquiera saber quién es? ¡Es ilógico! No puede creer que esto le esté sucediendo.

Necesita acordarse de todo e irse de ahí cuánto antes, porque hay una cosa que sí sabe: no les gusta sentirse atrapada, y la verdad es que en un hospital no suelen darte mucha libertad, y menos si "alguien" te llevó en "muy mal estado" y no te acordás ni la inicial de tu nombre. 

"Hay que tener paciencia" le dijeron.

"Tengo que tener paciencia" se dijo, y decidió esperar que los especialistas hicieran algo por ella.

Total "seguramente recupere la memoria en cuestión de días".



Shockeados_LD

#6622 en Thriller
#3746 en Misterio

En el texto hay: drama, suspenso, intriga suspenso y traicion

Editado: 12.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar