Siempre Estuviste Allí

Capítulo 27

 

Ya habían pasado 5 meses, y estaba con Alejandra en el pasillo hablando de las materias que nos tocaba a cada uno en su especialización, cuando llegó Débora junto con Franco

-Bueno chicos yo me tengo que ir, tengo que investigar algunas cosas para una tarea- dijo Alejandra se giró en sus talones para tomar camino y Débora se unió a ella

-Yo también me voy, chao cara de payasos de circo- Franco y yo la vimos aburridos ya de tanto escuchar ese sobrenombre

Franco y yo quedamos solos, mientras yo me estuve viendo como se iban y Franco lo noto

-¿Te gusta verdad?- lo mire con burla mientras guardaba los cuadernos en mi bolso

-¿Quién?- levante la mirada hacia él con una sonrisa de burla

-Tú sabes quien Esteban- y claro que lo sabia

-Sí, me encanta- suspire

-¡Ayyyyyyyyyy vale!!!! Ya lo perdimos, hasta un suspiro y todo, está enamorado- rio como un loco y le di un golpe en la cabeza

-Madura Franco- me miro con una sonrisa

-¿Y ya le dijiste?- preguntó

-Sí, pero ella quiere tiempo y la entiendo, no la voy a presionar

-Si es verdad, lo que le hizo el idiota de Sebastián no tiene perdón- cerré la puerta del casillero con fuerza al recordarlo

-Y esperó que tú tampoco le hagas eso a ella, porque si no yo mismo iré a tu casa a golpearte- me amenazó con el dedo índice levantado apuntándome

-Jamás le haría tal daño Franco, yo no soy Sebastián

-Eso esperó, mira que pongo toda mi confianza en ti- le sonreí negando

-Tranquilo que nunca dañara a mi pequeña, vamos- fuimos hasta nuestros salones

 

Alejandra

Fui con Débora hacia el patio para terminar con una tarea pendiente, y no dejaba el tema de Esteban a un lado y me estaba irritando un poco

-¿Te gusta?- preguntó y baje la mirada hacia mis dedos donde se encontraba mi lápiz con una sonrisa

-Sí, me gusta, bueno creo que es algo más que eso- levante la mirada hacia Débora y tenía media sonrisa

-Si vieras tu cara cada vez que lo nombras te sorprenderías- reí- Es en serio tienes cierto brillo en esos ojos

-Tampoco exageres, eso es muy cliché- reímos

-Cierto, cierto, pero es verdad. A veces lo “Cliché” siempre se hace presente, y en tu caso es así

-Si- volví a escribir en mi cuaderno

-¿Ya le dijiste?- pare de escribir y quede viendo el cuaderno paralizada

-No, bueno no sé- levanto una ceja- Ósea él y yo hablamos de eso, pero le dije que necesitaba tiempo para mí, y él lo entendí

-¿Y tú quieres más tiempo?- ya no lo quería, pero el bendito miedo me invadía

-No se- me miro con media sonrisa

-Obvio que no quieres más tiempo, pero tienes miedo

-¿Cómo lo supiste?- ironicé

-Te conozco, date tu tiempo, pero esperó que cuando digas por fin lo que sientes de verdad no sea tarde- asentí con miedo a que eso fuera a pesar

 

Había pasado unos días ya, y ya me había decidido de decirle todo a Esteban que me arriesgaría, y dejaría mi estúpido miedo

Porque sabía que con el miedo no lograría nada, así que me arriesgue

Buscando a Esteban en el almuerzo para poder hablar con él, me lo encontré con Laura, la ex o novia en si no sabía, de Sebastián hablando muy anímicamente y ella se acercaba a él, pero él nunca la detuvo

En un momento volteo a verme y yo rápidamente me fui, sabía que era tarde y todo era mi culpa

-¿Ale que paso?- Débora me agarro del brazo- Vengo corriendo como una loca detrás de ti

-Lo que temía que pasara- ella volteo hacia donde Esteban y después a mi cuando llego a entender

-Vamos- me tomo del hombro y nos fuimos

Estando en el centro comercial comiendo un helado, después que Débora insistiera por ir, acepte

Caminábamos por el largo pasillo viendo ropa, bueno Débora, porque yo estaba sumida en mis pensamientos y comiendo de mi helado. Cuando levante la mirada del helado hacia al frente, vi a Esteba con Laura, ella tenía la mano enrollada en su brazo mientras él reía. Trate de huir de ese momento, pero como siempre pasa lo que quiero que nunca pase, nuestras miradas se encontraron y ya no pude huir

Termine de hacer esa batalla de miradas con él y tome a Débora del brazo para irnos de aquel lugar

-¡Ey!- replico- ¿Cuál es la agresividad?- camine más rápido, escuche el sonido de la voz de Esteban

-¡Ale!- pare en seco y cerré los ojos con fuerza, me voltee Esteban venia hacia mí corriendo

-Hola- dije cabizbaja

-Hola- sonrió- ¿Qué hacen aquí?- miro hacia Débora a lo que ella solo me miro

-Bueno a comer un helado- sonreí levantando mi helado- Y veo que tu viniste con Laura- ella se estaba acercando hacia donde estábamos nosotros

-Ahhh… bueno si, peo solo porque…- Lo interrumpí

-No tienes porque darme una explicación- le di media sonrisa triste, me miro confundido

-No entiendo- dijo



Maria

#23276 en Novela romántica
#6602 en Thriller
#2827 en Suspenso

En el texto hay: traicion, amor a distancia, amoreterno

Editado: 12.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar