Silencio de un corazón roto

Carta final: Gracias

Tengo que agradecer el haberte conocido, gracias a ti pude experimentar lo que era por primera vez ese sentimiento llamado amor. Pude vivir lo intenso de cada emoción junto a ti, me sentí viva, fui muy feliz aunque no lo creas después de tantas cosas que mencione, experimente lo bueno y lo malo de enamorarse de la persona equivocada, cambiaste mi mundo de gran manera, gracias a ti descubrí muchas cosas que no sabía de mi, gracias por tan hermosos momentos que teníamos, por alegrarme cuando estaba mal, por apoyarme y ayudarme aunque no te lo pidiera, por defenderme de lo que me hacían a pesar que te decía que no era una princesa que necesitaba que lo hicieran, por cuidarme, por mostrarme un lado diferente al que conocían los demás, por dejarme estar en tu vida así sea en lo más mínimo... me hiciste ser mejor persona, me hiciste madurar en muchos aspectos y cambiar en otros, fuiste mi gran amor a pesar de que las cosas nunca fueron normales y gracias por hacerme ver que es lo que quiero y lo que no voy a permitir en otra persona.

Gracias a ti conocí la más increíble felicidad en mi vida y también conocí la peor tristeza, conocí lo que es perder por completo a quien amas y lo que es sentir como el corazón y alma se deshacen y se vuelven a construir a paso lento.

Gracias porque aprendí que aceptar en lugar de esperar es mejor y no tendré decepciones más adelante.

También debo agradecer todo lo malo, aprendí que nadie merece vivir una situación tan tóxica por culpa de alguien que no sabe lo que quiere, aprendí que soy una persona muy fuerte y que pude salir de aquel infierno sola y tú el diablo mayor no pudiste detenerme, las cosas no fueron fáciles, fue muy doloroso pero la sensación de no tener esa carga y dolor encima es tan liberador que acabe viendo las cosas de otro modo y debo admitir que no es malo.

No te odio y nunca lo haría, siempre estarás en mi corazón porque fuiste muy especial, jamás hiciste algo malo para lastimarme, todo fue de manera inconsciente y nunca lo supiste, tienes que saber que fuiste el primer hombre en ser tan caballeroso conmigo, me enamore de ti porque al conocerte representabas lo que soñaba cuando era una pequeña niña... no lo recordaba porque eran fantasías y al crecer lo fui superando, fui enfocando mi atención en otras cosas, pero al conocerte me golpeó aquel sueño infantil del príncipe azul, me hiciste vivir un cliché a pesar de ser solo amigos y supongo que debo agradecer haber cumplido con aquella fantasía infantil.

Después de tanto tiempo me anime a escribirte todo esto, los años pasaron, ya tu recuerdo solo es agradable, fuiste una gran experiencia... también la amistad que tuve contigo fue la felicidad que no había tenido en toda una vida, si vamos, que se te suba el ego con esto, ya puedo imaginar tu sonrisa y lo que me dirías pero mereces saber aunque sea por aquí que fuiste una gran persona y alguien muy importante en mi vida, mi destino era conocerte y aprender de ello pero no era para estar juntos.

Luego de superarte he sido verdaderamente feliz, aprendí mucho de mí misma y veo lo que sucedió de una manera mucho más madura, no siento nada por ti como hombre, todo cambio, ahora solo tienes mi cariño y un pequeño lugar en mi corazón y quizás yo tenga mi lugar en el tuyo. Mereces una disculpa por aquellos días donde peleábamos y yo decía cosas que quizá te hirieron, fuimos unos idiotas inmaduros pero es parte de tener sentimientos tan intensos y no poderlos liberar como era debido, no te preocupes por mí, ¡soy feliz! No estoy con nadie ahora pero cuando suceda será diferente y gracias a ti no cometeré el mismo error.

Tú también mereces ser feliz, ve y encuentra a una mujer que vea en ti lo que yo veo, no desperdicies sus sentimientos y espero que hayas madurado, no pierdas la oportunidad y no arruines un corazón que te quiera como eres realmente, te deseo lo mejor y gracias por aparecer en mi vida.

Rubio hay que admitir que los 2 teníamos una manera de mierda para lidiar con nuestros sentimientos y emociones y yo estaba consciente que en el segundo en que me diera cuenta que me había enamorado de ti… tu me destrozarías, pero era necesario vivir toda esta experiencia, me hiciste más fuerte de lo que pensaba y mi forma de ver las cosas cambio para bien.

Gracias por verme como era realmente, tú no veías más allá de mi ni prestabas atención a otras cosas, mientras que todos los demás parecían asentir sin escuchar  tu lo hacías como si cualquier palabra que saliera de mi boca fuera lo más maravilloso del mundo, me hiciste experimentar algo muy bello y eso es algo que agradeceré siempre.

Esta es mi última carta para ti mi último adiós…

Adiós ángel rubio, te llevare siempre en un rinconcito de mi corazón.



SGM

Editado: 27.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar