Sin recuerdos de ti

CAPÍTULO 9°

Leonardo

¿Por qué….? ¿Por qué Alberto hizo este acto tan vil y cobarde a Andy?

Antes de que pasara nuestro problema él era un buen chico, muy amable, divertido, responsable…..incapaz de lastimar a los demás. ¿Qué ha pasado con él? A este Alberto no lo conozco. Es otra persona.

Y pensar que quería arreglar las cosas con él, sin embargo si voy a hablar con él pero con respecto a seguir con nuestra amistad prefiero ya no tener que ver nada con el.

No voy a permitir que Alberto le siga haciendo mas daño a Andy. Voy a protegerla de todo aquello que la haga sufrir.

  • ¿Ya terminaste? (pregunta Andy señalando el plato que esta frente a mi)
  • Oh… sí. Gracias por la comida.

Salgo de mis pensamientos. Después de platicar ella me invito a comer ya que ella no había comido por estar todo el día en clases de la facultad.

  • De nada. Espero y te haya gustado.
  • Sí, mucho eres muy buena cocinando.
  • Gracias.
  •  Bueno no quisiera darte más molestias así que me retiro (digo mientras me pongo de pie)
  • Está bien

Me acompaña a la entrada, justo cuando abre la puerta va llagando Rosi y Diana.

  • Hola (dicen al unísono cuando me ven)
  • Hola ¿Qué tal? (respondo)
  • Bien (responde Diana)
  • Más o menos ¿Ya vas de salida? (dice Rosi observando a Andy)
  • Oh no. Solo acompañaba a Leonardo a la salida porque ya se iba.
  • Que lastima…. (Rosi hace un puchero). Tengo una idea. Una magnífica idea. ¿Quién escucharla?
  • Rosi no. Tus ideas me dan miedo. (murmura Diana)
  • Vamos Diana no es para tanto. (responde Rosi)
  • ¿Cuál es tu magnífica idea? (cuestiona Andy con cierto tono sarcástico)
  • Bueno…… es fin de semana. ¿Qué tal si nos vamos al club esta noche? Y no acepto un no, eso te incluye a ti también Leonardo.
  • ¿Yo? ¿Pero……?
  • Pero nada así que deberías darte prisa (me interrumpe antes de que pueda decir algo)
  • Muy bien. Les parece si paso por ustedes a las 9:00 pm
  • Está bien (responde Rosi)

Me despido de ellas y comienzo a caminar de regreso a casa para cambiarme. Mientras me voy alejando escucho a Diana quejarse por lo que acaba de hacer Rosi.

Llego a casa, mi hermano aun no llega del trabajo. Subo directo a mi habitación y me dirijo a tomar una ducha para arreglarme, y llegar puntualmente con Andy y sus amigas.

Terminando de arreglarme voy a la salida y tomo las llaves del coche. Me encuentro con mi hermano cuando estoy saliendo.

  • ¿Vas a salir?
  • Si. Voy a ir al club con Andy y sus amigas. Deberías venir
  • No. Gracias, estoy muy cansado. En otra ocasión será. No regreses tan tarde. Cuídate.
  • Está bien.

Entro al auto y conduzco hasta la casa de Andy.

Ellas aún no están listas. ¡Chicas! Siempre se tardan una eternidad para arreglarse. Pero la espera valió la pena. En el preciso instante que veo a Andy bajar las escaleras siento una inmensa felicidad que crece cada vez más dentro de mí. Podría mirarla toda la eternidad. Es un verdadero ángel.

  • ¿Estás bien? (me pregunta Diana que es la primera en bajar)
  • Si. Estoy más que bien Diana. Nos vamos.
  • ¿Te parece bien si te acompaño en el asiento del copiloto? (pregunta Rosi mientras me toma del brazo para salir de la casa)

Rosi es una chica muy atractiva no puedo negarlo pero la única que me interesa es Andy.

Me encantaría que fuera ella quien me acompañara al frente pero el decirlo sería muy obvio.

  • Está bien. (llegamos al coche y le abro la puerta del copiloto)

De igual manera le abro la puerta a Diana y Andy. Ellas solo agradecen y me incorporo al auto para conducir hasta el club.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

  • ¡Wow! Hay mucha gente que quiere entrar
  • No te preocupes. Yo me encargo (dice Rosi)

Caminamos hasta donde se encuentra el guardia del club. Rosi le habla al oído y seguidamente nos abre el paso.

  • ¿Qué le dijiste? (le pregunto a Rosi)
  • Eso no es importante. Solo hay que divertimos

Me arrastra hasta la barra y pide un trago para cada uno. En cuanto los sirven ella toma el suyo y lo bebe de un solo sorbo. Acto seguido me toma de la mano para llevarme al centro de la pista. Rosi empieza a bailarme de una manera muy provocativa y sexy pero no le tomo mucha importancia. Busco a Andy y la veo aun en la barra platicando con Diana.

Unos minutos después cambia la música movida por una canción más lenta, en la pista solo se quedan algunas parejas. Rosi se acerca a mí, toma mis manos y las coloca en su cintura, posa sus manos alrededor de mi cuello y comenzamos a movernos al ritmo de la música.

Se acerca aún más. Puedo sentir su respiración en mi oído.

  • Quiero decirte algo (susurra en mi oído)
  • ¿Qué pasa? ¿De qué se trata? (le respondo)
  • Me gustas Leonardo Collins   



night-mystery

Editado: 09.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar