Sobreviviendo a la Vida

Nuevos Retos

La vida es todo lo que te puede imaginar, lo más loco, lo más serio y lo más improbable, todas esas cosas que creas que no van a suceder en realidad tienen la misma posibilidad que las cosas comunes, porque así es la vida, incierta, un día estás bien y al siguiente no sabes cómo sucedió todo eso.

Cuando al fin llegamos a la oficina del coordinador no puedo dejar de pensar que mi mundo se acabó, que ya no tengo nada, que ya no vale la pena siquiera intentar explicar por qué hice eso, es más ¿Por qué lo hice? ¿Por qué me deje besar de Nicolás? Yo sabía que en algún momento iba a suceder y creía que podría controlar la situación para evitar algo así pero no fue así, al contrario, todo salió como en mi peor pesadilla, ese sentimiento negativo que me susurraba que todo se iría a la mierda tenía la razón…

¿Cómo será mi vida ahora?

La oficina tiene un ambiente muy acogedor, muy tranquilo y en completo silencio en comparación al ruido del pasillo lleno de estudiantes gritando o corriendo (en este caso insultándonos). Hay un tapete de color azul oscuro que le da mayor tranquilidad a la estancia y por un momento se me olvida por qué estoy ahí. Justo detrás del coordinador hay un ventanal que muestra un pequeño jardín lleno de flores y colibríes que está prohibido para los estudiantes (nadie sabe por qué). Pareciera que acá el caos no logra penetrar las paredes y la puerta. El caos afuera, nosotros adentro.

-Seamos directos con esto por favor- nos dice el coordinador mirándonos fijamente-. ¿Por qué hicieron eso? ¿Acaso son…?

-¿Homosexuales? Si señor, lo somos- dice Nicolás intentando controlar el enojo que tiene por todo lo que sucedió en el pasillo. Cierra y abre las manos muy duro-. Y la verdad no entiendo por qué tanto escándalo por algo que es normal.

-No es en absoluto normal señor Nicolás. Puede que en su anterior colegio sí pero en este prestigioso colegio no lo es, así que tenemos que iniciar los protocolos respectivos para evitar esta situación de nuevo.

-¿Protocolos dice? ¿Por qué habla del tema com si fuera una enfermedad? Porque no lo es en absoluto.

-Tenemos ciertos procesos a seguir para poder evitar mas situaciones como esta- dice el coordinador ignorando completamente lo que dijo Nicolás-. Aunque por lo que veo el señor Santiago está muy callado para la gravedad de la situación. Señor Santiago necesito que me aclare la situación ¿Usted aceptó el…- se queda pensando en la palabra por un rato y hace cara de asco-. Beso? ¿O fue forzado a hacerlo por parte del señor Nicolás? Si fue forzado esta en todo el derecho de decírmelo para corregir la situación y que solo el señor Nicolás tenga que cargar con el peso de los protocolos a seguir.

Pienso por un segundo en la oportunidad, en ese pequeño escape que el coordinador me acaba de dar, podría decir perfectamente que Nicolás me obligó a besarlo o que me distrajo para acercarse lo suficiente para hacerlo, podría decir que es un acosador desde el primer día pero que él me intimidó y por eso no dije nada… Me conocen en el colegio lo suficiente para saber que soy tan tímido que no seria capaz de avisar de algo así, si, es un buen plan. Recuperar mi vida, quedaría un poco dañado, Nicolás me podría terminar odiando y no hablarme nunca más… Pero por otro lado hay más de 7 mil millones de personas en el mundo, él no sería la única persona de la que me enamoraría y tampoco sería el único ser humano que se enamoraría de mí.

¿Por qué tengo tantos conflictos internos? Como ser humano no puedo dejar de pensar en la posibilidad de decir que Nicolás me obligó y así quedarme libre de todo problema… Mi naturaleza me dice que es lo mejor, mi pequeño “instinto de supervivencia” me lo dice, aléjate, aléjate, aléjate.

¿Por qué para algunos es tan complicado lograr ser decente? ¿Por qué todos tenemos ese instinto de supervivencia, esa naturaleza que nos dice que tenemos que valer por nosotros mismos así tenga que pasar por encima de cualquiera? 

El mundo es cruel, demasiado cruel, la vida agitada, el lema actual de “el dinero lo compra todo”, el trabajo sin descanso, la tecnología que poco a poco nos aleja mas entre nosotros, las relaciones efímeras. Son tantas cosas que poco a poco me doy cuenta que si son reales, no son invenciones de los libros o lo que dicen los periódicos y televisores.

El mundo es cruel, pero yo no quiero serlo.

-¿Señor Santiago…? Necesito una respuesta.

Respiro profundamente, la oportunidad de escape se va. Decido quedarme firme y afrontar la vida.

-No señor, él no me obligó a nada, yo lo quiero mucho y pues fue un momento de cariño que tuvimos.

Por un momento siento el dolor de la caída Nicolás se queda por un momento viéndome completamente conmocionado, pero también feliz. Creo que él quería esto, una forma para que yo empiece a darme cuenta de lo que la vida real tendrá para nosotros en el futuro.

-Listo señores, es momento de empezar a actuar.



FelipePuerto6

Editado: 21.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar