Solo por amor

capitulo final

Solo por amor parte 2
—Lamento no haber podido ir hoy.
—No te preocupes, tienes mucho trabajo.
—Te ha ido bien desde que empezaste a trabajar ahi ¿no es así?
—Si, de hecho—se sienta junto a el— espera ¿Cómo estás?
—A que viene eso? el doctor te dijo que solo era cansancio y estoy descansando como me lo dijo, además han pasado3 meses desde ese día.
—Lo sé, pero temo que vuelva a pasar, no sabes lo que me preocupe ya no sé qué haría sin ti—acariciándole la mejilla.
—Y yo sin ti, te amo—la besa—ahora la noticia.
—Veras un señor se me acerco y bueno…—sonríe—dijo que era dueño de una disquera y que yo era lo que él necesitaba, acepte pero…
—Es una gran noticia por fin cumplirás tu sueño.
—Necesito cierta cantidad de dinero para poder empezar.
—Es lo de menos—ella lo ve algo triste—¿hay fecha de limite?
—Un mes, no podremos conseguirlo en tan poco tiempo.
—No hay nada imposible, solo tienes que poner bastante esfuerzo y lo conseguirás, bueno lo conseguiremos.
****
—Alexander ¿se puede saber porque vendiste el auto?—viéndolo molesta.
—No te preocupes no lo necesitaba.
—Pero te esforzarte tanto para obtenerlo.
—Lo sé, pero tenía otro problema técnico, así que preferí venderlo.
—¿seguro que era solo por eso?
—Claro que si! jamás te mentiría—la besa—te amo ¿lo sabias?
—Kagome: y yo a ti, pero te esforzaste mucho para…
—Solo son cosas materiales.
—Aun así—bajando la vista.
—Ya no importa, compre lo necesario para que me prepares ese pastel especial que me encanta.
—De acuerdo—sonriéndole.
****
—Ya estoy casa—entrando al departamento—se supone que debería estar aquí—escucha un ruido—Alexander ¿estás aquí? tengo una gran noticia—caminando hacia la habitación que compartía con el chico—la disquera me llamo y me dijeron que no era necesario el dinero y ahora—abre la puerta y se sorprende al ver al chico cubierto por una manta al lado de este Erika ambos parecían desnudos—Alexander—empezando a llorar sin poder contenerse—yo…
—Que buena noticia al fin llegas—sonríe—me alegro por ti tenemos que celebrarlo ¿no lo crees?
—¿Qué sucede aquí?
—Creo que es obvio lo que sucede ¿no crees?
—Pero ¿Cómo? ¿Por qué?
—Ya debes saber cómo se hace, ya te lo he enseñado varias veces—ella niega— ¿pasa algo?
—Como te atreviste Alexander, yo te amo.
—Querida daté cuenta somos muy parecidas, cuando me fui solo quedaste tu, no te das cuenta que eres mi remplazo durante el tiempo que no estuvimos juntos, Alexander siempre me ha amado a mi, si nos alejamos no fue porque quisiéramos ¿o sí?
—Eso es cierto aun la amo solo te utilice.
—No puede ser—cayendo arrodilla al suelo—me mentiste—sintiendo como todo a su al rededor se desvanecía.
****
—Maritza ¿estas bien?
—Alexander—viéndolo.
—¿te duele algo?—ella se toca la cabeza.
—La cabeza pero solo un poco, tuve un mal sueño.
—I¿sueño? ¿sobre qué?
—Tú me engañabas con Erika es algo…
—Es verdad, no fue un sueño—ella frunce el ceño.
—¿Qué? ¿Por qué lo hiciste?
—Erika ya te lo dijo—ella se aleja de el—es cierto lo que dijo.
—Pero tú me amabas—empezando a llorar nuevamente.
—No! siempre me imaginaba a Erika son muy parecidas ¿no te has dado cuenta?—ella niega—bueno ahora que regreso y lo sabes finalmente, haces meses quiero terminar contigo y planeaba irme.
—Pero…—lo ve—está bien—no lo iba a retener.
—Me mudare, no necesito el departamento así que quédatelo me iré hoy.
—Te odio—entregándole el anillo—vete no te quiero ver.
—Como quieras, solo te estaba esperando para informártelo—se levanta toma su maleta previamente preparada—adiós Maritza—saliendo.
—Te odio Alexander—abrazándose .
****
—¿estas lista para grabarlo?
—Si más que lista.
—Bien aquí va.
La chica comienza a cantar al escuchar la melodia aunque le dolia su traicion habia logrado sacar letras buenas de los sentimientos que habia tenido
—Perfecto, pero hay que modificar unas cosas.
—Bien la siguiente.
****
—Maritza estuviste genial
—Gracias Asdrubal—sonriéndole.
—Ya me tengo que ir—la besa en los labios y se despide—nos vemos, por cierto hay alguien que te espera en tu camerino.
—¿un fan? He dicho que no se dejen convencer.
—Un guardia me lo informo, solo te informo.
—Vale, nos vemos mañana.
—Antes del concierto ¿no?
—Si tengo ensayo—se encamina a su camerino— hoy ha sido un día agotador—suspira—necesito terminar esas canciones hoy—ve a su guarda espalda—Pablo quien es el que está adentro.
—Me dijo que quería hablar sobre su próximo éxito.
—Qué raro, no me suelen molestar después de un concierto, bueno gracias—entra al camerino—bien ¿Qué desea?—se para al ver al hombre frente a ella tantos años sin ver aquel rostro parecía más demacrado, pero no había perdido su atractivo a pesar de los años—Alexander.
—Hola Maritza—sonriendo.
—Tu ¿Qué haces aquí?
—No puedo visitar a mi cantante favorita?
—No me hagas reír, repito ¿Qué haces aquí?
—Vine a hablar contigo.
—¿sobre qué? Que yo sepa no tenemos nada de qué hablar.
—Sobre lo que paso hace 3 años.
—No quiero oírte, vete.
—Déjame explicarte todo.
—Creo que ese día me dejaste claro todo.
—Estaba mintiendo por tu bien.
—Seguro ahora me buscas por mi dinero ¿no es así? ¿Cuánto quieres?
—No digas tonterías, escúchame.
—Kagome: no! Pablo—el hombre entra—sácalo.
—Pero Maritza—el hombre lo agarra—por favor escúchame—se logra liberar y la toma de las manos—te amo—ella se sorprende— a ti.
—Kagome: lastima, yo no! Pablo sácalo.
—Bien, pero me volverás a ver—sin más salen.
—Porque volvió—intentando calmar su acelerado corazón.
****
—¿Por qué tuvo que volver? Y aun lo amo, que patética—pensado—Cristina como me veo—viendo a su amiga.
—De maravilla, como siempre.
—Gracias, estoy algo nerviosa.
—¿Por qué?—ella la ve.
—Creo que es evidente porque.
—Tienes que escucharlo.
—¿te vas a poner de su lado?
—Tuvo sus razones.
—Si la de buscar un remplazo mientras ella no estaba ¿si no cual otra?
—Se la verdadera razón, pero no me corresponde decírtelo, si no el.
—¿Por qué tanto misterio?
—Solo escúchalo y lo entenderás.
—Me duele, no quiero verlo.
—Haz un intento, si no fuera por intentar y que el te ayudo a hacerlo, trabajarías como una contadora ¿no entiendo porque estudiaste eso?
—Soy buena con los números, pero quizás tengas razón—la ve levantarse—¿a dónde vas?
—Fabian se debe estar volviendo loco con las gemelas, por cierto deberías cambiar esas canciones, seguro le dolerán, es sobre cambiarlo y olvidarlo.
—Esa es la idea.
—Como quieras—sin más sale, la chica se ve al espejo.
—Escucharlo—suspira—no el me hizo mucho daño y estoy con Asdrubal, no puedo hacerle esto.
—Y a mi si—ella voltea viendo al chico—tenemos que hablar.
—Alexander yo… ¿Cómo entraste?
—al parecer soy tu prometido—sonriendo.
—Yo tengo novio y si no mal recuerdo tú también.
—¿hablas de Erika? Si está comprometida y tu solo tienes un mes con ese imbécil al que llamas novio.
—¿se van a casar?
—No ella se va a casar, según me enteré con Arturo jamás estuve con ella.
—¿entonces imaginé lo que vi?
—Ella me ayudo, en ese entonces tenía novio, su nombre es Srturo, ella solo me ayudo.
—¿a tener un revolcón?
—No! Quería que me odiaras.
—¿y eso por qué?
—Maritza es hora—ve al chico—hola.
—No me iré hasta hablar.
—Sí que eres un fastidio, después del concierto.
—Maritza date prisa.
—Ya voy, colócalo en primera fila por favor.
—¿y quién es?
—Kagome: el motivo de las nuevas canciones—sin más sale y sube al escenario—BUENAS NOCHES TOKIO! ¿¿COMO ESTAMOS?! Espero que bien, les traigo unas nuevas creaciones, espero que les guste, igual que a mí.
Sonríe al notar la cara molesta del chico despues de cantar la primera cancion, si había mentido en unas partes de la canción ¿pero y qué? El la había hecho sufrir
Aunque no todas las canciones estaban en contra habia unas que habia sacado la sonrisa del chico, esas dejaban claro que aun lo amaba y no habia podido superarlo del todo
—Buenas noches los amos, fueron un público maravilloso—se inclina y baja del escenario volviendo a su camerino—escucharlo.
—Maritza—ella lo ve—estuviste maravillosa .
—Gracias—se sienta—estoy algo cansada así que se breve, siéntate—él lo hace.
—Veras ¿recuerdas cuando me desmaye?
—Como olvidarlo, me asusté mucho, no tenías por qué esforzarte tanto.
—No era cansancio lo que tenía, ya yo sabía que tenía hace unos meses, fui egoísta, lo sabía desde que nací te dije egoísta a ti pero yo también lo soy, no te lo dije, lo siento debí haberlo hecho desde que te conocí, tu ibas a decidir si querías dejar de hablarme, si te conocía y me tomabas cariño ya sería tarde, fui egoísta a querer que no te alejaras—suspira—mi madre murió de cáncer cuando estaba embarazada de mí y al tenerme no lo soporto, ella decidió tenerme aun a costa de su vida, por eso la considero la mejor madre, ella no podía resistir tanto, tuve que nacer antes, aunque fuera arriesgado si no lo hacia moriría.
—¿A dónde va todo esto?—volteando la cara—estoy cansada.
—De acuerdo—baja la vista—sus células están en mi organismo así que poseo células cancerinas que podrían desarrollarse, en cualquier momento me podrá dar cáncer, mi vida puede llegar a ser corta como también larga, no sé cuándo pueda aparecer—el la ve que se le acumulan las lágrimas—lo siento fui tan egoísta contigo, pero tenía la necesidad de que estés junto a mi, yo me cuido mucho para que no aparezca, pero…
—¿Por qué no me lo dijiste?
—Me apareció un tumor hace 3 años—ella lo ve con miedo empezaba a entender todo— necesitaban eliminarlo la operación era muy costosa.
—Tu auto—el la ve y niega.
—Tu carrera, al principio no tenía planeado decírtelo hasta estar seguro de que haría la operación, llegue a tener el dinero pero apareció tu oportunidad, no quería preocuparte sabía que renunciarías a eso, si te lo decía dejarías todo de lado con tal de conseguir el dinero para la operación, aunque no fuera seguro que hubiera posibilidades de que me salvara, muy pocos se salvan de esto, sé que podía ser inútil así que todo tu esfuerzo no valdría nada—baja la vista nuevamente—tenía el dinero reunido para la boda, te daría una sorpresa, pero empezaron todo esos mareos, ahí es donde pensé que no sería justo unirte a alguien que moriría, así que tome una decisión vendí mi auto y la cabaña.
—¿Por qué? ¿Por qué lo hiciste?
—Inuyasha: eres terca, sabía que no te alejarías de mi, si te decía lo  de mi enfermedad no me dejarías, te diría que estaba con Erika claramente era mentira, sería más convincente si lo veías, te conozco, no me fueras creído y yo ante ti soy débil, te terminaría diciendo la verdad, ese día estábamos vestido jamás salimos de la cama, jamás te engañaría te amo y ella a su novio, lo nuestro ya había quedado atrás—suspira escuchando el llanto de la azabache— no llores por favor.
—Vas a morir y yo no sabía ¿Qué paso con el dinero? ¿para qué era?
—La disquera te dijo que no era necesario el dinero porque yo se los había dado, les dije que no te lo dijeran.
—Podías utilizarlo para tu operación, se lo diste a la disquera ¿Cómo pudiste? No podías confiar en mi yo habría podido…
—…hacer nada, había pocas posibilidades de que la operación hubiera sido un éxito, no tenía solución tenia dejarte, pero queria estar seguro que lo lograrías.
—Hiciste que te odiara—se acerca a el—pero ahora volviste ¿a despedirte? Alexander dime por favor ¿vas a morir?
—Recuerdas: “que el tiempo aquí hay que aprovecharlo ya que no sabes cuándo va a llegar tu hora” era por mí. 
—Cuando estabas con Erika ya yo te amaba, pero no me aleje, aunque me doliera quería permanecer a tu lado, prefiero no tener esta vida si así te tengo a mi lado.
—Lo sabía por eso lo hice—le acaricia la mejilla—no quería que lo hicieras.
—Eres un imbécil—él sonríe— ¿Cuándo?
—No sabía a donde ir, pero tengo familia no les quería ver sufrir, pero creo que más sufriría si se enteraran que no luche, siempre lo he hecho y me estaba rindiendo al llegar con mi familia se los conté, Fabian y Cristina ya lo sabía hace años también ellos decidieron estar conmigo por eso los considero los mejores amigos.
—Alexander ya basta de darle vuelta—baja la vista—cuéntame.
—Mi madre sabía que esto pasaría, así que había reunido un  dinero para la operación mi padre contribuyo, me sorprendió que mi hermano también lo hiciera—suspira—me hicieron la operación pero se salió de control estuve en coma durante un año—sonríe—perdí todo mi cabello, te encanta largo era lo que me importaba—ella lo ve podía ver la mirada de dolor del chico—me deteriore cada día más—él le limpia las lágrimas a la chica—luego que desperté me hicieron unos tratamientos dolorosos al año volví a ser el de antes, hace poco me dieron la noticia de que ya el cáncer había desaparecido, aunque quede en la misma condición de antes—le sonríe—decidí que te buscaría y te contaría todo.
—Casi mueres por mi culpa.
—No! yo lo quise así, no te culpes.
—Eres un imbécil—se recuesta en sus piernas dejando que sus lágrimas fluyeran—te odio lo sabías.
—Me destrozo verte así. pensado que te engañaba sé que aún no estoy completamente recuperado, pero si sigo todo lo que el doctor me dijo tendré una larga vida, sé que soy egoísta, pero quería estar contigo, tampoco sé cuándo pueda volver a aparecer y quizás no me salve, pero quería que lo supieras.
—Y yo odiándote, fui una tonta.
—Te amo Maritza.
—Sabes creo me gustaron mas las ultimas canciones que cante ¿Qué opinas?
—A mi también—sabía lo que significa aquello—¿segura de tu decisión? necesito seguir un tratamiento, puede llegar el momento que vuelva y tu…
—no lo dudes—lo besa el corresponde.
—Aún conservo el anillo ¿Qué dices?
—Tengo que arreglar las cosas con mi manager.
—Oh cierto Ausdrubal—ella sonríe y lo abraza había extrañado a ese hombre.
—perdón debí darme cuenta.
—Si arreglas con Ausdrubal estarás perdonada.
—Seguirá siendo mi manager.
—Como quieras cariño, sé que solo eres mía—sonriéndole.
****
—Amor me dirás a donde vamos.
—Te dije que la luna miel será una sorpresa ¿no es así?
—No debí dejar que te encargaras.
—Tu quisiste pagar la boda, yo me encargaría de la luna miel.
—Aun no me dices donde es.
—Ya casi llegamos.
—¿Qué hay de tu primera gira?
—La deje para el próximo mes.
—No creo que sea buena idea ir.
—Me acompañaras y se acabo.
—Tu no me ordenas.
—Soy tu esposa ahora—él sonríe.
—Adoro eso—el auto se detiene—por fin.
—Bien bajemos—ella baja el la sigue y se sorprende lo que ve— ¿te gusta?
—¿cómo lo hiciste?
—Soy una estrella, lo que quiero lo obtengo, además su dueño solo venia de vez en cuando sé que esta cabaña es muy importante para ti.
—¿quieres venir a vivir aquí?
—No quiero, es un hecho cariño.
—Te amo—la carga de forma nupcial—mi querida esposa no le gustaría estrenar la casa? aunque ya lo hemos hecho hace tiempo.
—Aun así,sería un placer—lo abraza del cuello—una nueva vida sin secretos.
—Solo fue por amor a ti.
—Aun así, promételo.
—Se acuerdo, te lo prometo señora Taisho—ella sonríe.
—Eres el mejor esposo que hay en el mundo.
—Y tú eres perfecta haría todo por ti, solo porque te amo.
—Y yo a ti ¿entramos?
—Oh si comenzar una nueva vida.
—Solo yo, tú y nuestro amor—él sonríe dando el primer paso para entrar a su casa, a la nueva vida que los espera y esta vez los dos enfrentarían los problemas, sabía que mientras estén juntos todo podían vencer.
FIN



Lexistar

#4396 en Novela romántica

En el texto hay: amor y drama

Editado: 12.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar