Solo tu tienes mi amor ©

Capitulo 8

OSCAR

 

Isabella susurrándome al oído que me ama es una de las cosas que más adoro en esta vida, que acaricie mi mejilla mientras besa mis parpados y la punta de mi nariz para que me despierte es único. Su brazo rodeándome la espalda, sus ojos expectantes a que abra los míos quedando maravillada todas las mañanas como yo que con sus ojos color café. Esos ojos que parecen tan comunes en donde los veas pero ninguno me miran como ellos, como si fuese lo único que existiera en su vida y eso me llena de esperanza en mi corazón.

 

- Oscar despierta.- su voz tan angelical que se me eriza la piel.

 

- Como tu quieras amor, estaré despierto en menos de lo que canta un gallo.- sonrío y ella se ríe con ese brillo en su mirada que me quita el aliento.

 

- No otra vez.- suspira fuerte y demasiado exagerado, mirándome negando con la cabeza- Oscar, no tengo todo el día para despertarte, son las diez de la mañana y en tres horas tenemos que ir al departamento de Isabella y Agostina.- abro los ojos encontrándome con mi hermana mordiéndose sus labios- Soñando con ella de nuevo Oscar, tarde o temprano se lo tendrás que decir o terminaré siendo tu oso de peluche pensando que soy Isabella.- se ríe retirándose de mi habitación.

 

Tiene razón, si sueño mis mañanas que esté a mi lado, tendré que decirle lo que siento. No más salidas a boliches, si eso me declinara a que Walter le diga a Olivia sus sentimientos hacia ella, lo dejaré. Chau a las salidas nocturnas, me enfocaré en mi objetivo que será conquistar el corazón de mi amada... Si lo admito, su aparición ha despertado mis sentimientos que creía olvidados y no solo ha despertado mi corazón. Puedo sonar cursi pero solo ella hace que sea ese chico feliz que he sido antes de que mis padres me dejen solo con Olivia.

 

Aún recuerdo mi primer beso, muchos le dan poca importancia pero si es con la persona más importante, lo vale. Sueño con ese beso todas las noches, añorando unir mis labios a los suyos... Ha sido nuestro único beso pero la relación de hermana de mi mejor amiga a confidente con sentimientos profundos de lo que nunca quise decirle. Ahora la veo con Alejandro, quien sabe que estoy enamorado de ella, hemos peleado en muchas ocasiones por sentir lo mismo por la misma persona. Me arrepiento de no decirle lo que siento, tal vez me la traía conmigo ya que el campo de entrenamiento está a unas cuadras de aquí y viviríamos felices uno al lado del otro.

 

No dejé de lado la frase Tenemos que ir al departamento de Isabella y Agostina... Me parece raro que lo diga en plural, ¿Tenemos? ¿Estoy incluido en el tenemos? Si es así, la suerte ha de estar de mi lado si quiero que Isabella me mire con otros ojos. Quiero hacerle saber que mi interés en ella siempre ha estado en mis prioridades, desde la primera vez que la vi me enamoré como un niño del que era en realidad. Que al paso del tiempo y nosotros crecíamos, ese sentimiento sigue siendo como el niño de cabello rubio de cinco años que la miraba como si fuese un ángel caído del cielo.

 

Miro la hora en el celular, son 9:45 hs, encontrándome con un mensaje de Walter que me lo ha mandado hace seis horas y lo leo. Oscar, te estoy esperando con dos niñas hermosas que esperan nuestra atención... Si no llegas en media hora, te pateare el culo y me acompañaras a la fuerza. Entonces era él quien golpeaba la puerta en la madrugada sabiendo que hay timbre y mi hermana le ha abierto la misma. No me sorprende que llegara hasta aquí borracho, espero que no le haya dicho lo que siente por ella. Dicen que los niños y los borrachos nunca mienten, pero los borrachos suelen ser demasiados sinceros, también pueden hablar de sus secretos sin saber que la persona que lo acompaña es al que debe escondérselo... El de Walter es su amor a Olivia. Tampoco me sorprendería que ella sola lo guíe escalera arriba para no dejarlo dormir en el sofá.

 

Me levanto de la cama en busca de mi mejor vestimenta o más bien la ropa que he estado guardando para eventos importantes y esto lo amerita. Consiste en una chomba a raya blanco y negro, jean tipo chupín gris y mis zapatillas de la suerte... Isabella tenía sus oportunidades en decirme que le encantaba que usara chomba, como si estas prendas fuesen su debilidad... Pensar en ella me pone nervioso. En pocas ocasiones que lo he visto a Alejandro, lo he visto con esas remeras que hace llamar la atención por sus musculosos brazos y todas esas cosas que a las mujeres lo suelen llamar atributos, pero a Isabella siempre ha tenido efectos contrarios a éstos.

 

Le he oído a escondidas que le decía a Agostina que es común la atracción física, pero una persona se enamora de verdad por como es la persona y exactamente eso lo que me pasa con ella. Su belleza es única y de eso no tengo dudas, pero lo que me enamoró de ella es su persona... Su simpatía, su sinceridad, su trato hacia los demás, siempre está para los que necesitan de su ayuda por más que esté ocupada. Pero me encanta cuando se enoja, esa piel bronceada se torna escarlata que me incitan a acariciarla y me lo he negado en la mayoría de las veces que la veía furiosa con sus hermanos, en especial con Matteo. Si eso no se llama amor, entonces debe tener otro nombre del que no tenga conocimiento.



mdelmeza

#28048 en Novela romántica
#4619 en Chick lit

En el texto hay: policias, amor de infancia, huerfanos

Editado: 30.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar