Souls in the Dark

Capitulo dos

Se quedaron en el prado esa noche, y Morgan hizo la primera guardia, prometiendo despertar a alguien para aliviarlo después de unas horas y luego posicionarse en el techo del automóvil con su bate y una escopeta. El bate no era efectivo en su posición, pero no podía negar un fuerte apego a este punto. De todos modos, no confiaba en sí mismo para golpear nada con la escopeta, y mucho menos en la oscuridad, por lo que felizmente mantuvo su arma extra mientras todos los demás se acostaban con mantas en la hierba. Era una noche cálida y pensaron que estarían bien durmiendo en el suelo.

Después de una hora, escuchó un silencio, incluso respiración (y ronquidos de Madison, y estaba archivando eso para un futuro chantaje) y, asumiendo que los otros tres estaban dormidos, se sorprendió casi hasta la muerte cuando Ángel saltó de la nada para sentarse en el techo a su lado.

─Tienes cuidado─, se burló Ángel cuando Morgan recuperó su ritmo cardíaco.

─No deberías sorprender a un hombre enfermo; podría caer muerto, ya sabes─, jadeó Morgan.

─Y, sin embargo, creo que sobrevivirás─, fue la respuesta de Ángel mientras miraba hacia el horizonte, que en este punto era indistinguible del cielo negro sobre él.

─ ¿Cómo es que no estás durmiendo? ─Preguntó Morgan, sin importarle realmente, porque se sentía contento de que la compañía lo mantuviera despierto.

Ángel se encogió de hombros, un movimiento sutil en la oscuridad; solo había estrellas y media luna llena de luz. ─Puedo ir a la cama cuando lo hagas; despertar a Madison para la próxima guardia─, dijo. Ya esos dos tenían un complejo sistema de tormento mutuo, y naturalmente ahora Morgan estaba siendo arrastrado a él muy a su pesar.

Compartieron un silencio cómodo durante posiblemente media hora, solo sintiendo una suave brisa y el metal todavía cálido del auto debajo de ellos observando el cielo. Ángel fue quien finalmente lo rompió.

─Un centavo por tus pensamientos─, dijo.

─Volverías a cambiar─, respondió Morgan, que resopló. ─En serio, solo estaba pensando en lo silencioso que es. Nunca he estado en un lugar tan tranquilo. Casi siento que me he quedado sordo─. Lanzó una mirada de reojo a Ángel. ─ ¿En qué estás pensando? ─.

─Solo... el futuro─.

─Y tú mismo dijiste que era una locura pensar en el futuro─, Morgan reprendió suavemente.

─Bueno, nunca dije que no estaba un poco enojado con todo esto─. Y eso era claramente cierto. ─Pero ahora nos hemos ido de Londres y he dejado mi vida de las últimas cuatro semanas, todo eso escondiendo y acaparando comida y armas y lanzándonos de un lugar a otro, sin comentarios de ardilla, idiota, y ahora... estamos en Somerset y durmiendo en un campo abierto. Es una tontería. No puedo evitar preguntarme cómo será el mañana y el día después y los meses y años posteriores. Ahora que podría vivir para verlos─.

Y de repente Morgan lo entendió y tuvo que contener una carcajada.

─No puedes dormir. No puedes dormir al aire libre─, dijo. Una risita se le escapó de todos modos.

Ángel se movió en la oscuridad y parecía que se estaba frotando el nudillo contra el labio, un tic que Morgan ya había notado. Lo hizo sonreír y casi quería bromear un poco más, pero se lo guardó para sí mismo. Ángel probablemente tuvo suficientes neurosis para lidiar con eso, no necesitaba que Morgan se riera de ellos para rematar las cosas.

─Está bien─, dijo en su lugar. ─No le diré a nadie que tienes una debilidad─.

─Gracias─, gruñó Ángel, pero Morgan pudo escuchar una sonrisa en él. Estuvieron callados durante otro largo rato y Morgan pensó que podría ser para compartir, pero luego Ángel volvió a hablar, rompiendo sus ideas preconcebidas.

─Ya sabes─, dijo, y estaba hablando tan suavemente que Morgan casi tuvo que esforzarse para escucharlo, ─antes de que vinieras... dije que tenía un amigo conmigo. Y lo perdí─.

Morgan lo recordaba. El amigo de Ángel que se había ido antes de encontrase. Infectado. Morgan sabía exactamente lo que le había sucedido ahora.

─Durante cuatro días─, continuó Ángel, aún callado, sonando casi inseguro de sí mismo, pensó Morgan, ─estuve solo. Corriendo y peleando. Y te dije que una persona no puede sobrevivir por mucho tiempo sola─. El pauso. ─Me imaginaba que me quedaban días. Si tenía mucha suerte. No podría seguir así, no por mucho tiempo. Existe el peligro físico, obviamente, pero además de eso, la soledad... te afecta, Morgan.

─Octavio y yo no habíamos visto a nadie más vivo en una semana antes de que se infectara, y estaba empezando a pensar que no quedaba nadie más, en todo Londres. Tal vez en todo el país. En realidad, eso mismo la misma tarde antes de conocerte... bueno, eso no es importante─. Se detuvo de nuevo y miró a Morgan entre la penumbra de la noche, que Morgan sabía porque estaba mirando a Ángel. ─De todos modos, sólo quería decir. Gracias. Para aparecer cuando lo hizo. Incluso si eres un idiota.

Morgan le sonrió en la oscuridad y se preguntó si podría verlo. ─Ve a la cama, imbécil─.

─Sí, claro.

Ángel saltó del techo y tomó sus mantas, y Morgan se acomodó durante una o dos horas más para vigilar antes de despertar a Madison. No creía que sería capaz de dormir si ella roncaba así.

***

Morgan estaba solo.

Las chicas se habían ido. No sabía a dónde. Los había visto, había visto cómo lo dejaron, pero eso fue hace mucho tiempo y no podía recordarlo. En su lugar, vio destellos: de sus caras, sonrientes y riendo, marcados por el miedo, gritando sin hacer ruido. Vio a su madre acostada en su cama, podrida en un esqueleto. El cráneo tenía la misma sonrisa que solía tener cuando se burló de él y le revolvió el pelo.

Ángel había desaparecido y Morgan lo estaba buscando. Incluso había perdido su bate de cricket. Se miró las manos y sostenía una de las escopetas. ¿Estaba cargado? ¿Cómo verificaste si estaba cargado? Trató de sostenerlo para mirar, pero no era una escopeta, era un carrito de compras con una rueda tambaleante, el fondo forrado con bolsas de transporte y naranjas de chocolate de Terry. ¿Y de dónde había salido toda la sangre? Estaba en todas partes, y en todas las manos sucias de Morgan y la ropa rota. Empujó el carro cojeando, buscando a Ángel. Morgan no quería los dulces sangrientos; Eran de Ángel.



Enrys B

Editado: 14.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar