Stained glass eyes and colorful tears

Finally/beautiful stranger

 

 

Used to think that lovin' meant a painful chase. But you're right here now and I think you'll stay

 

  Sus ojos ardían del cansancio y su cabeza se sentía como su estuviera por estallar. Miró la pantalla de su celular, ya había pasado alrededor de una hora desde que había llegado al hotel. Yoongi se arrastró hacia al baño tomando el pijama que Jimin le había cedido y se cepilló los dientes, aún estaba algo mareado por el alcohol. Salió al balcón en busca de aire. El sol recién comenzaba a salir por el horizonte pero unas ligeras nubes lo cubrían, encendió un cigarro y se sentó en una de las sillas que estaba allí afuera. Irlanda estaba en absoluto silencio a esas horas. El sonido de la puerta llamó su atención y se giró, para ver a Jimin ingresando. Sus ojeras revelaban lo poco que había dormido. "¿Cómo está el?" Preguntó Yoongi al menor una vez que este se sentó a su lado en el balcón. "Está mejor, Hobi lo está ayudando a darse un baño para relajarse." Yoongi asintió. "¿Y Taehyung?" Indago dudoso, no había visto al chico aún. Los ojos de Jimin enrojecieron llenándose de lágrimas. "No lo encontramos por ningún lado, no contesta nuestros mensajes ni llamadas, su teléfono está apagado." El mayor sólo quedó en silencio. Ambos quedaron así por lo que pareció una hora completa. Jimin de vez en cuando miraba a su celular esperando alguna señal de su mejor amigo. Nada llegaba. "Él está bien Jimin, sólo necesita estar sólo. Eso es todo." El rubio asintió a su dirección. Unas pocas personas se oían allí abajo caminando por las calles. "Sin contar todo este alboroto, ¿Cómo estuvo la fiesta?" Preguntó el menor tratando de crear alguna conversación para evitar enloquecer. Yoongi río y comenzó a contarle una anécdota de la noche, donde Hobi y Nam habían apostado para ver cuántas veces sería rechazado Jin en el transcurso de las horas. Nam ganó con tres rechazos. La cuarta vez Jin había logrado conseguir un beso por parte de alguna chica. Jimin rió ante la historia, imaginándose a sus amigos observando todos los intentos fallidos del mayor. "¿Y tú? ¿Cuántos intentos fallidos tuviste?" Preguntó el rubio algo curioso, estaba ansioso por la respuesta del mayor. Las mejillas del chico enrojecieron brevemente. "Ninguno" respondió evitando la mirada del menor. "No es como si lo hubiera intentado." Jimin frunció el ceño, quería preguntar más, pero no sabía cómo reaccionaría el mayor. "Hyung tu... ¿Has tenido novia?" Remarcó la última palabra inconscientemente, necesitaba saber. Yoongi enarco una ceja en su dirección sin responder nada. Jimin continuó hablando "Estamos juntos hace una década y aún así siento que no te conozco en absoluto, nunca ví ninguna chica alrededor tuyo y no lo sé. ¿Has tenido incluso relaciones sexuales?" Yoongi comenzó a reír debido al atrevimiento del rubio. Se pasó las manos por la cara en un intento de despejar el sueño. "Yo si he tenido relaciones sexuales Jimin, con chicas y con chicos." Observó fijo al menor "Sin embargo nunca estuve lo suficientemente interesado en alguna relación. Que no sea totalmente ruidoso en mi habitación como tu, no quiere decir que nunca haya llevado nadie a casa. Sólo los despedía cuándo todo el asunto acababa, no era mi intención que ellos conocieran a ninguno de ustedes." Jimin se sonrojó ante la insinuación de él siendo ruidoso. Yoongi se levantó de la silla y se dirigió a la cama dentro. Jimin lo siguió recostandose junto a él, ambos cubiertos de sábanas, con la mirada fija en el techo. "El último día de vacaciones no debería haber sido así." Dijo el rubio en un susurro, no muy seguro de si Yoongi estaba despierto. "Ya lo solucionarán Jimin tú solo... Disfruta este dia. Algo haremos." Le dijo acercándose a su costado, sus manos abrazando su cintura. Ninguno dijo nada más y se dejaron llevar por el sueño.

  Yoongi despertó con su estómago gruñendo. Se sentó en la cama observando al rubio aun descansando a su lado. Tenía los labios entreabiertos y emitía pequeños ronquidos. El chico sonrió ante la vista y se levantó, dirigiéndose al baño para ducharse. Cuándo volvió Jimin recién estaba sentado en la cama con la mirada perdida, sus cabellos alborotados. Yoongi no pudo evitar sentir un cosquilleo en su estómago y se sentó a su lado. Jimin bostezo y apoyó su barbilla en el hombro del chico. "Hyung tengo hambre." Dijo con un puchero en sus labios el cual Yoongi vió a través del espejo frente suyo. "Vamos a conseguirnos comida." Dijo el mayor levantándose del colchón mientras le lanzaba un suéter suyo a Jimin. Afuera estaba nublado y al parecer iba a llover. La ropa de Yoongi era enorme y cómoda, Jimin sonrió ante la vista de su cuerpo en el espejo. Se colocó un gorro y las zapatillas, antes de salir de la habitación seguido por su compañero. "¿Sabes algo de V?" Le pregunto una vez que estuvieron afuera. Jimin negó "Aún no ha mandado ningún mensaje. Y creo que Jungkook aún no despierta." Yoongi asintió.

  Salieron y el aire con aroma a lluvia los golpeó de lleno, Yoongi pensó en cuánto amaba ese tipo de clima. Los chicos se dirigieron caminando hacia el centro de la gran ciudad, pasando por distintos restaurantes de lujo y otros más modestos. "Ey mira eso." Habló Jimin sacando al mayor de su cabeza. Yoongi giró el rostro para ver un gran local de videojuegos, mucha gente amontonada dentro. "Se parece a los de Seúl." Jimin asintió y tiró del brazo del mayor entrelazando sus manos.

Pasaron alrededor de una hora entre videojuegos de carreras e incluso un turno en el pool, el cual había terminado con Jimin perdiendo y siendo responsable de pagar el almuerzo de ambos. Se sentaron en la pequeña cafetería de la planta alta, no era la gran cosa pero tenía hamburguesas y eso era todo lo que necesitaban según las palabras de Jimin. Una vez que ordenaron los dos chicos se relajaron, observando cómo cada persona seguía en su propio mundo jugando y divirtiéndose. "Si hubiéramos hecho esto en Corea sin dudas hubiéramos muerto asfixiados por fans." Dijo Yoongi, observando a un grupo de niñas que discutían sobre quien había perdido la ronda de un juego de baile. "Me gusta viajar al extranjero, a veces se siente como si pudiera desconectar y ser otra persona, un chico normal." Jimin lo decía honestamente, si bien había recibido alguna que otra mirada de sorpresa, muchachas que los observaban por más tiempo de lo debido tratando de averiguar si eran ellos realmente. La verdad es que nadie se les había acercado directamente y el rubio estaba sinceramente agradecido por ese poco de paz en todo el caos. Yoongi coincidió con el pensamiento del rubio, la presión de no poder llevar una vida normal los estresaba a veces demasiado. El perfecto ejemplo de todo eso era Jungkook, Yoongi se sintió mal por el menor y por Taehyung. "¿Crees que V y Kook lo puedan solucionar?" Le preguntó al rubio no muy seguro de si el otro estaba dispuesto a tener esa conversación. Jimin bufó en respuesta pensando un momento "Tae es raro, a él le cuesta confiar en la gente y es una persona que siempre ha sido solitaria, más allá de nuestra amistad. El siempre pone una barrera cuando alguien quiere acercarse demasiado, creo que simplemente no creía en el amor, hasta estos últimos días. Aunque no parezca Jungkook es muy parecido a él solo qué más intenso, Jk sí demuestra sus sentimientos pero a la vez es muy bueno fingiendo. Entiendo porque Taehyung ahora no aparece, debe sentirse traicionado." Cuándo Jimin terminó de hablar se acercó la camarera con una bandeja, colocando las hamburguesas frente a ellos. Yoongi agradeció con una sonrisa y cuando ella estuvo lejos respondió. "Creo que ambos son así como intensos, de un dia a otro ellos ya parecían estar saliendo hace años y solo una semana atrás no se dirigían la palabra. Pero entiendo lo que dices, ellos parecen tener una unión especial después de todo." Jimin asintió masticando su comida. "Es algo que siempre pensé". Los chicos terminaron su comida en silencio. Afuera la lluvia comenzaba a ser más intensa. Salieron del local un rato después, observando a la gente amontonándose bajo los techos de los negocios, algunos pocos corrían bajo la lluvia y otros simplemente caminaban dejando que ésta los empape. "Realmente quería ir a la playa una última vez." Dijo Jimin suspirando. Su ceño fruncido ante la lluvia mojando sus pantalones. "Podemos ir igual ya sabes, las playas no suelen suspenderse por lluvia." Yoongi rió intentando hacer un chiste y Jimin sólo reaccionó poniendo sus ojos en blanco. "Está lloviendo hyung, nos empaparemos." Yoongi lo tomó de la mano y se dirigió hacia una avenida que parecía transitada. Jimin no pudo evitar notar que se estaba haciendo costumbre para ellos tomarse de la mano y sonrió para sí mismo. Se sentía bien. El mayor paró un taxi y ambos ingresaron, sus cabellos ya goteaban. Luego de treinta minutos de viaje llegaron a una playa que aún no habían visitado. La zona era más tranquila que el centro pero aún había grandes edificios bordeando la costa. La lluvia comenzaba a ser más débil cuando ellos bajaron del carro agradeciéndole al conductor. Caminaron directamente hacia el mar, la arena mojada se hundía bajo sus pies y Jimin sacó sus zapatillas para caminar descalzo sobre esta. Yoongi lo sostuvo de la cintura para que no perdiera el equilibrio y luego simplemente dejó su mano allí. El cielo comenzaba a ponerse naranja detrás de las nubes y la lluvia por fin comenzó a desaparecer. Yoongi miró a los ojos de Jimin, estaban brillantes mirando al mar frente a ellos. El olor a sal del mar inundaba sus narices. Yoongi creyó que nunca había visto algo tan lindo y sonrió a su propio pensamiento. Se sentaron en una roca apoyándose en el otro para no resbalar ya que estaba húmeda. Dejaron que el ruido de las gaviotas y las olas llegando a la costa inundaran el silencio. "Gracias hyung." La voz de Jimin era siempre suave, pero ahora particularmente era un susurro. Yoongi observó su perfil, el chico estaba mordiendo sus labios. "¿Por qué lo dices?" Preguntó el mayor. "Por estar conmigo en estos días, tú no tenías que hacerlo y sin embargo estuviste conmigo sosteniéndome a medida de que me iba rompiendo. Te debo mucho." Suga negó con su cabeza, una sonrisa en su rostro. "No tienes que agradecerme nada, lo hice porque quería y quiero estar a tu lado, puedes contar conmigo cuando lo necesites Chimmy." Jimin sonrió ante el apodo. "¿Crees en las almas gemelas hyung? ¿Algun dia encontrare a alguien que me ame?" Jimin preguntó más para sí mismo en realidad. Observando sus manos sin hacer contacto visual con el mayor. "Mm no creo que exista algo así como un alma gemela. Es un concepto bastante antiguo ese. Sin embargo creo que todos merecemos enamorarnos, y ser amados sólo que funciona distinto para cada uno. Es decir yo por ejemplo, no estoy enamorado ahora mismo pero lo estuve, supe que no iba a ser correspondido porque el... Bueno, el nunca me veria con los mismos ojos que yo. Fue duro pero cuando lo acepté y empecé a sanar me di cuenta que no era culpa de nadie, los sentimientos nunca son culpa de nadie. No se pueden evitar. Así que espero que algun dia no pueda evitar volverme a enamorar y que esa persona me corresponda." Yoongi dijo esto último con una sonrisa en su voz. Jimin se quedó en silencio, reflexionando sobre las palabras del mayor, estaban cargadas de sabiduría y le venían justo para el momento que estaba viviendo. "Hay alguien sin embargo que me gusta" continuó Yoongi perdiendo su mirada en el horizonte, donde el sol estaba cayendo, las últimas nubes dispersandose. "No estoy enamorado, sólo me gusta, mucho. Y no sé que pensara el de esto pero realmente quiero demostrarle que puedo hacerlo sentir bien. Aun si siente que todo está perdido." El mayor miró a Jimin en ese momento, el corazón del rubio se aceleró. No podía emitir ni una palabra, sólo podía observar al chico, su pelo negro revoloteaba en su frente a causa del viento. Jimin abrió la boca y la volvió a cerrar. No muy seguro de que responder. "No te estoy pidiendo nada Jimin, solo necesito que sepas en que no hay momento en el día desde que llegamos a Irlanda que no deje de pensar en ti o tenga la necesidad de estar cerca tuyo. Me encanta verte sonreír y me encanta ser la causa de esto. Me pareces hermoso cuando me hablas de tu vida, de tus sentimientos, aunque estos sean hacia otra persona. Cuando tu ceño se frunce pensando demasiado las cosas y como suena tu risa cuando es repentina, porque algo te sorprende. Es maravillosa la energía que irradian tus expresiones, no podrías ocultar lo que sientes aunque lo intentaras mucho. Tu cara siempre expresa demasiado. Yo simplemente pienso todo el tiempo en cómo dejaré de despertarme a tu lado cuando volvamos a casa y no quiero. Mi cabeza no para de preguntarse cómo se sentirá besarte" Yoongi suspiró una vez que terminó de hablar. El corazón de Jimin iba a mil por hora, como si hubiera corrido una maratón. Su piel se erizó con cada palabra que el mayor le había dicho. "Quiero besarte." Le dijo Suga acercándose más, al ver que el menor no respondía. Todo su cuerpo se tenso ante esas palabras. "Entonces hazlo." Dijo Jimin sin siquiera pensarlo, su estómago era un nudo en ese momento. "Tengo miedo." El mayor susurró, tocando la mejilla del rubio que se relajó ante el toque. "¿De que?" Pregunto Jimin, sus rostros estaban a centímetros de distancia. "De despertarme y descubrir que sólo fuiste un sueño." Con esto último el mayor cerró la distancia. El sol ya había desaparecido hundiéndose en el mar.



SUBURBIA

#1955 en Fanfic

En el texto hay: taekook, bon voyage, vmin

Editado: 05.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar