Tal para cual... y ellos también. [completa]

Capítulo 10 (Mara y Jonathan)

Por fin es lunes y como era de esperarse, los chicos me volvieron loca toda la mañana. Después de dejar a las mellis en el jardín, me encuentro con Gaby en la puerta de la escuela, me va a presentar a la maestra que va a cuidar a mi chanchito.

— ¡Hola loca! — me saluda mi amiga cuando me ve llegar con Ian.

— ¡Hola! —la saludo dándole un beso.

— ¿Nerviosa? —

—No te das una idea… no sé qué me tiene peor si el hecho de dejar al nene acá o el de empezar a trabajar sabiendo que tengo un proyecto re groso…— le contesto mientras que caminamos al interior del colegio.

—Por el gordito despreocupate, acá va a estar más que bien cuidado. Vos sabes lo rompe bola que soy con los chicos… y la verdad que Isis me inspira confianza. —

—Si ya lo sé… si no, no me hubieses dicho nada… pero es tan chiquito…— le digo y ya estoy empezando a llorar de nuevo.

— ¿No me digas que te vas a poner a llorar? Dale Mara, dejate de joder… Mira, cuando venga a buscar a la gorda, te lo filmo y te mando un videíto para que veas que esta enterito… Aparte imaginate todo lo que le puede llegar a decir Jony a Dam…— me dice Gaby, haciéndome reír. Ya me lo puedo imaginar…

Estamos paradas hablando cuando se acerca una chica jovencita, muy linda que con una sonrisa enorme nos dice:

— ¡Hola! Tú debes ser Mara. Y tu Ian…— le dice a mi bebé haciéndole morisquetas. Ya me cae bien esta chica…— Ven chamaco… ¡Ah! mi nombre es Isis…—

—Hola… —le digo tratando de no darle a mi bebé. Gaby se da cuenta y pegándome en el brazo me dice:

—Mara, no me hagas quedar mal, que le dije que eras una mujer super inteligente… y en este momento pareces una tarada. —

La miro con odio y muy lentamente le doy a Isis mi bebé mientras que le digo:

—Por favor cuidalo…—

—Como dicen ustedes: quedate tranquila… Ahora ve… — me dice sonriéndome.

—Dale, nos vamos… mis chicos se deben estar matando y vos tenés que ir a trabajar… — me dice Gaby arrestándome hacia la calle.

—Chau Ian, mamá te va a extrañar… ¡Te quiero! — le digo a Ian lloriqueando mientras que Gaby me saca diciéndome:

— ¿Vos sos consiente que sonaste como una tarada? “Mamá te va a extrañar…”— me lo dice haciéndome burla.

— Sos una estúpida desalmada…— le digo enojada mientras lloro.

—No soy una desalmada… bueno, capaz que un poco. Pero lo vas a dejar unas horas nada más… No es necesario que hagas este circo…—

—Me voy. Cuando te pones así no te aguanto. —

—Yo también me voy, que la profe de inglés ya debe estar tomando carrera para irse… Y no te lo digo de mala, pero no le hace bien ni a Ian, ni a vos que hagas así cuando lo dejas. Te quiero perra… — me dice mientras me da un beso y luego sale corriendo sin dejar que le conteste. Sé que tiene razón, pero no quita que me de angustia el dejarlo…

Llego a la empresa con los ojos hinchados de llorar, respiro profundo y entro. “Mara la perra” quedo en el pasado, ya nadie me cree el papel. Saludo a todos lo que me cruzo y me saludan. Muchos todavía me tienen cierto respeto, pero ya no me tienen el miedo que me tenían antes.

Me voy directo a la oficina de Carolina. Cuando estoy por llegar me cruzo con Andrea, al verme me saluda con un beso y me dice:

—Hola ¿Cómo estás? Carolina te está esperando…— y bajando la voz me susurra: —Y no está de muy buen humor…—

—Quedate tranquila que se cómo lidiar con eso, yo era igual…— le contesto sonriendo y me voy. Golpeo la puerta y espero a que me ladre… tengo que admitir que el corazón se me sale del cuerpo por la adrenalina de entrar en esta oficina. Desde adentro se escucha:

— ¡Qué! —

Y si… va a ser una tarde difícil… Abriendo la puerta con seguridad entro con mi mejor sonrisa. No le voy a demostrar que me puede llegar a intimidar…

—Hola, buenas tardes… — saludo

—Mara… ¡por fin! Estoy a punto de matar a alguien… — me dice Carolina arrojando unos papeles que tiene en la mano sobre la mesa.

Sentado junto al escritorio este Ricardo, que al escuchar mi voz se pone de pie y acercándose me dice:



MaCom

#1194 en Novela romántica
#401 en Otros
#127 en Humor

En el texto hay: comedia romantica, hijos, amor

Editado: 09.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar