Te elijo a ti

Capítulo 1

- Ya falta poco para llegar- menciona Víctor mirándome de reojo - no pongas esa cara, me dijiste que extrañabas a tu familia.

- Si, extraño a mi hermana y a mí madre pero.... estoy nerviosa - refunfuñe. Me acomodo en el asiento, miro por la ventana y veo un cartel que dice ‘‘ Pueblo Sole 3km". Suelto un suspiro nervioso y Víctor se da cuenta y me acaricia la mano mientras mira de frente la autopista, respondo con una pequeña sonrisa a su tierno gestó y me calmó.

- Me encantaría quedarme contigo - menciona con tristeza

- Lo sé, pero no puedes perder esa oportunidad mañana y menos por mí - contestó con firmeza

- Ok, jefa - se ríe

- Es verdad - dije encogiendo los hombros

Víctor me mira y su coqueta sonrisa hace que sienta un pequeño cosquilleo en el estómago. siempre me sucede lo mismo pensé y miro hacia la ventana sonrojada.

Los recuerdos vienen a mi cabeza.... Conocí a Víctor en el hospital Bartolomé. fue hacerse un chequeo y se acercó a mí a pedirme información, lo mire de reojo estaba muy desaliñado para mi gusto, -le di la información que necesitaba y el me sonrio -fue la primera vez que vi su sonrisa coqueta, lo quede mirando y pude notar sus largas pestañas y ojos marrones sobre sus lindo rostro... Su cuerpo era delgado pero se notaba que hacía algo de ejercicio. Tenía una mirada resplandeciente que hacía que me sintiera extraña. Me dio las gracias y se dio la vuelta,-Lo veo marcharse y susurro para mí un poco decepcionada “Que rubio tan guapo pero que mal se viste”.

Sonrió mezquinamente al volver a la realidad, cuando siento que el auto se detiene en el lugar que menos pensaba regresar.

- Llegamos.

Mi corazón comienza a latir fuerte, miro por la ventana veo mi casa que no ha cambiado nada, sigue teniendo el mismo color verde oscuro que la distingue de las demás.

Siento que he vuelto al pasado, mis manos empieza a sudar me quito el cinturón de seguridad y miro a Víctor a los ojos.

-Podemos…quedarnos un rato más – juego con mis manos – es que hace tiempo que no veo a mi mama y tú sabes ella no quería que me fuera de acá.

Víctor se quita el cinturón de seguridad.

-Entiendo- se acerca a mí, me mira con ternura y con sus delgada mano acaricia mi rostro, su mano es tan suave que cierro los ojos para disfrutar el momento, siento su aliento tibio unos centímetros de mí y su labio rosando con los míos en ese instante se acerca más y me da un suave beso lento pero firme. Mi corazón late fuerte tanto así que tengo vergüenza que lo escuche, mis manos viajan hasta su cabello rubio y  el comienza a darme besitos en el cuello.

- Lo siento, me encantaría seguir besándote – mira la palanca de cambio- pero tienes que enfrentar las cosas de una vez.

-No te preocupes, gracias a ti me siento más tranquila- le sonrió

-Antu, sé que estas nerviosa porque hace tiempo que no vez a tu mamá pero ten confianza. Estoy seguro que todo se va solucionar- me agarra la mano- siempre voy estar ahí para ti.

-Lo se, pero no es tan fácil- Le explico- Yo…

Unos golpecitos resuenan en el auto negro, bajo la ventanilla y es mi hermana mayor Fátima, la reconozco inmediatamente con sus ojos de gato igual que los míos y con su mirada angélica y picara ...la gente del pueblo creía que era menor que yo por sus travesuras infantiles de colegiala. Su melena marrón había crecido desde la última foto que me había mandado, a pesar de los conflictos que tuve en mi pasado ella siempre se mantuvo cerca de mi..contrario a mi madre.

-¿Cuánto tiempo piensas quedarte ahí?- pregunto con cierta diversión

-Hola, ya iva a bajar para tocar la puerta... Salgo del auto junto a Víctor y se lo presento a mi hermana           --Fátima lo mira de arriba y abajo.

-¡Tu novio!-exclama- te acuerdas que me pasaste unas fotos por whatsapp

-¡Fátima!- Le regaño- No seas impertinente

Víctor se ríe del comentario de Fátima mientras cruzo de brazos avergonzada. Entramos a la casa y nos sentamos en la sala, mis manos de nuevo comenzaron a sudar porque en cualquier momento mi madre podría salir ...las voces de mi cabeza me hacían sentir dubitativa sobre la reacción que ella tendría.

Fátima trae en una bandeja refresco y bocaditos, se sienta, me mira a mí a Víctor y su semblante cambia de inmediato.

-Como ya sabes mamá está enferma, el doctor me explico que se intoxico con algo que comió pero que va estar bien si sigue las indicaciones, el doctor Juan me receto estas pastillas- me pasa la receta- tiene que seguir un horario, por eso necesito que estés cuidándola hasta que salga del trabajo



Yesse

#22799 en Novela romántica
#6506 en Thriller
#3676 en Misterio

En el texto hay: misterio, pasado triste, trianguloamoroso

Editado: 13.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar