Te enamoraré

Capítulo 43 "Definitivamente amo a mi mamá"

Definitivamente amo a mi mamá

 

Cooper: Que linda. Seguro estás sonrojada.

 

Abigail: No, no lo estoy.

 

Cooper: Bueno ese día si lo estabas.

 

Abigail: Ese día fue un viernes loco.

 

Cooper: Pues a mí me gusto ese viernes.

Cooper: Olvídalo, me gusto el jueves en la noche cuando estábamos solos.

 

Abigail: ¿A qué te refieres?

 

Cooper: Tú sabes a lo que me refiero. Pero si quieres con gusto te hago acuerdo.

Cooper: Me refiero a que me gusto cuando tú estabas encima de mí besándome ;)

 

Abro los ojos completamente horrorizada y muy abochornada. ¡Ahora si estoy sonrojada!

 

Abigail: ¡Cooper! :0

Abigail: Eres un...un... ¡ash!

Abigail: Bueno ¡TÚ TAMBIÉN ME ESTABAS BESANDO!

 

Cooper: Nunca he dicho lo contrario.

Cooper: Sigues siendo pésima para captar indirectas.

Cooper: Si no lo lees entre líneas te lo escribiré.

Cooper: ME

Cooper: GUSTO

Cooper: QUE

Cooper: ME

Cooper: BESARAS.

Cooper: Apuesto que ahora si estas sonrojada ;)

 

Más que sonrojada, estoy de todos los colores. Porque siento que voy a estallar por la emoción, quiero soltar un grito. Y por otro me da algo de vergüenza admitirlo pero me siento orgullosa de mi misma por mi atrevimiento.

Soy una masa de sentimientos.

Estoy por responder cuando mi madre dice mi nombre.  

-¿Sí?

-¿Hija, estas bien?

-¿Eh?-pregunto de manera distraída-Sí.

Más que bien. Estoy perfectamente ultra mega bien.

-Hace días que te noto algo extraña, estas como ida.

-Seguro son los exámenes-miento.

Ni siquiera empiezan. 

-Pero siempre has tenido exámenes y nunca has actuado de esta manera. Además te noto diferente

-¿Enserio?-me hago la loca y me paro para irme a mi cuarto.

-Sí-sonríe-¿alguna razón en especial?

-No, ninguna. ¿Debo tenerla?

-¿Por qué estás a la defensiva?

-No estoy a la defensiva-me cruzo de brazos, ella enmarca una ceja y los descruzo-no lo estoy.

-¿A dónde vas?

-Recordé que tengo algo que hacer-respondo rápidamente antes de subir corriendo a mi cuarto.

En medio de las gradas mi teléfono suena y lo contesto una vez que cierro la puerta mi cuarto.

-¡Hola! ¿Por qué estas llamando?

-Qué lindo saludo-ironiza-el mejor que he recibido en la vida.

-Tú ni siquiera me has dado uno-le reprocho acostándome en la cama.

-Hola, chica sonrojada.

-Eres un idiota.

-No lo dudo pero dejaré de serlo cuando te diga dos palabras: Una cita.

-¿Eh?

-Tengamos una cita, te veo en veinte minutos.

-¿Una cita?-pregunto sentándome de la cama con rapidez-¿Ahora? ¿En veinte minutos?

-Es lo que he dicho. ¿No puedes?

-No, digo, si puedo. Solo-miro a mi alrededor mi desastre y mi apariencia-solo ven en treinta.

-Bien, entonces te veo en treinta.

Asiento y cuelgo la llamada antes de desplomarme en la cama.

-¿Cómo diablos se supone que arreglare este cuarto y a mí misma en solo treinta minutos? Que desastre.

Bueno mamá siempre dice que una mujer puede hacer varias cosas al mismo tiempo. Solo espero no ser la excepción.

-No, nada de lamentos-me quejo y me paro-tienes por fin la oportunidad de enamorar al chico que te gusta. Así que mueve tu culo flojo y trata de organizar tu cuarto.

Seguro se preguntaran ¿Por qué el cuarto? No es que lo piense dejar entrar a mi cuarto. Pero si este no está arreglado mi madre no me dejará salir.

Así que rápidamente empiezo a tratar de organizar todo el chiquero que es este lugar. La ropa la cojo en brazos y la llevo al bote de la ropa sucia que está en la cocina. Mis cuadernos los apilo en una forma que parezca que están ordenados y no un relajo.

Corro de lado a lado en busca de que nada este imperfecto y suelto un grito para llamar a mi madre. La puerta es abierta cuando me encuentro parada junto a la cama.

-¿Qué sucede?

-¿Me das permiso para salir? Mira-señalo mi cuarto-esta ordenado y he hecho todos mis deberes.

-¿Has limpiado la biblioteca que sólo tú usas?

-Emm...-muerdo mi labio y le doy una sonrisa-¿lo puedo hacer el otro fin de semana?

Ella frunce el ceño mientras de manera pensativa analiza el cuarto.

-¿Con quién vas a salir?

-Con nadie fuera de lo común. Solo saldré un rato.

Entrecierra los ojos mientras se cruza de brazos

-¿Con quién?

-Mamá-me quejo.

-Lo repetiré una vez mas ¿Con quién vas a salir Abigail Estefanía Martins?

Muerdo mi labio y lo suelto pensando en que decir. Su mirada sigue en mí que me remuevo incomoda.

-Tu nunca has tenido problemas en decirme con quien vas a salir, por lo general ese problema siempre me lo da Hailey-parece pensativa-no actuarias de este modo a menos que sea algo malo, espera...¡vas a una fiesta a consumir drogas!

¿Espera que?

Parece horrorizada, incluso tiene los ojos abiertos.

-Si es eso Estefanía te juro que me enojare por el resto de mi vida.

-No es eso.

-¿Iras a un concierto?-prueba

-No.

-Entonces-murmura y luego abre de nuevo los ojos-¡Tendrás una cita!



MonLexus

Editado: 14.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar