Te enamoraré

Capítulo 48 "Para cada loco hay una loca (parte 2)"

Para cada loco hay una loca (parte 2)

 

-¿Tu qué?-suelto en un susurro y lo miro en busca de una explicación, pero él también parece estar sorprendido con las palabras de la chica que viene dando zancadas.

Es más baja que yo, y usa unos lentes muy antiguos. Tiene su cabello un poco rojo pero no llega a ser pelirroja, casi apostaría que es de color caoba solo que más claro. Este se encuentra esponjado y amarrado en una cola alta. Tiene las mejillas sonrosadas y una mueca formada con sus labios rosados.

He visto varias chicas hermosas en la vida, y vaya. De verdad es guapa. Todo contrasta a la perfección, incluso con sus ojos no tan notables por los lentes pero que tienen un color entre verde y azul.

Si dejara de usar esos lentes a puesto que sus ojos serían intimidantes.

-Lo que oíste princesa Disney de ojos azules, aléjate de mi novio. No te le acerques.

-Pero ¿de qué estas hablando?-pregunto confundida.

¿Esposo? ¿Novio? ¿Princesa de Disney con ojos azules? Inconscientemente sonrío, esta chica es demasiado peculiar.

Mi pregunta parece molestarla, aunque mi sonrisa creo que también contribuye a eso porque frunce el ceño y da un paso más. Su dedo va a mi pecho donde lo golpea varias veces tratando de hacerme retroceder.

-Hablo de que este sujeto de aquí no está soltero, así que vuelve a tu castillo con tu vestido y mallas negras. Gracias.

-Galena-la toma del brazo y la voltea-¿Qué carajos te sucede?

-¿Qué me sucede?-abre la boca ofendida-¿Qué diablos te sucede a ti Thomas? ¡Estamos casados y coquetas con una chica!

Abro los ojos por dos razones, la primera es que dice que están casados y ella parece de mi edad. Aunque con lo que dice tal vez no sea tan joven como pienso. Y la segunda porque ella cree que estábamos coqueteando. ¡Como si eso fuera posible!

-No me estaba coqueteando-digo negando con mis manos-No tenemos nada.

-¿Así?-enmarca una ceja sin creerme-¿Por qué debería creerte?

-Porque ella es mi novia.

Unos brazos me rodean y aguanto la respiración cuando apoya su cabeza en mi hombro. Me es inevitable sonreír y voltear la cabeza hacia un lado para verlo. Sus ojos verdes brillan tanto que no digo nada y él aprovecha para dejar un beso en mi mejilla que me saca una pequeña sonrisa que viene acompañada de mejillas sonrojadas.

La chica abre la boca sorprendida pero luego parece tener una mezcla de emociones. Es tan extraño.

-Y si nos disculpan-murmura Cooper y coge mi mano-tenemos una cita por continuar.

Muerdo mi labio y asiento. Me despido de ellos dándoles una sonrisa con asentimiento para luego darme la vuelta y seguir caminando con Cooper.

-¿Tu novia?-enmarco una ceja-¿Desde cuándo soy tu novia?

-Bueno, no estás muy lejos de serlo-responde con una sonrisa-por cierto, fui a comprar algo para ti.

-¿Qué cosa?

Alza su otra mano y me sonrojo al ver lo que compró. Se acerca y me la coloca en mi cabeza, no puedo evitar reír encantada con el regalo.

-Ahora sí no pueden acusarte nada. 

Me río y tomo la de él colocándola también en su cabeza, es algo cómico ver como se agacha para que se la coloque pero aun así, no alcanzo mucho y queda chueca. Pero soy necia por lo que trato de estirarme para colocársela bien. Él nota mi descontento y abraza mis piernas para alzarme un poco. Suelto un grito y me río cuando él también lo hace.

Hace días mi madre me pregunto que si salía con un chico malo, y ahora sé cómo responder a esa pregunta. Solo tendría que mostrarle la gorra rosada que estaba en mi cabeza que decía:

(1)MRS

Y la de él: (2)MR

¿Y por qué era tan especial y para nada un detalle de un chico malo? Por qué en la R tenía las orejas de aquel ratón que tiene una ratona. Mickey Mouse. 

-Te quiero-pronuncio por primera vez.

Porque aunque en mi mente se repetía como disco rayado, era la primera vez que lo decía en voz alta.

Sonríe y se acerca para besarme cosa de la que no me quejo. Me alza un poco haciendo que ría y quede como en la fiesta. Aunque esta vez me tiene de manera correcta. Rodeo con mis manos su cuello y lo acerco más. La vida es tan extraña. Hace meses me quejaba de este chico por ser fastidioso y poco expresivo conmigo, ahora él parece disfrutar mi contacto como yo del suyo.

Unos gritos nos sacan de nuestra burbuja y nos alejamos para ver de donde provienen. Pero al oír los insultos peculiares de hace unos minutos no me queda duda de quienes son.

Y no me equivoco.

La chica está riéndose del chico que está en el lago. Este parece molesto y aprovecha cuando ella se acerca y le da la mano para salir, para halarla y hacer que caiga al agua.

Suelta un grito antes de hacerlo.

-Están locos-murmura Cooper al verlos jugar como niños con el agua.

Bien dicen que siempre tendremos un corazón de niño.

-Ya sabes como dicen-me encojo de hombros viéndole con una sonrisa-Para cada loco hay una loca.

Y tú eres el mío-pienso antes de volverlo a besar.

 

 

 

 

(1)MRS: Señora

(2)MR: Señor

 

----------------------

¡Hola! ¡Ay, que emoción! jaja

Yo la verdad no esperaba este capítulo. Lo tenía pensado pero no tan claro, conforme empecé a escribir los personajes empezaron a hacer de las suyas y agradezco eso <3

Tomen nota de dos cosa jaja:

1.-Otros dos personajes han salido. Galena y Thomas. Esta pareja de locos los seguiran sorprendiendo (y no solo por sus mascotas jaja) Pero no creo que lo vuelvan a hacer en esta historia.  

Ya saben que él era el dueño de Yen pero nunca dijo su nombre :'c ¿por qué?  Eso lo sabran en su historia (si es que hago una) jaja



MonLexus

Editado: 14.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar