Te enamoraré

Capítulo 74 "Solo buscan lastimarme"

Solo buscan lastimarme

 

-Te estaba buscando-dice ella abrazándolo.

-Pues ya me has encontrado.

-Que frío-se ríe-No está Abigail para que actúes de esa forma.

Cooper suelta un gruñido.

-Quieres callarte.

-¿Por qué? Te molesta que la mencione-se burla-¿Cargo de conciencia?

-No, solo que no viene al tema.

-Claro que viene al tema. Después de todo, siempre me evades cuando te pregunto cuando la vas a terminar.

-Ya te lo dije. Cuando me aburra.

-¿Quieres acostarte con ella?

-No, no me gusta-aclara-¿Por qué tocaría a alguien que no me atrae?

-Auch, eso fue crudo.

-Es real. Y la realidad muchas veces debe doler Verónica.

-Lo bueno es que tú y yo sabemos lo que es la realidad ¿verdad?-le suelta y se pone a un lado de él para hacerle dar vuelta y quedar frente a frente-Lo bueno es que conmigo no tienes que fingir que amas.

Sonríe de manera engreída y se alza para luego estrellar sus labios con los de él. Sus brazos la rodean como lo hacía hasta hace unos minutos conmigo y le sigue el beso.

Los besos son puentes...hacía recuerdos, emociones. Son constructores y destructores...me conectaron, nos unieron, nos destruyeron. 

Me destruyen.

 

***

 

Nunca pero nunca espíes a los demás.

Eso es lo que aprendí esa noche. Fue sin intención pero aun así el dolor fue grande. Escucharla decir esas palabras me rompe y quiebra todas las ilusiones que había tenido.

Como si nuestra burbuja explotara, dañando todo lo que teníamos dentro y alrededor.

La rosa que él me había dado se resbala de mis dedos para terminar estrellándose contra el suelo, destruyéndose. Ambos me regresan a ver. Su rostro se vuelve pálido mientras pronuncia mi nombre y ella se ríe cual gato de las maravillas. Jadeo sin poder evitarlo mientras mis ojos se llenaban de lágrimas. No podía ser cierto lo que ella dijo, no podía. Él no pudo hacerme esto. 

Pero era real. Al igual que el beso que acababan de darse.

-Cooper...

Su nombre sale en un pequeño susurro, algo que me molesta y hace que sienta vergüenza. Se me ha ido la voz por la culpa del nudo en mi garganta.

Vale, sé que antes de ser mi novio lo he visto besar a chicas, les he visto abrazarlas y sonreírles. Pero eso ha cambiado, antes todas las emociones aunque estaban ahí, eran nulas comparadas con las de ahora.

Ahora verlo ha hecho que mi voz tiemble, mis ojos se empañen y mi corazón lata con tanta fuerza que duele. Mi estómago se contrae y aprieto los labios al sentir las náuseas subir por mi garganta cuando ella relame sus labios.

Podría hacer tantas cosas, miles de escenarios me llegan a la mente, distintas formas de actuar. Pero sé que esas no serían de verdad lo que yo quiero hacer. Así que prefiero omitir que he visto eso.

Trago saliva para aligerar el nudo y tratar de no verme débil ante ellos.

-¿Eso es lo que piensas de mí?-pregunto con voz neutra, tratando de sonar de manera calmada-¿No te atraigo?

-Abi…

-Okey-respondo asintiendo-Entonces asumo que lo demás también es real ¿me equivoco?

No dice nada.

Parpadeo tratando de encontrarme, de mostrarme fuerte pero fallo y lágrimas se forman en mis ojos.

-No me equivoco-me río sin pista de gracia-¿Es aquí donde me uno a los clichés de que todo fue una apuesta?

Me río sintiendo mis ojos humedecerse y el nudo apretar por liberarse.

-Que ridículo ¿verdad? ¿Cómo siquiera pude pensar que tú sentías algo por mí?

-Abigail yo...

-¿De esto es de lo que querías hablarme? ¿Querías terminar conmigo? No entiendo-me encojo de hombros-¿Por qué me pediste que fuera tu novia si no sientes nada real por mí? ¿Fue por la apuesta? ¿Tanto querías ganarla?

-No...-aprieta los labios tenso pero ella toma su mano, miro sus manos juntas y luego miro hacia otro lado al sentir la punzada-me confundí ¿sí? Creí que te amaba.

-Te confundiste ¿o te aburriste?-le pregunto.

-Abigail entiende que...

-Es lo que quiero hacer Cooper, entender que carajos está pasando-gruño herida-Quiero saber desde que punto nada es real.

-No hagas eso-murmura con voz ahogada-por favor no lo hagas.

No lo escucho. Me niego a hacerlo.

-¿Desde cuándo empezaste a...-aprieto las manos-con ella?

-Yo...

-Siempre estuvimos juntos pequeña Abi-responde Verónica-Nunca terminamos, nunca estuvimos separados del otro. Dime, acaso creíste-sonríe negando-¿Crees que él hubiera preferido un tierno romance con una santurrona que teme de tener sexo? ¿O tener algo con quien ha amado desde niño y han pasado miles de noches juntos?

Da pasos hacia mí.

-Eres inteligente Abigail. Sabes cuál es la más obvia respuesta ¿verdad?

Aprieto la mandíbula con fuerza cuando toma mi mejilla con sus dedos.

-¿Quieres saber hasta qué punto es real lo que sucedió entre ustedes? ¿Quieres saber si sintió algo cuando te besaba o tocaba? ¿Es eso?

Mira a Cooper y luego regresa a verme con una sonrisa.

-Yo te lo diré.

-Cristina ya basta-dice él.

-Dímelo-exijo.

Su sonrisa vacila un segundo pero se recupera.

-Nada, nunca sintió nada, por eso nunca quiso ir a más. No puedo creer que seas tan tonta como para no saber qué es lo que un hombre quiere de ti. Para Cooper ni siquiera serías un buen polvo, peor una buena pareja.

Eso me llega, retrocedo soltándome de su mano y mirando hacia otro lado. Es verdad, si él me hubiera deseado, si él hubiera querido me hubiera tenido. Desde un principio estaba lista para él.

Entonces ¿Por qué no lo hizo?

¿Por qué siempre paraba? ¿Por qué nunca iba a más si decía que me amaba?

Se supone que cuando amas a alguien, también la deseas. Entonces ¿cómo pude ser tan ciega como para no ver nada de este circo?



MonLexus

Editado: 14.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar