Teach me to love (libro #1)

Capitulo 9

Dos horas antes de ataque…

 

 

Nicholas estaba parado, con las manos cruzadas en el pecho mientras miraba a Demetrio quien tomaba café con sus amigos. Se había cansado estar tantas horas de pie, pero eso también era de su trabajo.

 

 

“Demetrio, hace tanto tiempo que estamos aquí y todavía no me has presentado a tu escolta.” Dijo Mónica parpadeando, teniendo la mirada puesta en Nicholas.

 

 

Nicholas escuchaba la conversación que hacia su protegido con sus amigos, pero la confidencialidad era también parte de su trabajo. Miraba y escuchaba sin que se entrometiera.

 

 

“¿Está casado?” Susurró Beatriz a Demetrio.

 

 

Él suspiró y bajó la mirada. ¿Por qué no darle un poco más de atención? Para Beatriz, Demetrio era su mejor amigo, pero él no sentía lo mismo. Sentía un sentimiento especial, que solamente Mónica conocía. Mónica era otra amiga de la secundaria. Era la única que sabía del amor oculto que tenía por su mejor amiga. Por eso se ponía furioso cuando Beatriz coqueteaba con otros hombres. La amaba, pero ella prefería los mayores. Además, por esa razón le brillo el ojo cuando vio a Nicholas, porque Beatriz y el escolta de Demetrio tenían una diferencia de trece años.

 

 

“Beatriz, no te pongas tu atención en Nicholas, acaba de romper con su chica.” Respondió Demetrio.

 

 

“Es mi oportunidad de consolarlo.” Dijo y se levantó para acercarse a Nicholas, quien murmuraba.

 

 

Eso le faltaba, una chiquilla rica coqueteándolo.

 

 

“Hola Nicholas, me dijo Demetrio que acabas de romper con tu chica. Lo siento.” Y de repente lo abrazó. “La chica debió ser estúpida para dejar a un hombre así.” Le susurró al oído.

 

 

Nicholas se congeló. Empezó a sentir la sangre subir a su cabeza. Si Beatriz dentro de poco no se despegaba de él, ya no pensaría con la lógica. El toque de esa chica le daba asco. No quería que su cuerpo acariciara el suyo, ni que su piel infectara la suya.

 

 

 

“¡Demetrio, aleja a tu amiga de mí!” Gritó histérico. La empujaba, pero ella se pegaba más a él como una sanguijuela.

 

 

“Nicholas, lo siento.” Dijo el joven. Cuando se levantó de su asiento, se acercó a Beatriz. “Es suficiente, te dije que no te metieras con mayores.” Espetó enojado y luego la agarró de la cintura.

 

 

Demetrio la alejó de su escolta y le hizo un gesto con la cabeza a Mónica para que vigilara a su amiga. Luego se aproximó a Nicholas de nuevo, quien estaba en un estado de confusión. Su cuerpo temblaba, el sudor ya había aparecido en su cara pero también en su cuerpo. Su respiración era normal hasta cierto punto, después de unos segundos, el ritmo se aceleró.

 

 

“Nicholas, cálmate. Se ha alejado de ti.” Trató de calmarlo, pero le era difícil.

 

 

 

Pensaba sus manos que lo sujetaban con fuerza, atrapándolo como una bestia a su víctima. Todavía sentía su aliento en su cuello, y las cosas empeoraban. Nunca superaría lo que Eva le había causado. Esa mujer realmente era el diablo, lo había devorado cuando encontró la oportunidad. Hizo que Nicholas temiera el sexo femenino, con la excepción de Lizbeth Heat, quien lo calmaba en lugar de ponerlo nervioso. No quería admitirlo, pero esa era la verdad, el ángel rubio había llegado a tierra para ponerlo en el camino correcto. En un camino que puede unir las piezas de su corazón roto.

 

 

Por alguna extraña razón de repente se calmó. Demetrio le sonrió con el propósito de levantar su ánimo.

 

 

“Creo que es hora de irnos.” Dijo Mónica, agarrando a Beatriz de la mano.

 

 

“¡No quiero irme!” Se quejó mientras tiraba a Mónica en la dirección opuesta.

 

 

“Beatriz, es mejor que vayas a casa. Has bebido mucho y…”

 

 

“Dejar de decirme lo que debo hacer, no eres mi hermano Demetrio. Voy a hacer lo que me da la gana. Me iré a casa, pero porque lo decidí y no porque me lo hayas dicho.” Habló enojada.

 

 

Qué carácter tan difícil que tenía, pero era muy hermosa cuando se enojaba. Pensó Demetrio y al mismo tiempo una leve sonrisa apareció en su rostro.

 

 

Cuando Mónica y Beatriz salieron de la cafetería del centro comercial, Nicholas miró el rostro de su protegido, que emitía un brillo. En ese momento, se dio cuenta de que Demetrio había empezado a tener sentimientos por su mejor amiga, probablemente se sentía así desde hace tiempo y Nicholas solo estaba perdido en el mundo del amor.



Maria88

#931 en Otros
#61 en Aventura
#129 en Acción

En el texto hay: peligro, mafia, secretos

Editado: 28.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar