Teach me to love (libro #1)

Capitulo 41

La había rodeado y eso le estaba gustando. Quería tanto besarlo, y lo haría, si Erika no apareciera con Aris en las escaleras. La chica sintió de inmediato la vergüenza abrumarla mientras veía su hermano bajar con pasos rápidos los escalones. Su mirada estaba llena de ira, ¿decepción…?

 

“¡Aléjate de mi hermana, Freezer!” Gritó caminando con ímpetu hacia ellos.

 

Erika lo detuvo, agarrándolo del brazo.

 

“Erika, no te involucres en eso.” Las palabras que escaparon de su boca eran veneno.

 

“La ama, Aris.” Dijo en voz baja e inmediatamente él la miró con los ojos desorbitados.

 

¿Cuánto tiempo sabía sobre ésta poca distancia que había entre ellos? Él mismo pensaba que después de ese beso, en Nochevieja, simplemente acercaban el uno al otro por asuntos de negocios, nada más. Pero, una vez más estaba equivocado. Por los dichos de su esposa, su cuñado amaba a su hermana. ¿Cuándo sucedió todo esto y él no se dio cuenta?

 

Lizbeth hace rato se había alejado de su guardaespaldas, y miraba a su hermano, quien estaba furioso con ella. Lo decepcionó de nuevo. ¿Cuándo finalmente la dejaría ser feliz con un hombre? Aris creía que todo el sexo masculino la quería simplemente para divertirse con ella, y también, veía siempre en ellos las intenciones del mafioso.

 

Por otro lado, Nicholas se giró hacia ellos para tener la mirada clavada en Heat y en su hermana. Suspiró y fue en ese momento en que su pequeña dio dos pasos adelante con el propósito de estar justo detrás de él. Su pecho tocó su enorme espalda y la boca de Nick se abrió ligeramente, dejando salir su aliento lentamente.

 

Lo puso nervioso.

 

“Nick, en algún momento mi hermano tenía que saberlo. No es bueno para nosotros escondernos.” Susurró mientras envolvía sus brazos alrededor de su cintura. Él resopló. ¿Qué demonios estaba haciendo, provocaba a su hermano?

 

“Señorita, no haga esto, por favor…” Habló sin aliento. Hizo una pausa y luego, ya que Liz no pensaba decir algo, continuó: “Si su hermano vuelve de nuevo su atención en nosotros, tendremos problemas.” De nuevo ese odioso plural, y cuando su escolta le hablaba de esa manera, significaba que estaba nervioso.

 

“Es hora de que se acostumbre, ya estamos justos ahora y no pienso esconderme…de nadie.” Dijo segura, esa seguridad que Nicholas no tenía. Tenía miedo revelar delante de los demás lo que sentía.

 

Ni siquiera ha pasado un año desde su divorcio con Eva y él estaba nuevamente enredado en las redes del amor. ¿Qué diría la gente respecto a esto? ¿Qué pensarían cuando vieran un hombre de unos treinta y cinco años besando a una chica de solo veinte años?

 

Pensarían lo peor.

 

“Nick, no pienses demasiado, solo vívelo.” Ésta vez el susurro llegó muy cerca de sus oídos, ya que la chica se encontraba pegada a él con su aliento acariciando el cuello del hombre.

 

“Muy fácil de decirlo.” Rió silenciosamente. Al menos había logrado levantar su ánimo.

 

Una sonrisa se extendió por sus labios. Tenía pensado responder, pero la voz de Aris no la dejó. Su hermano tras de terminar la conversación con su esposa sobre el amor que Nicholas decía que sentía, se acercó a él de nuevo.

 

“Si la lastimas…” Lo amenazó señalándolo con el dedo índice.

 

“No lo haré, Aris. Me preocupo por tu hermana y nunca haría nada para lastimarla.” Le dijo, pero eso no era cierto. Ya había hecho algo inaceptable y trágico, y en el momento en que Liz se enterara, que ese momento seguramente llegaría pronto, saldría herida. Entonces Heat estallaría toda la rabia sobre Freezer.

 

“Te preocupas por ella, pero eso no es suficiente para mí.” Su expresión seria y fría aterrorizó a su cuñado. ¿Por qué razón había tanta agresión contra él?

 

“Para mí es suficiente hermano, al menos por ahora. Por favor, permíteme vivir la vida que yo quiero. Déjame enamorarme.” Y en la última palabra, su mirada se dirigió de la de Aris a la de Nicholas, que empezaron a brillar.

 

“Aris, no te diré que amo a Lizbeth para que me dejes estar con ella, pero te digo que siento algo por ella, aunque no puedo decir con certeza lo que es exactamente. Con el tiempo veremos cómo terminará todo esto.” Ésta vez fue el mismo Nick que habló.

 

La chica le dio una dulce sonrisa. Aunque no era exactamente lo que ella esperaba de él, le bastaba que Nick quisiera probar esa extraña relación.

 

“Espero que tu corazón no tarde mucho en decidir. Quiero ver a mi hermana con su vestido de novia y convertirme en tío antes de envejecer.” Soltó de manera abrupta e impredecible.



Maria88

#932 en Otros
#69 en Aventura
#124 en Acción

En el texto hay: peligro, mafia, secretos

Editado: 28.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar