Teach me to love (libro #1)

Capitulo 45

“¿Aceptó reunirse contigo?” Preguntó Alicia preocupada porque no sabía si Nicholas vendría, era impredecible.

 

Hoy en día no podía prever lo que haría y tampoco lo que pensaba, como en ese entonces…hace muchos años…

 

Eva tomó una respiración profunda y respondió a la madre de Lizbeth.

 

“Por supuesto que no me dio una respuesta, estaba claro que no quería hablar conmigo después de lo que le he hecho. Colgó sin dejarme decirle al menos porque razón le llamé.” Dijo y la mujer elegante negó con la cabeza.

 

“Entonces debería dar el siguiente paso.” Hizo una seña a Tomás y él inmediatamente entendió lo que tenía que hacer.

 

El psicólogo se retiró de la habitación donde las dos mujeres estaban y se dirigió a la sala de estar. Se acercó con pasos rápidos hacia la pequeña mesa en la que estaba el teléfono fijo. A continuación marcó el número de Freezer ya que lo sabía de memoria, y quedó esperando hasta que Nick respondiera. Se preparó para actuar, ya había llegado su turno. Esperaba tantos años a éste momento. Obtener su venganza.

 

“¿Diga?” Respondió su cliente y una sonrisa maliciosa apareció en los labios de Tomás.

 

“Nicholas, soy Tomás.” Le dijo y escuchó el suspiro de Freezer que había salido de su boca.

 

Las secciones habían sido escasas, porque Tomás decidió que su cliente ya comenzó a unir las piezas de su corazón. Eso es lo que pensaba el guardaespaldas pero el psicólogo no terminó con las reuniones por ese motivo. Era necesario finalmente poder continuar con el plan que había hecho durante tantos años con Alicia Heat. Destruir a Nick como él lo había hecho cuando decidió obedecer a las órdenes de su ex jefe, Mariano Ritsi, y matar al amor de su vida. La mujer que Tomás tanto quiso. Haría mucho daño a Nick como él mismo le había hecho- Le oscureció el alma y ahora era su turno.

 

“Tomás, ¿me estás escuchando?” Preguntó Freezer confuso. El psicólogo por unos segundos quedó en silencio.

 

“Eh sí…” Respondió tartamudeando. Maldita sea. Se daría cuenta que algo no andaba bien y Nicholas comenzaría a hacer preguntas, que por supuesto, no le iba a dar una posible respuesta.

 

“¿Me estás ocultando algo?” Levantó una ceja y solamente Liz lo vio, ya que solo ella estaba en el mismo lugar que Nick. Tomás carraspeó. Lo conocía muy bien…

 

“No Nicholas, no te estoy escondiendo nada, simplemente me preguntaba si vendrán hoy con la chica para ver a la señora Heat. Sabes, es posible que mañana no podré.” Le dijo aunque no tenía absolutamente nada que hacer mañana, simplemente no quería que Freezer viniera a su casa porque vendría el mafioso y debían preparar el plan de protección porque seguramente Mariano se molestaría cuando se iba a enterar de la decisión que Eva ha tomado y reaccionaria aun peor cuando viera a la ex esposa de Nicholas conspirando con Alicia Heat.

 

“De todos modos, decidimos ir a tu casa en éste momento porque la chica está impaciente.” Dijo el escolta mirando con una sonrisa a Lizbeth, quien permanecía en silencio.

 

Iba a ver a su madre después de tantos años. Finalmente podría abrazarla y decirle todo lo que había hecho su padre.

 

¿Cómo podía saber que Alicia ya sabía todo lo que había pasado en su vida? ¿Cuál sería su reacción cuando supiera que mientras estaba en Italia bajo la protección del mafioso, ella estaba constantemente a su lado?

 

“Bien, los estaremos esperando.” Habló Tomás y justo después colgó la llamada, temeroso de que Eva pudiera aparecer y hablar. Nicholas no debía saber, no en éste momento, que ella estaba en la casa del psicólogo porque no iba a venir.

 

El hombre se dirigió de nuevo hacia la habitación donde se encontraban las dos chicas y las informó que el plan comenzó a avanzar. Una sonrisa de satisfacción apareció en los labios de la señora Heat mientras que en los de Eva se formó una mueca. No tenía que aceptar todo esto, pero ya era demasiado tarde.

 

Nicholas informó a su pequeña protegida que irían inmediatamente a la casa de su psicólogo para encontrarse con su madre. Como no hizo preguntas sobre el hecho de que Alicia estaba en el mismo lugar que Tomás, también Lizbeth no comenzó a bombardearlo con preguntas. Cuando llegaran a su destino y estuvieran con ellos, seguramente contestarían a todas sus preguntas posibles.

 

Veinte minutos después habían llegado a la casa. Fue en ese momento en que sus ojos se cruzaron por primera vez. Durante todo el camino, mientras Nick conducía el coche blindando de color gris, Liz le daba miradas furtivas, las que el guardaespaldas percibía porque cada vez que su pequeña seductora lo miraba, sentía su cuerpo quemarse. Él estaba mirando a la chica los momentos en que ella fijaba los ojos de nuevo hacia la calle, y también sonreía porque la estaba escuchando cantar las letras de la canción que sonaba del radio del vehículo. En ese mismo momento la veía como una mujer que no sufrió tanto, una que estaba feliz al lado del hombre que amaba. Esto puede que fuera algo cierto, con la excepción del hecho de que el hombre que amaba acaba de «romper» con ella.



Maria88

#927 en Otros
#67 en Aventura
#124 en Acción

En el texto hay: peligro, mafia, secretos

Editado: 28.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar