Terranova

Capitulo III

El sábado había llegado y Aleshka estaba muy emocionada, se había levantado muy temprano para arreglarse y salir a tiempo para recoger a Isabel, ya que había insistido en que ella pasaría a su departamento para llegar juntas a desayunar.

-¡Ya me voy!-Le grito a Isis tocando su puerta.

-Que te vaya bien. Te quiero.-Escucho como su amiga le gritaba también desde su cuarto todavía adormilada.

Aleshka prendió su carro y emprendió camino hacia la dirección que Isabel le había mandado. En estos últimos días habían estado mandándose mensajes de texto, sobretodo en la noche, que era cuando ambas tenían tiempo. Aprendieron un par de cosas de ellas, pero evitaron también hablar mucho aunque quisieran porque querían conocerse personalmente cuando el sábado llegara.

Toco la puerta una vez llego al departamento que la chica le había indicado, espero unos minutos hasta que abrió la puerta un muchacho que parecía que acababa de levantarse, supuso que sería su amigo Derek.

-Hola, pasa.-Derek se movió para que Aleshka entrará al departamento.-Isabel está en el baño. Mucho gusto, soy Derek.

-Hola, soy Aleshka.-Isabel estrecho su mano sonriendo.

-Bueno. Que se diviertan, seguiré durmiendo.-Dijo bostezando y camino hacia su cuarto a seguir durmiendo.

Escucho como una puerta se abría y salió Isabel de ella. Se acercó a saludarla con un beso en la mejilla y una sonrisa.

-Buenos días. Ya estoy lista.-Dijo Isabel.

-Buenos días. Vamos entonces.

Ambas salieron del departamento y fueron al carro en silencio.

-Puedes poner música si gustas. Solo conecta tu celular.-Aleshka le sugirió una vez estuvieron dentro.

-Gracias.-Isabel le hizo caso y puso una playlist que le gustaba.

-¿Ya tienes hambre?-Aleshka le pregunto a Isabel pero sin mirarla ya que estaba concentrada en el camino.

-Sí, estoy acostumbrada a desayunar a estar hora. Aunque sea fin de semana siempre me levanto temprano. Me quedo esa costumbre.-Isabel le respondió.

-Igual yo, mi cerebro me despierta automáticamente. A menos de que la noche anterior me hubiera desvelado por alguna fiesta o algo así.

-¿Vas a muchas fiestas?-Isabel cuestiono curiosa.

-No muchas, supongo que lo normal. Últimamente no, ya que este semestre he estado muy ocupada en la universidad y los fin de semana estaba yendo a trabajar a Terranova.

-Es por eso que no te conocía. Ya sabes, casi todos se conocen en el pueblo.-Isabel a diferencia de Aleshka ella si podía distraerse y se la pasaba mirándola todo el tiempo, como hacia los gestos de su cara cuando estaba concentrada.

Aleshka estaciono el carro en un pequeño local que se veía muy acogedor, no era muy grande pero era pintoresco.

-Me gusta mucho la comida de aquí…Y si, mis abuelos viven en Terranova y voy a visitarlos y aproveche para trabajar y ganar un poco de dinero.-Aleshka le respondió mientras ambas salían del carro y entraban al bonito lugar.

Ambas eligieron una mesa e inmediatamente llego la mesara a atenderlas y ellas ordenaron su desayuno.

-Desde que trabajo como mesara siempre intento ser amable. Ya que hay algunas personas que no tienen consideración.-Aleshka le comento a Isabel.

-¿Y sueles presentarte y pedirles el número a tus clientes?-Isabel le respondió con un coqueteo.

-No realmente. Eso solo lo hago con las chicas hermosas.-Aleshka se rio suavemente.

-No sé si sentirme halagada o un poco celosa.-Isabel le dijo con los ojos entrecerrados.

-¿Te haría sentir mejor saber que eres la única afortunada a la que le he pedido el numero?-Aleshka contrarrestó la respuesta sorprendiendo a la chica de enfrente.

-Bueno, no sé si creerte eso.

-Me da un poco de pena acercarme a las chicas. Sobre todo si no estoy segura si son lesbianas o bisexuales. Pero cuando te mire supe que tenía que hacerlo y siempre sentía tu mirada sobre mí y esperaba que te gustara y pensaba que quizá, esa fuera la razón por la que siempre ibas.- Aleshka la miro fijamente a los ojos poniendo nerviosa a Isabel. Sus palabras la habían conmovido mucho.

-Tienes razón.-Se aclaró un poco la garganta antes de contestar, ya que todavía seguía en trance.-Cada día esperaba poder hablarte y pedirte el numero…pero no estaba segura si te gustaban las chicas.

-Y yo siempre pienso que luzco lo suficientemente gay.- Aleshka miro a otro lado pensativamente haciendo sonreír a Isabel.

Minutos después la mesera les trajo su orden y empezaron a comer ya que ambas tenían mucha hambre.



adzac10

#3778 en Novela romántica
#906 en Chick lit

En el texto hay: lgbt, romance, historiacorta

Editado: 12.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar