The Médium — Jasper Hale

II. Instituto de Forks

———————————
Capítulo Dos
INSTITUTO DE FORKS
———————————

———————————Capítulo DosINSTITUTO DE FORKS———————————

 

Algo que odiaba Alissa era el sentir las miradas alejas sobre ella.

Después de bajarse de la camioneta de su madre en el estacionamiento del instituto, sintió demasiados pares de ojos encima suyo pendiente de cada uno de sus movimientos.

Unas ligeras náuseas se formaron en su estómago sintiendo todas las energías del lugar, otra cosa de su mal gustó.

Se acomodó las correas de su bolso, ese día se había vestido por completo de negro, siendo lo único de color su camisa roja.

Y de esta manera, ignoró las miradas curiosas, caminando al interior del instituto.

Alissa, debía ir en búsqueda de su horario de clases pero no quería acercarse a nadie, no después de todas sus malas experiencias en su antiguo Instituto en California.

No obstante, observó una cabellera castaña, idéntica a la chica que vio desde su habitación, está tenía piel muy pálida y unas ojeras oscuras, daba la impresión de también estar pérdida pero un chico se le acercó.

«Síguelos te guiarán»

Escuchó un pequeño susurró en su oído, aunque Alissa no viera a su mellizo sabía de antemano que estaba presente, además él podía tener razón y que los chicos desconocidos la llevará al lugar donde debería ir.

Los siguió de cerca hasta que estos entraron a una oficina, sacudiendo su cabeza como método de despejar un poca su laberinto mental, tomo el valor suficiente para ingresar.

Tres pares de ojos le observaron

Una era la señora mayor encargada de darle los horarios y los otros eran ambos chicos que había seguido.

—Disculpe, soy Alissa Jones vengo por el horario—dijo, caminado hasta quedar al frente del escritorio y al lado de los otros adolescentes.

La mujer bajo la mirada a la mesa y después de unos minutos la dirigió a ambas chicas ya con los documentos respectivos de cada una.

—Aquí tienes, señorita Swan—le entregó, primero el horario a la mencionada.

Luego volteo para entregarle el horario a Alissa, la cual, sonrió como agradecimiento ante de tomarlo.

—Y esto es para que se los firmen los profesores, me lo entregan cuando termine el día—agregó, dándole otro papel, también entregándoles el código de los casilleros.

Alissa, no perdió más tiempo para salir de la oficina, mientras caminaba observando el horario, tan concentrada que no se percató que los otros dos le seguían de cerca.

—¿Eres la otra chica nueva, verdad?—Observó por encima de sobre su hombro al chico para solo responderle con un asentamiento junto a una sonrisa débil.

—Mi nombre es Eric soy los ojos y oídos de este lugar—se presentó. —Y ella es Isabella Swan

—Bella—corrigió, la castaña tímidamente.

—Alissa Jones, un placer conocerlos.

Se notaba a kilómetros de distancia que ambas eran inexpertas haciendo amigos o socializando, por suerte el chico no.

—¿Puedo ver tu horario?— La hija del sheriff tenía la esperanza de no ser la única nueva en clase, cuando lo tomó entre sus manos y vio que no tenían más que gimnasia en común murieron estás.

—Tenemos juntas gimnasia, la materia que soy pésima—una mueca se creó en sus labios.

—Tranquila, pasaremos vergüenza juntas—rio por lo bajo, Alissa por primera vez en su vida sintió:

Simpatía.

En solo un par de minutos llegaron a la área de los casilleros, Alissa se separó de ambos chicos para buscar el suyo, unos dos más allá.

Guardó algunos libros que no necesitaba por el momento en su casillero para cerrar y dirigirse a su clase de idioma, llevo su mirada hacía Bella que al parecer luchaba con el casillero y se despidió con un gesto de mano.

El timbre ya había sonado, para su mala suerte, soltó de sus labios un largo suspiro, abriendo la puerta del salón e ingresando.

En su estómago sintió una mezcla de nervios e inquietud por la mirada de los demás.

—Usted debe ser la señorita, Jones, pase y tome asiento al lado de la señorita Cullen—dijo ahorrando la presentación.

Ella asintió para buscar con la mirada el lugar vacío que le había indicado el profesor, se dio cuenta que una chica con corte pixie había levantado la mano.

Alissa, tragó saliva para ir a su asiento y no seguir llamando la atención, fue al final del salón, para sentarse al lado de una chica de apariencia extraña como un duendecillo, piel pálida y perfecta, la cual, le dedicaba una sonrisa enorme en sus labios.

Pero lo que de verdad despertó la curiosidad de Alissa, no era la belleza sobrehumana de la chica, no, sino el hecho que por primera vez en su vida no lograba ver el aura de alguien, en cambio de eso percibe una energía extraña que desprendía.

Incómoda dejó su bolso a un costado de sus pies, mientras se disponía a sacar su cuaderno para empezar a tomar apuntes de la clase.

—Me llamo Alice y seremos muy buenas amigas— giró su cabeza para mirar a su compañera de asiento.

La curiosidad en Alissa creció al escuchar el tono tan melodioso que salieron de los labios de la duendecillo, algo en su interior le dijo que la chica no parecía ser humano, más al captar el color dorado extraño de sus ojos

Aclaro su garganta

—Un gustó, Alice soy Alissa—trato de sonar lo más amable posible.



AngelusMarine

#1196 en Fanfic
#2589 en Fantasía
#1357 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: crepusculo, twilight, jasperhale

Editado: 09.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar