Titulo sueños inalcanzables

Capitulo 12

Yeray:
En este instante me encuentro en el parque porque había quedado con Kiko en vernos. De lejos, lo veo sentando en el borde del banco fumando un cigarrillo algo pensativo.
Me aproximo un poco, sin decirle nada me siento, mientras tanto espero a que él acabe de fumar.
De repente me observa algo inquieto.

- Yeray, sabes que nuestra amistad es muy importante para mí. Tanto como que te considero como mi hermano. -- No entiendo porqué Kiko está tan nervioso aunque puedo llegar a imaginar me lo que me querrá decir.

- Kiko, dime lo que ocurre, no te voy a morder. Anda cuéntame; je,je -Al notar que está nervioso lo cual me hace gracia jeje

- Esto...Yeray, me gusta tú hermana mucho, nunca me he sentido así por una chica. Sin embargo, con Diana es diferente, me siento feliz, más vivo. Cuando estoy cerca de ella, me gusta su personalidad, su sonrisa desde la conocí , sobretodo me vuelve loco su mirada y es perfecta para mí. Te juro que no era mi intención de haberme fijado en ella, no voy a jugar con los sentimientos de tu linda hermana - Con esta confesión me informa que yo tenía la razón de sus sentimientos por mi pequeña.

- Kiko ya lo sabía, sé que tus verdaderas intenciones con mi hermana ,con solo mirarte a tus ojos como brillan cuando hablas de ella , -se queda sorprendido por mis palabras.

Durante un rato me quedo pensando en él y Diana. Tal vez, Kiko si pueda hacerla feliz, incluso será más segura ella misma. 
Mi bebita hermosa merece la felicidad, verla sonreír todos los días, es lo más importante para mi.
Mientras estoy hablando con él, me llega un mensaje de Verónica. Lo leo, al parecer quiere hablar conmigo y me ha mandado la dirección de la lugar. Me pregunto para qué me ha citado.

Nada más despedirme de mi amigo, me voy directo hacia mi casa. 
Me doy una ducha y me cambio de ropa. 
Mientras tanto, no puedo dejar de pensar en Verónica cuestionándome que será de lo que quiera hablar conmigo. 
Antes de marcharme, me aseguro de no encontrarme con mi padre. Al ver que no hay nadie en casa, me pongo mi chaqueta de cuero y salgo hacia la calle, donde tras poner el GPRS en mi teléfono con la dirección que me ha dado Verónica, me subo en mi moto comenzando a conducir hasta la dirección indicada.

Nada más llegar al lugar me quedo observando el restaurante la pinta de pijo que tiene. Aprieto mis puños frustrado, pues que esperaba de la niña de papá, ¿Qué me iba a citar en un McDonald's? 
Dispuesto a marcharme, escucho que alguien me llama, me volteo observando como Verónica viene caminando hacia mí.
Nos saludamos, sin andarme con rodeos le pregunto por qué me ha citado. Ella, algo nerviosa, con mirada de corderito me convence para que entre en el restaurante y cenemos juntos. Por supuesto yo me niego. No tengo tanto dinero como para venir a cenar a un lugar como éste. Se lo hago saber y cuando voy arrancar mi moto con la intención de largarme, ella me detiene.

—Por favor Yeray no te vayas.

—Este lugar no es para mí –Respondo bajito entre dientes.

—Yo he sido quién te ha invitado, por lo que te pido que te quedes, cenemos mientras te cuento algo que debes de saber referente a tú hermana.

Intrigado, me bajo de la moto dejando que Verónica se cuelgue de mi brazo para entrar juntos.
Nada más poner un pie en el pijo restaurante, observo la decoración de flores que tiene. Lo que más me llama la atención es la estatua en forma de un pavo real de cristal. 
Seguimos caminando detrás de un camarero hasta un lugar apartado, donde en la mesa hay un mantel blanco de seda, un candelabro con velas rojas y una vajilla que tiene que valer un riñón y parte del otro.
Nos sentamos uno enfrente del otro.
Verónica me mira con atención y yo también clavo mis ojos ella, comenzando a sentirme hechizado por su manera de observarme. Joder, admito que es hermosa. Ella intenta decirme algo, al parecer está algo nerviosa por su manera de morderse su labio.

—¿Qué quieres decirme, Verónica?
Porque no tengo tiempo para tus juguetitos. - Estoy muy cansado y me gustaría estar en mi cama pero me jode que esté tan callada como si estuviera buscando las palabras correctas.

-- Yeray, no me voy a andar con rodeos, así que voy a decirte las intenciones que tiene Derek respecto a tú hermana.-- ¿Las intenciones de ese imbécil, de que está hablando?

Ella sigue hablando, mientras, yo no presto demasiada atención debido a la atracción que siento por ella. Pero, al mencionar a mi hermana, siento fuego esparcirse por mi cuerpo. ¿Qué ese imbécil está jugando con mi hermana? Juro que lo mato con mis propias manos.

--Verónica termina de hablar de una vez o me largo ahora mismo de este lugar. -Ella da un fuerte suspiro mientras sus manos se van formando en puños.

—Derek está utilizando a tú hermanita para vengarse de ti ,sólo quiere hacerte daño a través de ella. --Me quedo estupefacto ante sus palabras.

Ahora mismo estoy tan furioso que si lo tengo delante no respondería de mí. 
Por lo que me levanto de la mesa caminando hacia la salida del restaurante. 
En un santiamén, me subo en mi moto para irme a mi casa. 
Verónica se pone delante de mi moto intentando detenerme. 
Se ve que está preocupada por si la dejo sin su novio. Niego con mi cabeza diciéndole que estoy bien, ya tendré tiempo de ajustar cuentas con él. 
Por lo que le hago saber que todo está bien además, tengo tanto sueño que prefiero irme a dormir.
Me despido de Verónica quedando en que le mandaré un mensaje cuando llegue a mi casa para que se quede tranquila. Me despido con la mano de ella poniendo rumbo a mi casa.

Cuando llego a mi casa , al entrar no veo a mi padre supongo que estará en el bar bebiendo, y por la hora que es Tina va a regresar del trabajo, por lo tanto subo hacia a mi habitación.
Pongo un poco de música mientras me meto en la cama intento asimilar todo lo que Verónica me ha dicho referente a mi hermana y ese idiota.



Ediana

#833 en Otros
#113 en Acción
#142 en Detective
#41 en Novela policíaca

En el texto hay: 59

Editado: 13.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar