Un amor inesperado

Capítulo 37

Alexia

Me despierto envuelta por los brazos de mi amado esposo, que hermosa sensación después de una noche que hemos dormido poco, pero hoy me siento plena y muy feliz. Trato de moverme sin despertarlo y observo ese rostro tan perfecto, no puedo creer la suerte que tengo de poder despertar a su lado toda mi vida. De repente unos bellos ojos azules somnolientos me miran.

-Buenos días esposa mía, te ves radiante hoy. Cómo has descansado?

-Buenos días amado esposo, gracias a vos estoy así. No descanse mucho pero me encuentro muy bien. Muchas gracias por el día de ayer, me has hecho sentir una reina.

-No tienes nada que agradecer. Si logre que te sintieras una reina con eso estoy más que feliz. Yo quería que tú fueras el centro de todo ayer. Por suerte lo pude hacer, verte tan hermosa y radiante fue lo mejor del día. Quiero que seas feliz siempre.

-Se que a tu lado seré la más feliz, porque tu amor logra milagros en mi y me hace sentir única. Viviré para amarte, retribuir todo lo que me has dado y me darás. Te amo Jamie.

-Hay amor que hermosas palabras. Me quedaría todo el día así como vos, pero en unas horas sale nuestro vuelo para nuestra luna de miel.

-Me vas a decir dónde vamos, porque me dijiste que era una sorpresa. Muero de la curiosidad.

-Vamos a París, conseguí un hotel económico y hermoso para que disfrutemos. Se que nunca saliste de la isla, así que pensé que te gustaría conocer algo nuevo.

-Muchas veces he soñado con conocer una ciudad como París, lo mejor es que la voy a conocer a tu lado. Entonces qué te parece si nos duchamos, comemos algo y nos vamos al aeropuerto.

-Muy bien señora, arriba vamos a ducharnos.

Alexia

Nos duchamos, comimos algo y nos cambiamos para viajar. Las valijas las trajeron al hotel, mi amiga Kathy las preparó para nosotros. Jamie no dejó que nadie nos llevará a tomar el avión, por eso vamos en taxi. Este viaje me entusiasma mucho porque voy a conocer la ciudad del amor con el hombre de mi vida.

Jamie

El vuelo fue muy tranquilo, Alexia lo disfrutó mucho. De camino al hotel ella no dejaba de mirar todo, se la ve muy feliz y está muy sonriente. Espero que la pasemos bien y le guste todo. Llegamos al hotel, desde fuera se ve bien. Nos registramos y nos llevan a la habitación. Tomó a Alexia en brazos y la entró en la habitación.

-Amor no hace falta que me entres así.

-Si amor, porque me gusta hacerlo y me encanta tenerte en mis brazos.

Alexia

La habitación es sencilla pero muy hermosa, Jamie me baja y miro los detalles, hay una cama matrimonial, tiene un baño muy amplio con bañera, la vista es hermosa.

-Es hermoso el lugar amor, mira la vista, se ve toda la ciudad. Hoy aprovechamos a descansar y acomodar la ropa.

Se acerca a mi despacio y me toma por la cintura, nuestros cuerpos ahora están en contacto.

-Segura que quieres descansar, porque yo tengo muchas ganas de hacerte el amor, quiero besarte toda entera.

-Muy tentadora su oferta esposo mío, me gusta mucho. Pero no te olvides que tenemos varios días para disfrutar. Hemos hecho un viaje largo y  cansador, aprovechemos hoy y luego haremos todo lo que vos quieras.

-Esa propuesta me gusta mucho, hoy nos quedamos  y pedimos también la cena a la habitación. Mañana vamos a conocer París de día y de noche serás toda mía.

Jamie

La beso y nos quedamos unos minutos abrazados, sentir el calor de su cuerpo me encanta, estaría así todo el tiempo. Organizamos todo lo que trajimos, cuando terminamos nos sentamos en el sillón, sin darnos cuenta nos quedamos dormidos, Alexia tenía razón de que necesitábamos descansar un poco.

Alexia

Abro los ojos y me doy cuenta que nos quedamos dormidos, ya es de noche. Tengo mi cabeza apoyada en el pecho de Jamie y sus brazos me rodean, estoy en el mejor lugar del mundo. Me muevo despacio para poder mirar su rostro, se lo ve relajado y tiene una sonrisa hermosa, me encanta poder observarlo sin que él lo sepa.

-Señora Dornan qué está pensando que me mira así.

-En lo afortunada que soy por estar entre tus brazos en un lugar tan precioso.

-Yo lo soy más amor. Tu eres el tesoro más grande de mi vida y el más preciado.

-Me encanta estar así contigo pero deberíamos pedir la cena antes de que sea muy tarde.

-Sus palabras son órdenes amada esposa, ya lo hago.

Parece que la Luna de miel comienza muy bien. Esperemos que la disfruten mucho. Qué pasará cuando regresen a la vida diaria, será todo igual? 



Alexia

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar