Un Maravilloso Desastre

Capitulo 31

Sophia

Te aviso que mi avión sale en media hora

Me dijo eso hace una semana, Caroline todavía no sospecha que James está más cerca de lo que ella cree. He tratado de mantenerlo vigilado, pero no sé dónde se encuentra exactamente, me manda mensajes de vez en cuando, pero ninguno que me dé una simple pista de donde se encuentra. Me volveré loca si no sé nada de él hasta el próximo mes o antes de que Caroline sepa que esta acá.

Hoy es la cita con la ginecóloga, la mama de Caroline vino desde su pueblo solo para ir a esa cita. Siguen siendo pocas las personas que saben del embarazo de Caro pero así es mejor, apenas se le está empezando a notar un bulto, pero no mucho para que se note que es un embarazo.

He tratado de que le diga a Sean de su situación, pero sigue siendo terca y no quiere decirle nada, últimamente han estado saliendo mucho porque según ellos se están conociendo, a mí me preocupa es lo que pueda decir él con que ella no le diga nada y le esté negando de que él decida si quiere formar parte de la vida de ese lindo bebe que viene en camino. Se sabe que es complicado, pero con un poco de esfuerzo y amor todo se puede ¿O no?

Adriana también está pendiente de que le diga a Caro lo que se dé James, pero la verdad no puedo, ya ha pasado tanto tiempo que si le digo ahora me matara por no haberle dicho desde el principio. Así que ya tengo claro de que de cualquier manera se molestara conmigo y no me querrá hablar y por eso no sé qué podría hacer con respecto a eso.

Quisiera decirle, de verdad que sí, pero no parece tan sencillo todo.

- ¿Será momento de que me digas que es lo que ronda por tu cabeza o tengo que buscar la manera de que me digas? - interrumpe mis pensamientos Caro, estamos en las sillas incomodas a la espera de que llamen a mi querida amiga del alma.

- ¿Siempre tienes que ser tan chismosa? - la miro y de inmediato rueda los ojos.

- Solo me preocupo por ti, pero parece que te molesta así que no te pregunto más nada - me saca la lengua cuál niña infantil.

- Estoy bien, solo esperando a que me cuentes cuando tienes pensado decirle al papá de tu criatura que van a tener un niño - me ignora, su mamá que está a un lado de nosotras simplemente ojeando unas revistas esperando a que llamen a su hija comenta:

- Ustedes dos parecen marido y mujer - niega con la cabeza sin despegar la vista – Si siguen así él bebe se parecerá a Sophia y no a ti o al padre de esa criatura – le dice a Caroline la cual pone cara de horror.

- ¡Que ni lo sueño! – exclama mientras yo comento - ¡Seria Genial! – me lanza una mirada asesina a la cual me encojo de hombros

Después de media hora de espera más por fin llaman a caroline para que entre a consulta. Una vez dentro la doctora mira directamente y comienza y le hace su rutina de preguntas mensuales a la cual caroline responde sin ningún problema.

- Entonces Caroline, coméntame ¿Por qué nunca viene contigo el papá de tu bebe? – pero que doctora tan chismosa, hizo que Caroline se pusiera inquieta en donde se encuentra sentada jugando con las manos en su regazo.

- Disculpe doctora, pero eso no le conviene, además no ha podido venir para aclarar – se adelanta a decir la mama de Caroline antes que la misma y esta le lanza una mirada de agradecimiento.

- Discúlpenme solo era mera curiosidad – la doctora tiene la decencia de parecer apenada – pero ignoremos ese pequeño momento, lo importante aquí es él bebe así que vamos a verlo – se mueve de su asiento y camina hacia el ultrasonido indicándole a Caro que se acerque, una vez listas le coloca el gel y empieza a mover el aparato sobre su vientre, su madre se acerca un poco más emocionada para poder ver a su nieto y yo conservo la calma en donde me encuentro – bueno él bebe está en buenas condiciones, está creciendo como corresponde – comenta mientras ve la pantalla.

- ¿Todavía no se puede saber el sexo? – pregunta Caro.

- No, está muy pequeño para eso, pero dentro de dos meses quizás se deje ver – caro asiente a lo que la doctora le dice.

- Okey, muchas gracias – dice una vez que la doctora termina y le da las indicaciones para poder retirarnos.

Una vez afuera nos despedimos de su mama quedando en que se verían en la tarde cuando llegáramos a la casa porque caro y yo teníamos clases nos retiramos a mi coche y arrancamos a la universidad. En el coche todo era silencio total, cada quien pendiente de sus pensamientos que no nos dimos cuenta en el momento que llegamos a la universidad. Una vez fuera del coche nos despedimos y mientras cerraba el coche para ir a clases una figura se paró delante de mí para impedirme el paso, al ser más alto que yo tuve que levantar la cabeza para ver de quien se trataba, no era nada más y nada menos que James, abrí los ojos lo más grande que me permitían y mire rápidamente a todas partes a ver si caroline lo había visto pero ella no estaba por ninguna parte, me relaje al pensar que ya habría entrado a clases y no se dio cuenta de que James estaba más cerca de ella de lo que pensaba.

- ¿Qué mierda haces aquí? – le pregunte mirando para todos lados - ¿Cómo nos encontraste?

- Respondiendo a cada una de tus preguntas, primero estoy aquí para recuperar a Caroline, no puedo vivir sin ella – dice levantando un dedo de su mano derecha, mano que me provoca romper, así como él le hizo lo mismo al corazón de mi mejor amiga – segundo no es difícil encontrarlas cuando siempre habían dicho que querían estudiar juntas en la misma universidad y que casualmente entraron en la que querían entrar – dijo levantando el segundo dedo.

- Pues te diré algo, no puedes recuperar a Caroline, ella ya está con alguien más – le dije lo primero que se me vino a la cabeza.

- Oh si, algo así me entere también – dice encogiéndose de hombros – escuche que está embarazada de un tipo que conoció en una fiesta.



Valentina

#15135 en Otros
#5293 en Relatos cortos
#23175 en Novela romántica

En el texto hay: secretos, amor, amistad

Editado: 19.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar