Un minuto en mi

Un Minuto en mí

Tina es muy buena hablando, Louis es buena en cálculo, Corny es tan moderna y buena en todo, Bella sabe tantas cosas de belleza y yo... no se.

     Si estuviéramos en un colegio mixto entre ellas yo sería la amiga con la que los chicos mandarían mensajes y regalos. Son las chicas más bonitas de la clase y yo... respiro, creo que eso está bien. No es como que me esté quejando o las odie por eso, no, solo las estoy describiendo ante mis ojos. Hemos sido amigas desde que iniciamos la escuela, siempre es muy agradable salir com ella, aún que en ocasiones suelo mentir para no resultar un estorbo cuando salen con sus novios.

 

-Me van a matar, mi mamá me pidió que le ayude con algunas cosas, discúlpenme con los chicos... 

-Esta bien Vera linda, no te preocupes- Tina tan linda como siempre. 

 

     Por cierto soy Vera Aley, estoy a punto de terminar la preparatoria en un colegio de chicas, vivo con mis padres y mi hermano menor. Me considero una chica tranquila, con pensamientos maduros, por lo que no creo que aún me encuentre en la etapa de la adolescencia y sienta que en ocasiones no encajo con la sociedad que me rodea, pero si, hay momentos en los que no me entienden, pareciera que no importó y eso no es agradable, además no he encontrado algo en lo que sea buena y me sienta satisfecha. 

 

     Suelo ser tímida ante personas desconocidas pero se me hace una falta de respeto no atender cuando alguien solo trata de ser agradable y cortés. Como no iría con el resto caminé para tomar el transporte, me detuve para cruzar cuando un auto que pasaba se detuvo frente a mi y el pasajero de atrás bajó la ventanilla a tres cuartos y una hermosa mujer con piel de porcelana y el cabello rojizo amablemente me dirigió la palabra. 

 

-¿Disculpa, el colegio de señoritas Covet está por aquí?

-Si, precisamente es el que está allí- Señale con la mano.

-Gracias linda, te dejaré esto por si te interesa- Extendiendo la mano para darme un volante. 

 

     Se marcharon y comencé a ver el folleto. Internado Bellz, ¿porqué me daría esto si me vio con uniforme? Como sea, debía costar una fortuna, se veía muy interesante. 

     Llegué a casa y como siempre ayude a mamá a poner la mesa, mi cumpleaños estaba cerca por lo que le pedí a mi madre cocinará camarones fritos para ese día, además ya había pensado en salir y cenar con las chicas, de seguro me la pasaría genial este año. Por la noche mis padres recibieron una llamada del colegio, por lo cual fui obligada a bajar del mundo que tenía y creaba en mi habitación. 

 

-¡¿Que fue lo que hiciste niña?! 

-¿Qué sucede? 

-Hija lo que tu madre quiere decir es que nos llamaron del colegio y quieren que nos presentemos mañana con la directora. 

-No tengo las mejores notas, pero no he reprobado, asisto a todas las clases, soy una alumna decente...

-Entomces veremos de que se trata mañana, por el momento vamos a tranquilizarnos todos...

-Esta bien, pero espero sean buenas noticias Vera...

-Yo también las espero mamá... 

 

     En el colegio les comenté a las chicas que fuéramos a celebrar mi cumpleaños el miércoles por la tarde, todas animadas me confirmaron que llegarían. Volví a casa y mis padres me esperaban con lo que la directora les  había dicho. 

 

-¡¿Que?! ¡¿Yo?! ¿Una beca?...

-Quieren que termines la preparatoria allá y hagas la universidad.

-¿Cual es el nombre de la escuela?

-Bellz...

¿Que?, es el mismo del folleto que me dio esa mujer. -No voy a dejar a mis amigas, a ustedes...-

-Piensalo tienes estos días para darle una respuesta o buscaran a alguien interesada.

 

     Corrí a contárselo a las chicas, no iba a dejarlas, además la universidad, nadie estaba pensando en ella aún.

 

-Woow... una beca, esta muy bien- Comento Corny.

-Tienes que ir linda...

-Pero serían mis últimos días, además la universidad... ¿quién está pensando en ella?...

-Nosotras ya planeamos ir al campus de la ciudad.

-¿Que...? 

-Si, ya fuimos aceptadas- Confirmo Louis 

-Aaah... voy a pensarlo un poco más, nos vemos mañana chicas. 

 

     Cada uno de nosotros crea ideas de las personas más cercanas que nos acompañan y compartimos momentos en común, pero no todas ellas pueden merecer el lugar que les damos, no todas pueden merecer tanto de alguien. Fue triste el hecho de no tomarme en cuanta, pero no tenía por qué estar mal, mi cumpleaños venía y seria mi día especial. 

     Ya miércoles, papá me felicitó muy temprano  aantes de irse al trabajo, llegué al colegio y mis amigas me desearon feliz cumpleaños, al momento del desayuno la directora me mando a llamar. 



Paho K

Editado: 21.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar