Un mundo extraño: relatos cortos

La muerte usaba lápiz labial

 

Frank Aratore caminaba en Sunset Boulevard de los Ángeles California, con una botella de whisky en su mano, tomando un trago cada 20 segundos, llevaba puesto sus botas de piel de cocodrilo, unos Jeans azules ajustados y una chaqueta de cuero color café, su ceja derecha sangraba como un viejo auto tirando aceite, en toda su mejilla escurría sangre.

 

(Dos horas antes)

 

Frank Aratore se encontraba en su departamento, tenía sexo con una puta barata que había encontrado en el "bar de Paul" era un sucio policía, había crecido en prisión hasta los 6 años de edad, su madre fue una asaltadora de bancos, la sentenciaron a 50 años por matar a un vago con el que vivía en la avenida Queens, en la cárcel parió a Frank, un programa de protección a menores lo saco de la cárcel y lo llevo con una familia adoptiva, pero al cumplir la mayoría de edad, se escapó, él vivía en un departamento que parecía un asqueroso nido de ratas, a pesar de la vida que llevaba, era un gran policía, el mejor en el área de narcóticos, era un tipo rudo que no confiaba en nadie, ni en su propia sombra, había estado mucho tiempo tras el capo de la mafia italiana Tonino Taffuri, después de tanto perseguirlo lo mando a prisión a cumplir una sentencia de cadena perpetua, aquella noche celebraba su aumento de sueldo con la puta en la cama, follaba con gran estilo,  cuando de pronto la puerta de su departamento fue echada abajo a patadas por tres tipos, eran tres mafiosos enviados por Taffuri desde la cárcel. Con una automática abrieron fuego, Frank rodo de la cama con gran rapidez al suelo, luego se metió de bajo, las balas atravesaron a la puta.

Debajo de la cama Frank se subía los pantalones que tenía debajo de las rodillas, de su bota saco un pequeño revolver y disparo sobre los pies de uno de los sujetos. El tipo cayó, una vez en el suelo, Frank lo atravesó con una bala en el ojo, a su revolver solo le quedaban dos balas, los otros dos tipos recargaban sus armas, Frank aprovecho para salir, tomo su cenicero que estaba al lado de su cama, junto a la lámpara de noche, estrelló el cenicero en la cara del segundo sujeto, le quito el arma, y le metió dos balas en el estómago, dos tipos menos, quedaba solo uno, pero el tercer tipo con mucha agilidad y rapidez le propino un fuerte golpe a Frank en el rostro con el mango de su pistola, la cual no alcanzo a recargar, reventando así la ceja de Frank, por lo atolondrado del golpe Frank soltó el arma, pero soportando el dolor respondió con un fuerte puñetazo, a su vez, el mafioso saco una navaja e intento liquidar a Frank, pero éste era más astuto que él, le dio una fuerte patada en los testículos y una vez que el tipo cayó al suelo, le quitó la navaja y lo apuñaló siete veces. Después miro alrededor de la habitación, la puta estaba muerta, los tres tipos liquidados, ¿pero cómo los matones de Taffuri lo habían encontrado, como esos tres Sujetos habían dado con él? Se preguntaba Frank, si el jefe mafioso se pudría en la cárcel y éste jamás supo donde vivía, Frank tomo su chaqueta, se la puso, saco unas cuantas balas de la bolsa interior y recargo su revólver, después  salió del lugar.

Frank Aratore caminaba por el Sunset Boulevard, con una botella de whisky, seguía pensando como Taffuri descubrió donde vivía. Frank llego al departamento de su novia Michelle, la ex amante de Taffuri, era una hermosa bailarina en un famoso strip clubs de los Ángeles, catalogada por muchos como la mejor stripper del lugar, Michelle se había enamorado perdidamente de Frank cuando él fue a buscarla al strip clubs para hacerle unas preguntas sobre Taffuri, así que ella le ayudo a encontrar la suficiente evidencia para encerrarlo. Tuvieron sexo varias veces en el departamento de Frank mientras en la suprema corte de los Ángeles se llevaba el juicio del caso Taffuri, después de que el capo fue llevado a prisión ella le dio una copia de llaves a Frank de su departamento, y así fue como empezaron una relación más formal, si se le puede decir así, porque aunque Michelle decía amar a Frank, era una relación más sexual y apasionada, que amorosa. Frank pensaba que Michelle le ayudo atrapar a Taffuri, cuando ésta sospechaba que el Capo de la mafia mantenía una relación con una modelo, pero cuando se enteró de que Taffuri jamás la engaño, se mostraba arrepentida, claro, eran solo especulaciones, Michelle decía amarlo con locura. Frank abrió el departamento de su novia con su copia de llaves, en la sala tomo una blusa de Michelle y se secó la sangre de la ceja, tomo un gran trago de whisky y roció un poco en su herida, después entro hasta el cuarto de baño donde se encontraba Michelle depilándose las piernas y dándose un buen baño de burbujas.

— ¡Frank! Amor mío, viniste. Te he extrañado mucho ¿Dónde te habías metido?

— Hola nena.

Frank se inclinó y la beso en los labios, después la tomo del cabello, le dio una fuerte bofetada y la zambulló en la bañera unos minutos, luego la dejo salir, Michelle tomo una bocanada de aire, Frank le dio otra bofetada.



Luis Ángel Cobos

Editado: 25.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar