Una Gira Para el Amor

Distintas mentes, distintos mundos

Olivia sumía y mordía sus labios manteniendo la mirada en los puños de su suéter quitando las pelusas de éste, era una escena completamente normal o así sería si una rizada no la estuviera mirando con el ceño fruncido y con esa mirada que la hacía parecer una bomba de tiempo lista para devastar lo primero que se le cruzara en el camino, sabía por qué era, sabía que de alguna forma merecía aquella mirada pero es que simplemente su mente se ponía en blanco cada que veía a un chico que realmente le gustará, eso sucedía siempre que se daba cuenta de esos confusos sentimientos.

—¿Qué se supone qué debía decir?

Pregunto finalmente púes entre más tardara en hacer aquella pregunta su amiga se enfadaría más y honestamente no podía entender como hacía eso, ella solía olvidar cuándo se enojaba con alguien por emociones momentáneas y el hecho de que la de rizos permaneciera enojada por tanto tiempo a veces la asustaba, pero en esos momentos no, estaba más inmersa pensando todo lo que le habría podido decir, pero igualmente nada parecía correcto.

Para su buena suerte o, a qué parecía que siempre decía algo inocente por su inconsciencia Alicia empezó a reír y negar con la cabeza y así sólo por ello Olivia sonrió con suavidad volviendo la vista a sus piernas, el transporte público podía bien ser demasiado lento e insatisfactorio pero eso jugaba a su favor para poder hablar con la más baja y por ello agradecía su lentitud, exceptuando cada que salía de su casa sólo cinco minutos más tarde, entonces lo odiaba porque sabía que llegaría una hora más tarde de lo que debería.

—No lo sé Olivia, puedes no sé preguntarle en que área iba a trabajar, preguntarle porque saludaba así...

—Lo último sería estúpido, cualquiera sabe que es una referencia a Stark Trek... Bueno cualquiera que sea digno de auto denominarse ñoño o friki.

Lo último lo corrigió tras ver la expresión que le decía claramente que no tenía ni la menor idea de que significaba esa seña, eran tan diferentes en muchos sentidos tanto así que había momentos en conversaciones en una no entendía la emoción de otra por algo, pero así era su amistad y funcionaba, de igual forma podía ser el arte, te encontrarías con personas similares, con polos opuestos a ti y sobre el escenario... sobre el escenario cualquier cosa podía pasar.

—¿Y sí me explicas lo que significa en lugar de encerrarte en tu mente?

—Es un saludo, lo utilizan en general los fanáticos de Star Trek, es una película de ciencia ficción, naciones espaciales y esas cosas.

—Oh entiendo, igual a Star Wars ¿cierto?

Y la que ahora fruncía el ceño era Olivia negando con la cabeza severamente, no podía creerse que en serio hiciera esa comparación a tal grado, entendía que las dos películas se ubicaban en el espacio exterior y manejaban la convivencia de los extraterrestres con la raza humana, pero de ahí en fuera nada.

—No son iguales, ni son lo mismo ¿sabes? Tratan puntos completamente diferente y muestran la idea de otras civilizaciones de otra forma, al igual que como se relacionan con los seres humanos... Deja de reírte Alicia.

—Lo siento, es que en serio luces tan seria con todos esos temas y emocionada, ¿lo ves? Podías sacar uno de esos temas con él.

Tenía razón, por supuesto que la tenía pero no podía hacerlo y no entendía porque le pasaba todo eso, era normal a sus quince años era aceptable pero habían pasado ya cuatro años y seguía exactamente igual, asintió con suavidad antes de suspirar con pesadez como por cuarta vez desde que vio al chico de ojos café oscuro.

—Debería poder hacerlo, pero siempre me quedo helada es como si mi cerebro dejará de funcionar justo cuando veo a alguien que me gusta o que se me hace interesante y sí digo algo es demasiado estúpido... Necesito morir.

—Necesitas dejar de ser tan dramática, respira por favor...

—Tú debes respirar cuándo alguien no se viste correctamente, por tu obsesión con la moda y conjuntos perfectos ya no me puedo poner lo primero que veo en mi armario sin que entres en algún tipo de ataque que le destroza a cualquiera los oídos y tu imagen de niña retacada.

No pasaron más de dos segundos intercambiando una mirada seria antes de comenzar a reír con fuerza deteniendo su paso mientras que Alicia prefería cubrirse el estomago y la nariz inclinada hacia atrás, Olivia se inclinaba al frente cubriendo su rostro con ambas manos. Después de algunos minutos callando y volviendo a reír sin parar dejaron de hacerlo, más por un dolor en el estomago junto a una evidente falta de aire más que porque aquello les dejará de dar gracia.

—Olivia en serio, tienes que hablarle, se nota que te encanta además de que viven en el mismo mundo, puedes comenzar por saludarlo y preguntarle que hace él y me refiero al proyecto no a su vida diaria.

Había sumido sus labios y apretado los puños a sus costados, no sabía cómo hacer eso en la vida real, en su imaginación era muy sencillo a decir verdad y las cosas terminaban de una forma más que positiva, pero el mundo no era igual a su imaginación así que tuvo que sacudir la cabeza un par de veces antes de frotarse los ojos con cierta desesperación.



De Tenebris Cordis

#23445 en Novela romántica
#8740 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, arte, primerasexperiecias

Editado: 21.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar