Vuelve a mí

Capítulo 3.

Asustada...temerosa.. Aún no salgo de mi sorpresa. Me encuentro ensimismada con la mirada fija en un punto en el piso de la habitación del hospital.

En éstos momentos ya no tengo el valor de recabar en mi pasado,ya que,por ello estoy en la situación en el que estoy ahora.

_Deja de culparte nena...¡él estaba loco! Se exalta Louis.

_Yo....yo no lo recuerdo así.  Respondo consternada.

Ambos nos mantenemos en silencio,tratando de encajar las piezas de éste enredado rompecabezas.

_Él me salvó la vida,lo poco que recuerdo del suceso me da a entender que en verdad le importaba... Susurro .

_Pero él te metió en esto!!!!Un loco que nisiquiera te conocía,nadie sabe nada de su pasado ni cómo dio contigo. Todo se destruyó con la explosión. Inquiere enojado.

_Él no hizo nada...su padre busca vengaza y.. (bajo la mirada)le tengo que dar la razón. 

_¿Qué?¡Te volviste loca! Te quiere matar!!! Se levanta abruptamente. 

_¡Por mi culpa murió su hijo! Respondo de la misma manera.

_No lo puedo creer...defiendes al hombre que te secuestró y mantuvo en cautiverio por meses....sin ningún motivo. Se voltea a enfrentarme.

_Yo...

_Tu nada...aquí el único culpable es él y fin de la discusión. Sentencia.

No respondo nada más,tampoco es que pueda hacerlo,nadie sabe nada de lo que ocurrió durante el tiempo que estuve con él..nadie más que yo.

En ese momento entra la chica de hace unas horas junto con la señora.

_Hola cuñada....  Habla alegre.

Volteo hacia Louis buscando una explicación pero éste sólo mueve el hombro restandole importancia. 

_Hola... Respondo dudosa.

_Ya que no nos recuerdas...me voy a presentar,yo soy Luana la hermana menor de tu hombre.

Casi me atraganto con mi propia saliva al escuchar tal declaración. Veo cómo la señora se cubre la boca escondiendo una sonrisa mientras le da un pequeño golpe.

_Ouch (Se queja) Ah..y ella es nuestra nana..creo que ya se conocen(Se queda callada por un momento)oh cierto...tu no lo sabes. ¡¡Bueno!!ya sabes a qué me refiero.

Se acerca con una bolsa en la mano seguida de su nana que también trae uno.

_Niña...espero que estés bien,te trajimos algo de comer.Nic me dijo que te gustan los dulces.

Mi corazón da un brinco de felicidad y mis ojos se iluminan,el motivo no queda claro. No sé si es por el hecho de que él me conoce tan bien y se preocupa por mí o...porque simplemente tenía hambre.

Reprimo una risa por lo incoherente que son mis pensamientos. 

Así transcurren las horas,entre risas y anécdotas por parte de Luana y Luis...tal parece que se llevan demasiado bien.Ya entrada la noche ambas mujeres se despiden y yo me quedo con mi amigo.

_No te preocupes...ve y cambiate. Insisto una vez más. 

Hace varios minutos que le estoy tratando de convencer para que se vaya a dar una ducha almenos...pero es tan terco...

_Voy a ver quién puede quedarse contigo y...

_Yo me quedo con ella. Inquiere esa voz varonil entrando en la habitación. 

Trago grueso,antes de poder siquiera negarme..mi buen amigo se levanta y adelanta a cualquier comentario mío. 

_¡Genial! Volveré lo más pronto posible. Inquiere saliendo.

_Tardate todo lo que quieras. Responde Nicholas manteniendo sus ojos sobre mí. 

Desvío la mirada tratando de no ser tan evidente en lo  nerviosa que me pone tan sólo con su presencia. Se acerca a mí para posicionarse a mi lado,trato de alejarme un poco pero su agarre me lo impide.

_No te alejes(Pide triste)Ya no lo hagas por favor.

El silencio se apodera del ambiente,ambos nos mantenemos con la vista puesta sobre el otro. Es una sensación de...cómo explicarlo..de calidez que emana de nuestros cuerpos,el estar cerca de él provoca en mí una sensación de tranquilidad y a la vez de peligro.

Ya que los recuerdos me impiden hacer un movimiento entre acercarme o alejarme de él,decido mantenerme al marge. 

_Pasé los peores momentos de toda mi vida...al verte en aquella situación,aumentó mis deseos de protegerte.  Rompe el silencio depositando un casto beso en mi mano.

_Yo....lo siento. Respondo insegura.

Una pequeña sonrisa se asoma en su rostro logrando desarmarme por completo.¡Vaya!

Aunque aún tiene algunos golpes visibles en su rostro y cuerpo,no le resta en lo absoluto a su presencia tan perfecta.

_No me mires así...que no prometo ser responsable de mis actos. Amenaza con un brillo intenso en sus ojos.

Inconsientemente mi vista viaja a sus labios y ese fue el detonante para su reacción. 

_¡Demonios!Al carajo todo. Dice terminando con la distancia que había entre los dos. Me acerca a él con una mano en mi cuello y otro en la espalda,nuestros alientos se mezclan entre sí,la suavidad de sus labios y la intensidad del beso logra sacarme un pequeño gemido. Mis manos cobran vida propia y se permiten acariciar su cabello,enredandose y tirando levemente  de ellos.

Escucho como gruñe y me acerca aún más a su cuerpo,si eso es posible. Recorro su rostro con mi mano libre,trazando un camino directo a sus fuertes brazos. El beso se vuelve cada vez más demandante y necesitado,tanto que una de sus manos empieza a recorrer mi espalda baja formando líneas repetitivas,de pronto abandona mi boca y se aleja sólo lo suficiente para tomar aire uniendo nuestras frentes. 

_No te imaginas lo mucho que te necesité. Habla con la respiración entrecortada acariciando mi rostro con su pulgar.

_Oh.. Logro decir en un suspiro.

Levanta la mirada hacia mí. 

_No sabes lo mucho que extrañé esto. Inquiere para luego apoderarse nuevamente de mis labios y fundirnos en un beso con total frenesí,necesitando más el uno del otro.

Pero de repente la puerta se abre y por ella aparece una enfermera que automáticamente se ruboriza al encontrarnos en esa situación. Escucho cómo Nicholas maldice por lo bajo pero se hace a un lado para facilitarle su trabajo.



Carolina Espinola

#143 en Thriller
#58 en Suspenso
#498 en Otros
#158 en Humor

En el texto hay: amor y venganza, celos drama amor

Editado: 29.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar