Vuelve a mí

Capítulo 26

Desconocido. 

La mirada desde éste ventanal siempre me ha dado tanta tranquilidad..me transporta a esa época en la que mi hijo era un niño inocente y feliz.

_Señor...  

Entra en mi despacho sacándome de mis pensamientos. 

_Dime

_Ya está aquí. 

¡Maravilloso!

_Perfecto,haganla pasar.

Asiente y sale del lugar. Un minuto después ya tengo a la mujer frente a mí. 

_¿Tú? Pregunta sorprendida.

_Tanto tiempo sin verte mi querida Carol

_¿Qué quieres de mí?¿No te fue suficiente con matar a mi esposo? 

Suelto una gran carcajada al escuchar sus palabras. Ésta mujer realmente no tiene límites. 

_¿Me vas a decir que lo amabas? Pregunto divertido. 

_Por supuesto...no me hubiera casado con él si no..

Me acerco a ella de manera intimidante.

_Entonces...¿porqué me seguías buscando incluso después?

_¡Qué!Eras tú quien me perseguía siempre.

_Oh claro...también recuerdo las muchas veces que te negabas.

Esquiva la mirada,por supuesto,sabe que no estoy mintiendo.

_Eso ya está en el pasado. Dice finalmente. 

_Eso es más que obvio querida...ahora...ya has perdido tus encantos.

_¡Cómo te atreves! Grita tratando de abofetearme.

La agarro de la muñeca fuertemente. 

_Ni se te ocurra...recuerda en manos de quién estás ahora. Inquiero con una sonrisa soltandola bruscamente. 

_¿Q-que quieres de mi? Pregunta al borde del llanto.

_Tenemos mucho tiempo...sientate.

Hace lo que le digo...me dirijo al sofá situándome frente a ella.

_Primero dime....como has estado viviendo. Hablo 

_Mal...mi vida desde la muerte de mi marido ha sido un caos,vivo en la pobreza y..

_¿Tu hija está bien? Corto con su aburrido discurso de madre abnegada. Me mira sorprendida pero rápidamente se recompone.

_No,ella....ella ha tenido que pasar por mucho..trabajando en muchos lugares,ni siquiera ha podido estudiar una carrera.  Dice fingiendo dolor.

Decir que quedé atónito es poco.

¿Cómo es posible que su propia madre....?

Por todos los cielos..

Me levanto realmente asqueado.

Y sé que mi reacción es hipócrita pero...hacerle ésto a un hijo? Ni Satanás se hubiera atrevido a tanto.

Volteo a verla nuevamente,buscando que haya sido una broma o algo,pero no....ella se mantiene igual.

¡Vaya.....! Pobre muchacha.

_Oh...entiendo (Le sigo la corriente)entonces....no tendrás problema en que la ayude ¿cierto?

Se mantiene callada por un rato,sopesando mis palabras.

_¿Qué quieres decir exactamente?

Bien...hora de actuar.

_Pasa que me he sentido realmente culpable desde aquel suceso y...sólo quiero pagar de alguna u otra forma todo el mal que le he hecho pasar a tu hija.  Digo fingiendo tristeza. 

_¿Y yo qué? También he sufrido.  Dice sin vergüenza alguna.

La miro boquiabierto,trato de mantener la actuación creíble,así que sólo sonrió y decido decirle algunas cosas que descubrí. 

_Pero si me enteré que...has estado felizmente acompañada de un hombre,incluso supe que abandonaste cosas muy valiosas para ti...por él.   Inquiero esperando que capte el doble filo de mis palabras.

_No he perdido nada valioso...él sólo ha sido un pasatiempo.

¡JA!

Que mujer tan lamentable.

_Eso no es lo que me interesa,dime...¿dónde está tu hija?

_Yo...ella...

_Sí,tu hija...dime dónde está,necesito ponerme en contacto con ella.

_Ella...ella huyó junto con un hombre. Miente de la forma más vulgar. 

Ya no resisto más...sonrío con sorna y la encaro.

_¿Eso es verdad?

_Sí.  Afirma. 

_Bueno....eso lo veremos,ya que...la he encontrado y vendrá pronto aquí. 

Me mira entre sorprendida y asustada,quiero pensar que está feliz por la noticia.

_Q-que...eso...eso es imposible..  Susurra con la mirada fija en mí. 

_¿Porqué lo sería? 

_No...no...ella no...  Empieza a negar repetidas veces;caminando en círculos. 

_Realmente me sorprendes (Digo sirviéndome una trago) sabía que eras una mujer fría y calculadora pero...¿abandonar a tu propia hija?

_¡YO NO LA ABANDONÉ!  Grita.

_¿Entonces?

No responde,se queda con la mirada fija en la nada...sí,conozco esa reacción. Arrepentimiento, tristeza..dolor.... Ya he pasado por ello infinidad de veces,pero el orgullo y la ambición no me han dejado redimirme como persona.

_Te diré que... (Sigo con mi monólogo) la he estado observando y....realmente me sorprende lo fuerte que es...a pesar de no tenerte a su lado,se supone que las madres son la fortaleza de los hijos.

Bueno....eso es algo que constantemente me decía mi hijo. Tal vez ahora entiendo lo que quería decirme en ese entonces. En la vida de esa muchacha...la situación era diferente en cuanto a los roles,pero similar en cuánto a la pérdida. Ella recibió el amor de su padre y el desprecio de su madre...en el caso de mi hijo....fue lo contrario.

Mis palabras la hacen entrar en razón,empieza a llorar desconsoladamente. Pero ambos sabemos que las lágrimas de arrepentimiento no le van a devolver el amor de su hija.

_E-ella...¿está bien? Pregunta entre el llanto.

¡JA!  Ahora le importa.

_Supongo que sí....está bajo el resguardo de Di Rizzo..eso la hace prácticamente intocable. 

_¿Di Rizzo?

_El dueño de casi toda Italia....

Abre los ojos de sobremanera,esa no se la esperaba.

_Oh...

_Al parecer a la pequeña hija de Javier ,le va mejor sin su madre.  Añado 

_Eso....eso está bien por mí. Dice 

_Pero no para mí. 

_¿Qué quieres decir?

_Yo no puedo dejar que viva feliz...mientras yo le lloro a un hijo muerto.

_¿Eso qué tiene que ver con ella?

_TODO....esa chiquilla es la culpable.  Inquiero,aún sabiendo que no es verdad. 

_No...ella no es capaz ni de matar una mosca.  

_¿Ahora la defiendes?¿Después de cuántos años de abandono?(Baja la mirada) Eso pensé. 



Carolina Espinola

#174 en Thriller
#63 en Suspenso
#609 en Otros
#184 en Humor

En el texto hay: amor y venganza, celos drama amor

Editado: 29.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar