Wolfsbane

Desmayada

 Forcejeo para poder ayudarlo, pero Noah me sostiene entre sus brazos evitando que muera, mi padre se levanta y le arrebata la pistola a Jacob y le dispara en el hombro a Hunter. El de inmediato cubre su herida con su mano ahora pintada de sangre los voltea a ver con una mirada llena de ira y rencor luego me mira a mí, su penetrante mirada me produce un escalofrío y Noah al darse cuenta me estruja en sus brazos. A la velocidad de la luz Hunter se acerca peina mi cabello detrás de la oreja y susurra a mi oído.

—Volveré — otro escalofrío recorre mi espalda y el desaparece de nuestra vista.

Ethan comienza a despertarse y Jacob y mi padre lo ayudan a levantarse, el al recuperar el conocimiento se acerca a mí y me levanta para envolverme en sus brazos formando un abrazo, sus cálidos brazos en mi cintura que me hacen sentir protegida más su embriagador aroma que olería toda mi vida.

Sin darme cuenta me estaba durmiendo sobre su hombro.

—¿Alex? — mis piernas perdieron su fuerza y él tuvo que sostenerme.

—¿Qué te pasa?

—Es el wolfsbane en su sistema, debemos llevarla a casa antes de que llegue a su corazón.

—Tengo sueño.

—No princesa no cierres los ojos — el sueño me invade y parece insoportable mantener los ojos abiertos, siento que sus brazos abandonan mi cintura y me cargan, tengo mis ojos cerrados, pero por alguna razón sé que me lleva hacia el auto.

—¿Qué le pasa a mi hermana? — oigo la voz de Tracy preocupada por mi estado.

—Es el wolfsbane — el ruido de unas llaves siendo agitadas produce una punzada en mi cerebro. 

—tú conduces yo estaré cuidando de Alex — le ordena Jacob a quien creo que es mi hermana.

Logró entreabrir mis ojos y veo a mi hermana con las llaves en la mano bufando frustrada.

—Tracy — mi apenas audible llamada fue más que suficiente para atraer su atención, ella se acerca a mi emocionada de verme con los ojos abiertos, le doy una sonrisa intentando que no sea vea muy forzada y sincera dándole a entender que siempre hay esperanza, ella me devuelve la sonrisa solo que fue mucho más sincera.

—Debemos apresurarnos — la desesperación en la voz de Ethan me estruja el corazón, odio que él siempre tenga en preocuparse de mí.

—Tienes razón — mi hermana limpia rápido la lágrima que se le escapó y justo antes de poder llegar abrir la puerta del conductor cayó al suelo desmayada.

 

JACOB

Recostamos a Tracy junto a Alex quien mantiene sus ojos abiertos a duras penas por la preocupación hacia su hermana.

—Tu conduces — Megan tiende las llaves que le había entregado Tracy.

—No yo iré con ellas.

—No discutas conmigo, ellas son mis mejores amigas y no dejare que algo malo les pase así que conduce el maldito auto — sin poder oponerse tomó las llaves y subo al auto de piloto del nuevo auto que nos regaló Hunter y arranco directo a la mansión de los Murphy.

(...)

Ya media hora y aunque Tracy no ha despertado tampoco ha empeorado, aunque Alex está comenzando a sudar helado y sus labios se tornan morados.

—Tómale la temperatura — Megan me obedece y toca la frente de su amiga.

—¿Y?

—Tiene fiebre — maldije por lo bajo.

—Megan busca algo para bajarle la fiebre — puedo oír como ella hurga entre las cosas en la parte trasera del auto.

—Encontré un bote de agua y una camiseta negra.

—Bien úsalo para disminuir su fiebre — de inmediato ella entendió y doblo la camiseta en forma de rectángulo lo y luego la humedece con el agua para luego colocarla sobre la frente de Alex.

 



Fadua Castro

#554 en Fantasía
#407 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: hombreslobo, romance, accion

Editado: 27.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar