Wolfsbane

Poder De Herirme

Melanie detuvo el auto con sus manos y lo tiró a un lado para luego volverme a ver y gruñir de enojo. Ella tenía la intención de acercarse a mí, pero Megan y Tracy interpusieron en su camino.

Ethan aparece enfrente mío con las manos levantadas mostrándome que no quiere hacerme daño.

Esta vez no me detendrás Ethan.

Trato de apartarlo del camino, pero no tiene ninguna intención de hacerlo.

—Apártate Ethan — demandó lo más tranquila que puedo en estos momentos.

—No hagas esto — súplica.

—Mírame — intento volver ir hacia donde Melanie quien está muy ocupada discutiendo con mi "hermana" y mejor amiga.

—Alex sé que estás enojada y herida, pero enserio necesito que resolvamos las cosas.

Tome agallas y lo mire, esos ojos con el poder de hipnotizarme cuando quieran. Apartó la mirada al notar que lo quede viendo por un largo momento, mi color de ojos había vuelto a la normalidad y no por mi voluntad. Lo volteo a ver y el sigue mirándome con un brillo en los ojos, su cabello castaño brilla por la luz del atardecer.

—Ethan yo-

El sonido de una mano estrellándose contra la piel me interrumpe, veo a Melanie con el rostro volteado y a Megan viéndola con odio, casi de inmediato ella le regreso la cachetada.

—No te metas dónde no te incumbe... esto es entre tu amiga y yo.

—Si te metes con mi amiga te metes conmigo — Melanie tenía intenciones de volver a lastimarla pero antes de que llegara a lastimarla, me puse enfrente de ella y detuve su puño con mi mano. Volví a sentir el cambio de mis ojos y la ira volvía.

—Tu misma lo dijiste es entre tu y yo — ella me sonrió con irritación.

—Asique no los metas en esto.

—No hay problema — sus labios se formaron en una sínica sonrisa par después empujarme y lograr provocarme más de lo que ya estaba.

Le regale una sonrisa burlona antes de lanzarme hacia ella. La tome del pelo y le di un rodillazo en el estómago dejándola sin aire, aprovechando el momento de debilidad le doy una patada en la cara provocando que se derrumbe al suelo, con la nariz sangrando me miró con ira, pero miedo se reflejaba en sus ojos.

—¡Alex para! — escuche el grito ahogado de Ethan a lo lejos, pero me obligue a mi mente y oídos hacerse sordos para concentrarme en golpear a Melanie. Ella viajó su mirada hacia Ethan y luego la volvió hacia a mí con una sonrisa dibujada en los labios que de inmediato borre con mi puño.

Ella escupió la sangre de su boca y me sonrió con los dientes rojizos mientras se levantaba, intente volver a golpearla pero detuvo mi golpe antes que lograr hacerlo.

—¿Qué pasa Alex, que fue lo que Ethan hizo para que lo ignores asi?

Ella comenzaba a acercarse yo retrocedía.

—¿Acaso te cambio por otra como lo hizo conmigo? — sentí la picazón en los ojos advirtiéndome que las lágrimas se asoman.

—Dime... ¿Dime qué fue lo que causó ese dolor en tus ojos?

No me había percatado, pero me encontraba llorando enfrente de ella mientras los demás observaban.

Lo extraño, extraño ese sentimiento de soportar cualquier tipo de burla contra mí. Antes podía dejarlos pasar, incluso burlarme, pero ahora tiene mucho efecto en mí. Tracy y Ethan eran de mucha ayuda, pero ahora son más bien una debilidad, una que tiene demasiado poder de herirme.

 

 



Fadua Castro

#493 en Fantasía
#364 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: hombreslobo, romance, accion

Editado: 27.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar