Yo Sin Ti... ©

Capitulo 12

Una nueva semana comienza, con ello los nervios de nuevo. En el transcurso de la misma sabré si aprobé los parciales o tendré que dar el examen final, haciendo que cada segundo que pasa sea peor que al anterior. Cuando uno tiene confianza al rendir y al saber que has hecho bien las cosas, la calificación va a ser buena. Pero al ser los más importantes, que tu futuro depende de ello, es el calvario en la que piensas que nunca saldrás.

Al rendir todas las materias, solo tenemos que ir al campus a informarnos de las calificaciones. Los profesores se han puesto de acuerdo en reunir a los estudiantes que terminaran su carrera para explicar en que consistía el examen final a los que no pasaran. Pensar en rendir otra vez después de estudiar tanto me baja el ánimo, el saber que no vas a aprobar será estresante.

William se comprometió a llevarme hasta allí, esperarme el tiempo que sea necesario. Hacía que la espera de mis resultados sea más llevadera con sus bromas, contándome su vida de basquetbolista, como es su relación con el equipo o besándome haciendo que la tensión en mi cuerpo se aliviara.

Hoy sabría dos de los seis parciales que rendí, lo que me tiene con los pelos de puntas. Recién ahora entiendo el significado de esa frase.

Ya dentro del aula asignada para la gran reunión, se puede sentir la tensión alrededor nuestro, cada uno sumergidos en sus pensamientos a la espera del profesor con los resultados. No me había dado cuenta que a mi lado izquierdo se encuentra Nick. Hemos cursado las mismas materias desde el primer año.

Me está mirando, mordiéndose la uña de su pulgar de la mano derecha sonriéndome. Le respondo de la misma manera y miramos hacia el frente. Yo trato de mantener mi mente fuera de este tema, temiendo a la reacción que pueda tener, tanto física como mentalmente.

Mi mente está con William, en el tiempo que hemos pasado. Solo oír su nombre o verlo delante de mí, se me eriza la piel y mi corazón reacciona de una forma inexplicable. Solo él hace que todo dentro de mí reaccione de esta manera... ¿Será así que uno cae en las redes del amor? No es la primera vez que me pasa, ni con la misma persona pero, ¿Es bueno o es malo? Estas sensaciones son que los adolescentes suelen sentir, junto a las alborotadoras hormonas y todo eso... Lo cual me tiene como loca.

Vuelvo en sí cuando el corazón empieza a latir en mi garganta, literalmente, y eso repercute en todo mi cuerpo.

Mi vista va hacia la puerta, haciendo que la misma se abra y haga presencia el profesor con su portafolio. Sus lentes se ubican debajo del puente de su recta nariz, su rostro tenso y sus nervios a flor de piel. Nosotros no somos los únicos nerviosos...

- Buenos días estudiantes, disculpen la demora.- dice el profesor dirigiéndose al escritorio.

Una vez que deja su maletín, saca los exámenes de la misma, haciendo que todos suspiremos y nos reímos. Nadie puede hablar, el silencio es más que incómodo que solo se escucha las respiraciones, todos ansiosos por los resultados.

- Felicitaciones... Todos han pasado este examen.- se ríe al ver nuestros rostros- Traten de respirar, no quiero que se me desmayen aquí. No tengo edad para cargarlos en mis brazos y llevarlos a enfermería.- sonrío más tranquila.

La tensión ha desaparecido del lugar, haciendo que el clima sea mucho más relajado. El profesor pasa por los bancos anunciando el resultado a cada estudiante. Cuando llega hasta mí, me mira con una sonrisa.

- Felicitaciones, señorita Davis. Ha sido el mejor promedio de esta clase.- dice mi resultado, estrechando su mano felicitándome, de fondo los aplausos y las felicitaciones de mis compañeros. Sonrío ante la noticia... ¡No lo puedo creer!

- Muchas gracias...- es lo único que sale de mis labios ante la emoción.

Una vez dicho los resultados de los estudiantes faltantes, se para a un lado del escritorio. Puedo notar emoción en su rostro.

- ¡Felicidades a todos ustedes! Y mucha suerte con los demás exámenes.- se cruza de brazos- Nos veremos en el acto de finalización.- dicho eso, salimos todos con una sonrisa, es uno menos pero la presión es cada vez más fuerte.

La mayoría de los estudiantes nos encaminábamos hacia la misma aula, ya que estamos en la misma carrera. Un brazo muy familiar se acomoda en mis hombros, sé que con David no nos cruzamos hoy. Miro al propietario del mismo; es Nick con su alegría de aprobar el primer examen. Nuestra amistad con Nick empezó en el primer año de carrera, estudiamos lo mismo desde el primer día y me entretenía con sus cuentos de su vida nocturna.

- Melissa, ¿Cómo estás?- deja un beso en mi mejilla y le sonrío en respuesta.

-Estoy contenta, Nick... No siempre pasa que eres el mejor promedio.- paso mi brazo por su cintura.

Sus 1,78 metros no son tan intimidantes, es más bajo que William... Y ahí está él en mi mente. Creo que esto se convertirá en una obsesión, o algo mucho peor. Por un lado es mejor para no taladrarme el cerebro, pero por otro prefiero no pensar en nada y mantener la mente en blanco.

- ¿Se puede saber donde viajó esa mente?- pregunta Nick pasando su mano libre delante de mi rostro.

- Yo...- ¿Que le digo? ¡Piensa, piensa!- Pensando en que todavía no puedo creer que obtuviera la mejor calificación.- debiste pensar en algo mejor dice mi subconsciente.



mdelmeza

#4129 en Novela romántica
#983 en Chick lit

Editado: 09.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar