Yukina y las criaturas magicas

OSCURIDAD EN EL CORAZON

La travesía para llegar a Orión no era nada sencillo ya que este lugar no se mantenía en un lugar solía aparecer y desplazarse por todo el océano, ser visible para aquellos que fuera dignos y que estuvieran dispuestos a enfrentar la oscuridad y la frialdad del corazón. A aquellos que fueran fuertes para derrotar esos demonios eran invitados a entrar a las puertas de Orión, y solo en esos momentos se haría visible aquellas puertas, pero aunque se presentaran ante ti esta gran puerta no garantizaba entrar a Orión, tendrías que demostrar tu valor y la gallardía para lograr pasar aquel umbral y así poder admirar Orión, un lugar del que muy poca gente podría presumir de haber visitado.

Las sirenas comenzaron su búsqueda y explicaron a Yukina que tendría que pasar cierto tiempo para lograr encontrar aquel lugar ambulante, el recorrido comenzó por bellos paisajes submarinos al lado de aquellas creaturas marinas, desde las ruinas de lugares que los humanos no pudieron conocer por que la lluvia los inundo, que algún volcán destruyo o de maravillas tan hermosas que solo las creaturas marinan podían observar como el nacimiento de los bellos delfines,  la eclosión de los pececillos de mil colores, al nadar parecía que había cientos de arcoíris que podía tocar, el viaje era muy entretenido en realidad, Yukina logro descubrir que así como en tierra  firme existían grandes y bellas praderas también en bajo el océano estas existían con todo tipo de animales y de creaturas marinas que Yukina ni siquiera había imaginado en sus sueños, claro es que las sirenas explicaban de aquellas creaturas desconocidas para nuestra protagonista desde ballenas pequeñas como abejas de color rojo que entonaban bellos cantos que hacían recordar a los petirrojos,  hipocampos de mar tan grandes y fuertes como caballos terrestres y que les encantan ser retados a carreras, también logro observar leviatanes indescriptiblemente grandes y que eran los causantes de las olas del mar con el ondear de sus enormes cuerpos lánguidos cual serpiente de mar,, otras  creaturas como las  ninfas de agua, como Dulcinea, a los imponentes crakenes que vivían tranquilos cultivando algas con sus ocho tentáculos, haciendo varias actividades con cada una de sus extremidades, todos conviviendo de la manera más cordial que Yukina podía imaginar  todos cuidando unos de otros y admirando las hermosas plantas submarinas, tritones  protectores de los animales del mar acompañados de sus fieles compañeros makaras dragones de mediana estatura de un brillante color dorado, que parecían ser de oro que, otros seres llamaban mucho la atención de Yukina y es que aparecían  animales de la superficie como leones, elefantes, perritos y gatitos pero con una cola de pez eran tan extraños como hermosos y divertidos, y así comenzó su viaje, así las horas se fueron transformando en días y los días en semanas, Yukina poco a poco comenzaba a decepcionarse de su viaje, como era posible que llevasen días de viaje y aun no había ninguna pista de esta puerta, el bastón parecía no estar cooperando y sus descansos Yukina los utilizaba para ir en busca de aquel que la invito a este misterioso lugar para intentar dar o preguntar por alguna pista, pero aun así Aix no aparecía por ningún lado esto comenzó a sentir que el viaje no era tan aventurero y lleno de alegría como ella esperaba, Yukina comenzaba a sentir desesperanza, la belleza el mar profundo comenzaba desvanecerse, ella intentaba regresar a su hogar lo mas antes posible y poder estar al lado de su padre, si este aun seguía con vida, comenzaba a ver las cosas cada vez más oscuras y sombrías, la embargaba el sentimiento de culpa, de tristeza, el deseo de volver  y que las cosas fueran distintas, o al menos como antes de encontrar aquel artefacto estúpido, en la percepción de Yukina los días eran hacían fríos y , muy cortos , las noches más largas y oscuras que hasta por momentos le daban miedo y recordaba como su madre la acobijaba y besaba su frente cuando el miedo por alguna tormenta interrumpía los sueños de la niña, sentía cada vez un peso mas y mas pesado en su pecho, comenzaba a dudar de aquel don que las sirenas decían haber dado, era solo una mentira para hacerla emprender ese viaje y arreglar un problema del cual ella ni siquiera había pedido, y ya no tenía animas de arreglar,   además también comenzaba sentir que era ignorada por sus nuevas amigas, lo pensaba y reflexionaba de lo que sentía pero a la vez notaba que solo era sensación de estar alrededor de ellas y la vez se sentía sola, se encontraba a cada minuto mas callada e introspectiva, no entendía que es lo pasa en su cabeza, era tal vez  que  lo mucho que extrañaba a sus padres, la inmensidad del océano, que tal vez las aguas cada vez eran mas frías y oscuras, por momentos parecía que solo se encontraba flotando en nada además de haber menos criaturas y algas, solo parecía que nadaban en la nada, se sentía sola y cada minuto que pasaba su corazón se llenada de desesperación, nostalgia y tristeza, era verdad sus amigas las sirenas la querían por ser quien era, o solo estaban con ella porque era hija de su gran amiga, o solo la acompañaban por ese tonto artefacto que era tan importante para todo el mundo y que había valido la muerte de su amada madre y el desprendimiento inesperado de su padre, era verdad que un artefacto tan pequeño valía tanto para todos porque solo le afectaba tanto solo a ella. De pronto Larissa seso su nadó y comento con algo de tristeza la puerta de Orión de nos ha presentado al fin, nereida volvió su mirada hacia Yukina y con mucha triste continuo que si en realidad se encontraba lista para entrar en sitio como ese,  Nereida continuo este abismo que tenemos enfrente es la entrada a Orión, es solo la entrada si en verdad deseas hablar con la odiosa cabra tendrás que entrar a ese gran abismo tu sola, pero eso no garantiza de que llegaras hasta donde esta ese inútil, fue entonces cuando Larissa calló a nereida y regalo un beso en la mejilla de la niña y susurro en el oído de la niña sabes la verdad y sabes que todo aquello que piensas no es vedad, cundo estés dentro de ese horrible lugar, si tienes mucho miedo y sientes que no puedes mas toca tu broche y no importa que tan oscuro este la luz te ayudara a ver el verdadero sendero y a encontrar el camino.



El dragon Azul

#15510 en Fantasía

Editado: 05.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar