Amada amante.

... antes de la tormenta

En España...
-Ya ha pasado mucho tiempo y no has agitado nada- dice ella molesta desde la cama de hospital-
-Tranquila cariño, solo esperaba sacarte de acá primero, no vaya a ser que te encuentren y te hagan daño- dice el hombre-
-¿Cuando salgo de aquí?-dice alexia molesta 
-En tres días te darán de alta- dice y hace una pausa-pero vamos a tratar de desaparecer todos tus datos de acá y luego te llevaré a nuestra casa; ya seguro de que estamos a salvo actuaré, no te impacientes- dice el con calma.
-Esta bien no será mucho entonces lo que debo esperar. Un par de días no son nada- dice ella contenta.
- no lo son- dice el hombre-
-Cuando salga de acá quiero que me embaraces para así tener una familia completa- dice ella mirándolo detenidamente- 
El hombre de repente se ahogó con el refresco que bebía, pero rápidamente encontró solución a ese problema.
-Querida, se me olvidó decirte que ya no podrás tener hijos, luego de la golpiza que te dieron pues tu matriz no quedó bien-dice de manera tranquila-
-¡¡Ya no!!-dice ella con algo de culpa, pero luego cambia su semblante por enojo-
-No hay problema, seguro después de esto esos niños se quedaran sin madre y allí aprecere yo como una mujer arrepentida queriendo pagar sus penas cuidando hijos ajenos. Ella no estará para defender a sus crías de todo lo que los hare pasar- dice con enojo.
-Si los médicos la tratan no morirá, además está en el hospital desde hace mucho- dice el hombre-
-Espero le de un paro cardiaco a esta desgraciada- dice ella.
-Mejor calmate, a ti tampoco te hace bien alterarte, tu azúcar alta recuerda- dice el en tono dulce-
-Gracias por cuidarme tanto- dice ella recostandose en la almohada 
-No hay que agradecer querida- dice el hombre.
Si tan solo supieras....
◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇
Dos días después...
En la sala privada de una discoteca se reunían Anthon y varios socios para pasar un rato agradable después de haber obtenido una licitación de muchos millones.
-Señor Rinaldi gracias por este detalle, nunca creí que aceptaría venir después de haberle dado tantos problemas con la licitación- dice el hombre rechoncho.
-No hay por qué, lo difícil es lo que uno más aprecia, sino nos hubiese exigido tanto el proyecto no sería tan grande como lo es ahora- dice Anthon-
-De todas maneras en agradecimiento unas chicas bailarán para nosotros esta noche- dice el hombre-
-No habia necesidad de eso- dice el algo molesto- 
-No sé preocupe, si no desea tocarlas no lo haga, de todas maneras no pensamos en que aceptaría venir, esto ya lo teníamos preparado de antemano-dice el hombre-
El ya no contesta, solo hace un asentimiento y bebé su whisky, con forme pasan las horas el se empieza aburrir, pero una de las camareras le trae otra botella y le sirve directamente, el arruga el seño pero no dice nada para no hacer escándalo en el lugar y se bebé el Whisky. Pero de un momento a otro se empeza a sentir sofocado, por lo que va al baño para refrescarse, pero no ayuda al calor que está sintiendo en ese momento.
Me han drogado- piensa-
En ese momento una mujer con antifas entra al baño abriendo las piernas para el. Este intenta salir de allí temiendo hacer una estupidez, pero el contacto de la mujer en su pecho lo hace detenerse, esta se frota en el y ya no pudo aguantar más el fuego que lo quemaba.
Sin mediar palabra la saca del lugar para llevarla a un hotel. No sabe cuando llegaron pues no había parado de tocarla en todo el camino. Por lo que no se fijo que no era su auto ni su chófer.
En el hotel todo estaba preparado para grabar la escena, con una cámara inteligente conectada al celular de Anthon hicieron una video llamada vía Skype, justo cuando el la tenía en sus brazos...
Al otro lado del teléfono...
-A... abuelo...- alcanzo a decir Camil entre sollozos.
Este se colocó los lentes y miro semejante disparate en el celular. Su ira estaba por las nubes en ese momento.
-Puedes grabar eso- dice el molesto-
-Si abuelo, todo se está grabando- dice ella tratando de mantener la calma.
Esto ya lo a hecho, no tengo que asombrarme. No tengo que hacer drama-se dice ella así misma viendo aún la pantalla de su celular.
En ese momento aparecen doña Sarah y don Frederic, con un montón de fotos en sus manos las cuales avientan a Camil en la cara sin compasión.
-Te criamos, te dimos todo lo que cualquiera podía envidiar, fuiste considerada hija nuestra, te dimos confianza ciega y es así  como pagas ingrata- grita doña sarah
Ella ya se encontraba alterada y al mirar las fotos simplemente se quedó en shock, nada de lo que miraba había pasado, pero lo peor fue una operación de reconstrucción vaginal justificada en varios documentos. Ella no dijo nada, sólo miró al abuelo con tristeza.
-¿Crees en todo eso?- dijo ella con la voz casi ahogada-
Pero la mirada del abuelo se volvió complicada y dubitativa, tanto que en ese momento ella sintió el corazón hecho trizas.
Toda esa calma que ella quería mantener hace menos de 5 minutos se fue por la borda en ese instante. Tomo su teléfono con las manos temblorosas...
-Hola querida cuñada, llamaba para cobrar el favor de la otra vez...
-dime que puedo hacer por ti dijo la voz al otro lado-
-Tengo a tus suegros y al abuelo enfrente mío dudando de mi persona, hay cientos de fotos y exámenes médicos encima de mi que prueban mi culpabilidad ¡¡Limpia mi nombre!!- dice ella al borde de la histeria.
-Tres días y tendrás todo resuelto- dice la voz.
-Entregalo pues no creo si quiera estar viva para entonces- dice y cuelga sin esperar respuesta.
El abuelo trata de tocarla...
-No se te ocurra tocarme- su mirada fria nunca la habia dirigido hacia ninguno de los tres -... ¡¡LARGUENSE DE MI HABITACIÓN, DE MI VIDA Y DE MI PRESENCIA- grito sin control sobre si misma - NO QUIERO VERLOS MAS, NO QUIERO VERLOS CERCA DE MIS HIJOS, DE MI FAMILIA DE MIS AMIGOS, DE NADA QUE ME PERTRNEZCA ¡¡LARGUENSE!- .
-SEÑORA CALMESE!!- dice desesperada la enfermera que hasta el momento no había actuado-
Ella presiona el botón de emergencia y Camil empieza a sufrir de  convulsiones... todo en la habitación es un completo caos, los Rinaldi son sacados a empujones del lugar y se les prohíbe la entrada expresa después de que la enfermera entregara todas las cosas que llevaron los esposos.
-Señora Sarah, no puedo creer que usted dude un poco de la mujer que usted misma crió durante tanto tiempo, no hay manera de justificar su acto estúpido, mucho menos teniendo en cuenta que esta embarazada- dice Luisa molesta-
-Que más diera yo que cada una de esas fotos y pruebas fueran reales, ¿CREEN USTEDES QUE LA HUBIERA DEJADO VOLVER? ¡¡¡Jamás!!!. Ni en un millón de años hubiera permitido que ella viniera y se embarazara de otro hombre aunque esté fuera su marido legal- dice Makey-
-Jamás me imaginé que usted... abuelo, considerara la más mínima posibilidad de que ella fallara de esa manera- dice Sheyla-
-Si ella muere, quedará sobre sus consciencias, pero sobre todo en cuando reciban las pruebas sabrán que todo fue falso. Pero entonces será muy tarde...- dijo Lisa 
◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇◇
A la mañana siguiente...
Cientos de mensajes y llamadas en un teléfono cuyo dueño apenas podía abrir los ojos por el terrible dolor de cabeza que se cargaba.
Se levantó de la cama sin pensar en nada, ya que se encontraba en un hotel, supuso que el mismo no logro llegar a su casa por estar demasiado tomado.
Después de darse un baño, salió para ver la cara de un Martín enfurecido con un traje y ropa interior limpia sin decir nada aún. Este solo tomo las cosas y Martín salió de inmediato.
Cuando por fin salió vestido, Martín le emprendió dos pastillas y agua para la resaca.
-Que pasa Martín, se supone que es sábado, deberías estar con tu mujer- dice este con la voz más descompuesta de lo que pensó- no deberías estar aquí contemplando la resaca de tu jefe- dice cansado.
-Estoy aquí porque mi esposa me lo demandó,  ella está llegando a París en este momento ya que su mejor amiga tubo un colapso anoche- dice este con calma-
-¿Como que un colapso?- dice este con sorpresa y angustia-¿Por que nadie me ha informado ?-
-No pudimos, tratamos de llamarle y localizarlo fue casi una tarea de espías, ya que dejó su auto en la entrada de la discoteca, su celular estaba apagado, fue hasta hace 2 horas que su celular tuvo señal de nuevo entonces dimos con su ubicación, pero ya es muy tarde- dice este con molestia-
-¿Como que muy tarde?¡¡Explicate!!- grita entrando al ascensor-
-Mientras usted tenía una noche desenfrenada en los brazos de otra mujer, su esposa tuvo un colapso nervioso que derivó en convulsiones que casi le causan un paro cardíaco, teniendo que ser intervenida, sus hijos nacieron anoche- dice este molesto-
-¿Por que paso todo eso?- dice este sin saberlo.
Martín saca su tablet colocándole el video de el teniendo relaciones con otra mujer; luego lo quita para colocar el de la habitación del hospital donde muestran a sus padres discutiendo com Camil, hasta que les grita para luego mostrar todo el caos generado después de eso.
-Su abuelo también está internado ya que al parecer la impresión le subió la presión, además el vio el video suyo y de esa mujer.- dice este molesto- 
Este se desploma en el ascensor, parece que una tonelada de agua fría no la esperaba, ni siqueira la imaginó.
Al ver su reacción, Martín detiene el ascensor para que nadie le vea llorar de esa manera tan desconsolada.
-Eso debió pensarlo antes de hacer lo que hizo... ella despertó hace 1 hora y sus órdenes fueron claras... no quiere verlo, tampoco a sus padres... tampoco tiene derecho a ver a sus hijos además hay un abogado esperando en la empresa, el divorcio está firmado desde hace tiempo solo no se había hecho efectivo todavía hasta que usted firme y acepte todo lo que trae consigo.
-¡¡COMO DICES ESO TAN TRANQUILO, SON MIS HIJOS, NO PUEDE SIMPLEMENTE SEPARARME DE ELLOS COMO SI NADA!!- grita agarrando de la solapas de su traje a Martín.
-Yo solo transfiero sus órdenes, todo se aclarará con el Abogado cuando lleguemos a la oficina-dice Martín sin inmutarse.
-No me dejara justificarme ¿verdad?- dice Anthon con la cara demacrada.
-¿Qué quiere justificar?- dice el agarrando con fuerza las manos de Anthon para que lo suelte.
-Yo... yo... yo creo que fui drogado- dice este en susurro-
-Si eso pasó, puede ir al médico ahorita antes de llegar a la oficina, pero de todas formas eso no lo librará de su culpa- dice este molesto.
-¿Por que no lo hará?- dice este mirándolo con dolor 
-¿Por que sabiendo que iba a beber no se trajo al chófer, ni tampoco permitió que lo acompañara?- dice Martín ya con ira en su expresión.
-Busca a todos los que estuvieron en la reunión y los videos de la mujer que llevo de último la bebida-dice este molesto- 
-Muy bien señor- dice este aún molesto-
-Despues de ver al abogado quiero que arregles un vuelo para Paris de inmediato, no pienso renunciar a mis hijos-dice este con enojo.
Se recompone y salen del hotel a paso veloz. Antes de entrar al auto Martín le entrega toda la pila de documentos y fotos que llevaban sus padres.
Durante el trayecto al hospital, todo es silecio y el hombre atrás no dice una sola palabra. Incluso en el hospital no dice nada, después de una hora por petición de el, los resultados son entregados y si estaba drogado.
Pero ahora los documentos en el auto lo hacen pensar mucho.
-Martin ya trataste de verificar todo esto?- dice el con cautela 
-Si, pero para mi desgracia eso esta muy bien elaborado, costará mucho conseguir refutar eso- dice este con calma-
-Eso solo dice que ella mintió desde el principio-dice este molesto.
Justo en ese momento Martín frena el auto y se hace a un lado del trafico. Sale del auto somatando la puerta.
Luego de pegar una partida de gritos a demás de golpear el capó del auto y para colmo que todo mundo lo mirara con cara de preocupación. Entra al auto y sigue el rumbo...
-Volvisteis a desconfiar de ella, cuando sabéis muy bien que nunca haría nada de lo que esta allí escrito- dice este con toda la calma posible-
Ya no hay manera de salvar su matrimonio- pensó Martín...




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.