Apariencias

13: Invitación

Narra Dean

Vaya, las cosas si que han cambiado.

No pensé que cambiarme de escuela iba a ser tan bueno.
No solo lo digo porque mi mamá esta más tranquila y alegre. También por los amigos que he hecho.

Primero, Bruno. Aquel chico optimista y hablador con el que me senté el primer día. Y después, Clary y las chicas.

Ha sido bastante difícil poder entrar a la vida de Clary, pero no me arrepiento. Cada cosa que descubro de ella me resulta interesante y me hace querer saber más de ella. A veces no se da cuenta, pero hace gestos bastante divertidos y es una persona... Real.

La mayor parte de mi vida estuve rodeado de chicos y chicas sin cerebro, pero Clary es diferente. Puedo hablar de cualquier cosa, y por más mínima que sea, ella me presta una verdadera atención.

Tiene una vida complicada, mucho, y esa es una de las razones por las que quiero estar cerca de ella.

Sé lo que es mentir, aparentar y sufrir.

Lina y Sara son sus amigas, y estoy seguro de que saben más de lo que Clary piensa. Quizás no sepan todo lo que le esta ocurriendo, pero saben que no todo anda bien.

- Deeean- me habla Clary

- Si?- digo saliendo de mis pensamientos

- Se te esta cayendo el helado- dice apuntando mi pierna

Diablos. Se me olvido que no me lo había terminado.

Me limpio con la servilleta que nos dio el vendedor y me termino rápidamente lo que me queda de helado.

- No desperdicies helado, es un pecado- dice ella seria

- Jajajaja y según quién?- digo divertido

- Pues según yo, y todos los amantes del helado- dice como si fuera obvio

En el tiempo que hemos sido amigos he descubierto que es una verdadera maniática del helado y el chocolate.

- Bueno, creo que ya debo irme- dice Clary parándose de la banca en que estamos

- porque?- digo con duda

Pero si recién llegamos. No puede irse aún.

- Ya es tarde- dice

- Claro que no- digo

Ella saca su teléfono y me muestra la hora. 
Wooow el tiempo paso volando. Siempre es así cuando estamos juntos.

- Ooow que mal- digo apenado

Ella me mira raro pero luego sonríe negando con la cabeza

- Gracias por helado- me dice agarrando su mochila

Rápido Dean piensa en algo para que se quede un poco más.

- Oye, que te parece si mañana vamos a mi casa. Mi mamá hará brawnies- digo mirándola

Bravo Dean ¿La sobornaras con chocolate? Ella no va a...

- Enserio?- dice emocionada

Creo que sí funcionó. Aunque la acabo de invitar a mi casa. Nunca nadie ha ido a mi casa, ni a la de antes ni a la de ahora.

Aunque no suena mal.

- Digo, enserio?- dice ella seria, tratando de ocultar su emoción

Asiento lentamente, y cuando espero una respuesta positiva recibo lo contrario.

- Lo siento, pero no puedo. Mis padres no me darían permiso- dice apenada

- Mmm... Que tal si les pides permiso hoy, y me dices mañana la repuesta? No perdemos nada intentando- trato de convencerla

Ella duda, sus ojos son bastante expresivos y veo algo de miedo en ellos.

- Pueden ir las chicas también? Es que mi papá no le gusta que salga con desconocidos y si ellas van, puede que me deje- me dice

- Claro, no hay problema. Les enviaré un mensaje luego- digo

Porque siento algo de decepción? Las chicas también son mis amigas. Además de seguro nos divertiremos.

- También invitare a Bruno- digo agarrando mi mochila

Ante su mirada de desconcierto, le aclaro quien es Bruno.

Hablamos un poco más y hasta que cada quien se va por su lado.

Llego a mi casa y busco a mi madre, que esta en la cocina, perfecto.

- Hola hijo- me dice

- Hola mamá- digo dándole un pequeño beso en su mejilla

Ella me sonríe cálida mente, como siempre que la saludo de esa manera.

- Mamá, te puedo pedir algo?- digo rascándome la nuca

- Por supuesto cielo, lo que quieras- me dice parando de organizar los víveres

- Harías brawnies mañana?- pregunto

- Claro que si. Tienes ganas de comer?- me pregunta

- No es eso, es que acabo de sobornar a una chica con brawnies- digo nervioso

A mi mamá se le cae de las manos la bolsa de papas que sostenía.

Ambos al ver el desparramo, nos agachamos y las empezamos a guardar de nuevo en la bolsa.

- Una chica? Tienes novia?- me dice

- Eeeh no mamá, es solo una amiga. De hecho, serán tres amigas y un amigo- digo sonrojado por su comentario

- Oh. Pues esta bien, preparare brawnies mañana- dice feliz

Le agradezco y terminamos de ordenar.

Cuando salgo de la cocina escucho un pequeño gritito de emoción de mi madre. Asomo mi cabeza sin que ella me vea y la veo bailando.

En silencio me voy a mi cuarto. Ahora me están entrando los nervios a mi.

Es hora de que averigüe más sobre Clary, y esta es una buena oportunidad.

Les mando un mensaje a Bruno, Lina y Sara. A los minutos recibo la confirmación de los tres.

Me tiro en la cama y pongo música en mi teléfono. Mientras suena The kill de Thirty Seconds to Mars, pienso en un plan para descubrir más sobre Clary.



#43935 en Novela romántica
#7066 en Chick lit

En el texto hay: amor, dolor, amor tristeza

Editado: 04.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.