De la mafia al sexo opuesto / Tg

Capítulo 2: ¡Somos chicas!

*A partir de este momento Daniel está en el cuerpo de Nataly y Henry en el cuerpo de Johanna*


 


 

~7 de enero de 2015. 10:34 AM.~


 

—No, no, no puede ser... no quiero estar en este cuerpo... ahora soy la que alguna ves fue mi ex...—expresa Nataly con angustia y mientras niega con su cabeza, aún incrédula.


 

—Cállate, tú quisiste apresurar a la bruja esa, hay que buscar alguna solución, y por el momento actuaremos normal, trataremos de no llamar la atención...—responde Johanna mientras está sentada en una silla frente a un mueble.


 

—Esto es una estupidez, no me quedaré atrapado en el cuerpo de una chica... ¡somos hombres!—Nataly protesta con bastante molestia


 

—Tendremos que esperar hasta la fecha indicada... serán 5 largos años...—responde Johanna mientras abre los cajones y saca ropa.


 

De pronto tocan la puerta de la habitación, Johanna y Nataly se voltean a ver una a la otra sin decir una palabra, sin saber qué hacer.


 

—¿Puedo pasar, Nataly?, ¿Ya despertaron?—pregunta una mujer del otro lado de la puerta.


 

—Creo que es... ¿nuestra madre?—comenta Nataly mientras se levanta de su silla.


 

Johanna se queda blanca como un fantasma al escuchar a la señora y ver que está a punto de entrar.


 

Gira la manija de la puerta lentamente, la señora Paola entra a la habitación y ve a Johanna en medio de la habitación, estática, Nataly está de pie, solo mirándola sin expresar o hacer algo.


 

—¿Qué les pasa?—pregunta la madre riendo.


 

—Nada... es solo que...


 

—Solo que nos acabamos de levantar... creo que Nataly tuvo una pesadilla y por eso tiene esa expresión en su rostro, bueno, siempre ha sido así—interrumpe Johanna con una sonrisa nerviosa.


 

—Hmm, recuerden que deben cambiarse, saldremos a comer y pasaremos a la tienda a comprar algunas cosas, quizá quieras comprar algo para tu cita, Nataly...—comenta la madre con una sonrisa y antes de preparase para salir de la habitación.


 

—¿Mi cita?... Ah sí, pero creo que así estoy bien, ma... mamá—responde Nataly riendo y levantándose de la cama para evitar a su madre.


 

—Está bien, estaré abajo, por favor apresúrense...—agrega la madre antes de salir.


 

—Si, mamá—responde Johanna mientras ve como ella sale de la habitación.


 

—No puede ser... ¿a quién se supone que veré? ¿Me veré a mi mismo en la cita? No quiero tener runa cita...—comenta Nataly mientras de un tocador toma un teléfono que parece ser el de ella.


 

—No te pongas así de histérica... no sabemos nada, actúa como lo haría una chica común, como recuerdes que es Nataly...—responde la hermana disimulando su risa.


 

—No te burles, no soy chica. Se lo que soy... —bufa Nataly negando con su cabeza y bailando los ojos.


 

—Si, eres una chica—ríe a carcajadas. —Vamos, prepara algo para ponerte, no tan provocativa, eh—agrega con sarcasmo mientras toma su teléfono y revisa algunas datos.


 

Baila los ojos. —Estupida...—responde Nataly. —¿Como voy actuar?—


 

—Nos hablaremos con los pronombres femeninos, trata de actuar como una chica, no hagas tus comentarios estupidos, a ambas nos duele la cabeza y parecemos tener recuerdos de esta vida, aunque no la hemos vivido, en teoría... hay que llevar nuestra vida normal, y esperar que llegue la fecha para salir de esta realidad—responde Johanna mientras prepara aún Jean y una blusa.


 

—Siempre fuiste el nerd, en este caso, ya eres. LA nerd...—ríe. —Tengo un mal presentimiento sobre todo esto. Pero tendré que hacerlo, ya que nadie puede enterarse de esto, ya veré como me las arreglo con mi "cita"—responde Nataly mientras prepara ropa y se dirige a la ducha.


 

Johanna se queda sentada en su cama con su iPhone en sus manos, revisando fotos y algunos datos que les puedan ayudar a ellas, de una forma peculiar y extraña llegan recuerdos de su actual vida, sensaciones y sentimientos como si hubiesen vivido siempre en esa realidad.


 

Nataly comienza a desvestirse mientras se ve a un espejo que está sobre la pared, sonríe nerviosamente aún incrédula sobre lo que sus ojos se ven, aún le resulta extraño ser una chica.


 

—Esto es extraño— deja caer su última prenda.


 

—Creo que no tengo mal cuerpo— ríe ante su propio comentario y voltea hacia atrás, pensando que Johanna la vería o escucharía.


 

La curiosidad la lleva a con sus dedos rozar algunas partes de su cuerpo, toca su vagina lentamente. —Wow...— suspira y levanta su cabeza con una mueca de asombro, niega con su cabeza, tuna toalla y entra a la ducha.


 

Minutos después sale cambiada y con el teléfono en la mano, mirando un video en YouTube sobre cómo maquillarse para chicas adolescentes principiantes.


 

Johanna de inmediato levanta su mirada y observa de pies a cabeza a su hermana. —Wow... eres ahora toda una diva...—ríe al ver a Nataly saliendo de la ducha.



#6658 en Fantasía
#1419 en Magia

En el texto hay: mafia, brujas, magia

Editado: 01.12.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.