De la mafia al sexo opuesto / Tg

Capítulo 5: Pequeño accidente.

Johanna de igual forma se sorprenda al verlo ahí. —Ay no... —esta alejada mirando la escena.


 

—Ese es... Angel—dice a sí misma mientras nota que el comienza a caminar hacia ella.


 

Ángel se acerca y Nataly se queda estática observándolo como una sonrisa nerviosa, ver a su antiguo enemigo acercarse es motivo para defenderse.


 

—Hola...—exclama al ver a Ángel. Le extiende la mano, él ríe y la abraza de inmediato.


 

—Tenía much....—Nataly no puede terminar su frase cuando él ya la abrazó, extrañada también corresponde.


 

—¿Sucede algo, Ángel?—pregunta Nataly un poco confundida al verlo frente a ella.


 

—Nada pero sentí como una sensación extraña, una chispa, eso fue extraño...—ríe. —Tenía mucho que no te veía, me da gusto verte de nuevo—sonríe mientras coloca su mano en su hombro.


 

—Y veo que ahí viene tu hermana...—agrega al ver cómo Johanna se acerca. —Las dos hermanas más lindas del mundo reunidas... Hola, Johanna—le toma su mano y la besa.


 

Johanna voltea a mirar a Nataly para después girar su cabeza y sonreír a Ángel.


 

—Tenía tiempo que no te veía, lo siento; pero debemos irnos—jala del brazo a Nataly y se retiran rápidamente.


 

—Oye, ¡luego hay que vernos!—grita mientras ve a Johanna retirarse con su hermana.


 

—Claro, ¡te aviso luego!——Johanna responde ya estando algo lejos de él y de Nicky.


 

Corren por el pasillo hacia su salón, la directora sólo las mira pasar corriendo como rayos y cargando sus mochilas.


 

—¿En serio saldrás con él?—pregunta Nataly mientras suben las escaleras.


 

Ambas se detienen antes a unos metros del salón. —Obviamente no, lo evitaré, pero...—toma aire. —No entiendo porque sólo nosotros somos diferentes y las demás personas parecen no haber cambiado—agrega Johanna mientras intenta buscar una repuesta.


 

—Yo también sentí algo cuando el me abrazo... tal vez sea porque más de una vez me intentó matar...—ríen antes de tocar la puerta del salón.


 

—Eso me preocupa, aquí somos más vulnerables que en nuestra antigua realidad...—sentencia Johanna mientras empuja la puerta.


 

Abren la puerta y el profesor se acerca a ellas.


 

—5 minutos tarde... ¿por qué?—interroga mientras sale del salón y ambas chicas se apartan de la entrada.


 

—Pues verá... mi hermana no se sentía muy bien y tuve que ir con ella al baño, pero ya todo está bien, no volverá a pasar...—responde Johanna rápidamente con una sonrisa y mientras extiende su brazo hacia su hermana para acercarla a ella.


 

—45 minutos el receso y ¿hasta que toca el timbre siente necesidad de ir al baño? Que no se vuelva a repetir...—se aparta para realizar un ademán e invitarlas a entrar al salón.


 

—Que astuta—susurra al oído de Johanna.


 

—Soy la maestra del engaño—responde sarcásticamente y le guiña el ojo mientras cada una se siente en su asiento.


 

Horas más tarde...


 

—Creo que debes empezar a planear la presentación de tu noviecito—ríe. —Papá no tardará en volverlo a pedir, o peor aún, investigarlo, quizás nada más te está dejando para ver hasta donde mientes porque estoy segurísima que ya sabe mucho de él, si no es que todo...—comenta mientras ve a Nataly investigando unas cosas en su laptop.


 

Nataly deja de presionar el teclado de su laptop y piensa con lo último que comento si hermana.


 

—No había pensado en eso último, y de ser así, me iría muy mal...—responde mientras cierra su laptop.


 

—Por qué no nada más terminas con el y fin de la historia... así nos evitamos problemas, ademas Ángel está detrás de mí, no quiero a mi antiguo enemigo cerca, no lo he tratado aquí, en teoría pero ya me cae mal...—agrega Johanna recordando lo vivido en la tarde y con una expresión de desagrado.


 

—Oh... ¿si lo quieres en serio?—pregunta Johanna, esperando ansiosa una repuesta por parte de su hermana.


 

—No digas estupideces. Claro que no... o sea, se aprecia lo que el hace por mí, pero solamente me aguanto para no llamar la atención... —toma su toalla y ropa para meterse a dar una ducha.


 

—Tranquila... solo fue una pregunta, y si sientes algo no te culpo, supongo que es normal, Nataly...


 

Nataly se pone de pie frente al espejo, con sus manos toca su rostro y suspira, piensa en lo vivido en los últimos días, el hecho de estar cerca de la muerte y ahora tener una nueva vida, aunque no como esperaba.


 

—Me siento muy confundida—baja un poco su cabeza y niega.


 

—No quiero sentir nada por nadie pero con cada momento me siento más acoplada a esta realidad—toma su ropa y la avienta sobre el espejo.


 

Gira con su cabeza y suspira, toma su ropa, la toalla y abre la llave del agua.


 

30 minutos después...



#6665 en Fantasía
#1419 en Magia

En el texto hay: mafia, brujas, magia

Editado: 01.12.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.