De la mafia al sexo opuesto / Tg

Capítulo 8: Domingo.

—Genial... vamos—toma a Nataly del brazo y bajan rápidamente.


 

Nataly y Johanna bajan rápidamente las escaleras, su padre está afuera con Jacob, abren la puerta y salen al patio.


 

—Papá, tranquilo solo es un chico que vino a querer platicar ya que no me dejaste ir a su fiesta... eso es todo, tranquilo...—se atraviesa en medio de los dos.


 

—Señor, yo solo vine a ver a su hija para charlar ya que ella había dicho que iría a la fiesta, no fue así, pase por aquí y quería saludarla...


 

—Está castigada—responde Alberto.


 

—Lo sé, no era mi intención molestar, solo venía a charlar con ella y eso es todo... me disculpo si llegue de forma inapropiada...—extiende su mano hacia el padre en señal de buena fe.


 

Alberto sonríe y estrecha su mano.


 

—Eso fue fácil...—agrega Nataly con una expresión de sorpresa.


 

—Bien, estaré adentro, solo media hora y nada de irse de aquí—mira a Johanna.


 

Alberto entra a la casa.


 

—Estaré en la habitación, Johanna...—sonríe y se retira, dejando a Johanna sola con Jacob.


 

Johanna y Jacob charlan por un rato, mientras tanto Nataly regresa a su habitación, apaga la luz y se recuesta a escuchar música con sus audífonos. Después de un rato, escucha la manija de la puerta girar, es Johanna.


 

Se quita un audífono. —¿Cómo te fue?—se acomoda de lado para escuchar a Johanna.


 

Ríe. —No pasó gran cosa, solo charlamos, el porque estamos castigadas, la escuela y una que otra pregunta de mi pasado, que hará otra fiesta dentro de 3 semanas, le pregunté el motivo y bromeando dijo: Para festejar que ya eres libre y no estás castigada"...—ríe al recordar lo dicho por Jacob y mientras juega con su cabello.


 

—Creo que estás enamorada, apenas unos días aquí y ya tienes novio....—agrega antes de colocarse el otro audífonos y seguir escuchando música con una sonrisa por su comentario.


 

—No... solo fue un platica y ya... si me atrae pero no creo que se de algo...


 

—Si, claro...—Nataly sonríe.


 

—¿Y tú? ¿Sigues preocupada por el domingo?—se quita los zapatos.


 

—No lo estuviera si no supiera que no hay problemas, pero Nicky es un narcotraficante y mi padre un policía, ¿no te parece algo para preocuparse?—frunce el ceño.


 

—Tal vez... pero debiste terminar con el si no querías problemas...—responde mientras se coloca de nuevo su pijama.


 

—No te cambies frente a mí... es incómodo...—Nataly la mira con descontento y con algo de sarcasmo.


 

—Cálmate, no tiene nada de malo...¿envidia?—ríe.


 

—Ash—le da la espalda y levanta el dedo.


 

...


 

Finalmente llega el domingo, Nataly está hablando por teléfono con Nicky, él viene en camino, espera llegar a las 2 de la tarde a la casa de las Pichardo.


 

—Ya quiero que sea la comida, muero por las preguntas que le harán a él... menos mal que no traerá a su hermano...—comenta Johanna mientras se prueba una blusa.


 

—No, no... por favor... esta vez ayúdame. En caso de alguna pregunta indebida o algún error, interviene... por favor hermanita...—toma las manos de Johanna y le ruega por su ayuda.


 

—¿Hermanita? Esto es en serio...  ¿qué me darás a cambio o que ganaré?—pregunta con burla, mirando como Nataly está frente a ella rogando por su ayuda.


 

—Te ayudaré con lo que necesites... lo que sea, pero quiero que desvíes la atención o ayudes en algo, en caso de ser necesario, claro...—sonríe.


 

Johanna acepta y se mete a la ducha.


 

Nataly baja a la sala y ve a su padre sentado esperando.


 

—¿Ya viene tu novio?—la voltea a ver en cuanto la ve pasar hacia la cocina.


 

—Ya viene, llegará en unos 15 minutos, papi...—sonríe y entra a la cocina.


 

Después de unos minutos Nataly ve llegar a Nicky por la ventana, lo ve acompañado por su hermano, la expresión de Nataly claramente cambia de inmediato al verlo, rápidamente sube al baño donde se está duchando Johanna, al mismo tiempo recibe una llamada de Nicky, su hermano Angel pensó que mientras podría salir a comer con Johanna.


 

Toca la puerta varías veces. —Johanna... tenemos un problema... su hermano vino aquí y espera llevarte a comer...—grita rápidamente.


 

—¿¡Qué?!—se escucha que se resbala y cae.


 

—Mierda...—se escucha decir a Johanna mientras se levanta del suelo.


 

—¿Estás bien?—inquiere Nataly mientras intenta abrir la puerta.


 

—¿Ese chico es estupido o qué? Obviamente no saldré ahorita, además que no puedo, y aunque pudiera, no lo haría...—responde desde el otro lado de la puerta.


 

—Está bien se lo diré...—baja rápidamente las escaleras.


 

Sale de la casa y ve a Nicky y a su hermano. Saluda a su novio de beso y luego voltea con Ángel y le lanza una sonrisa cálida.



#6665 en Fantasía
#1419 en Magia

En el texto hay: mafia, brujas, magia

Editado: 01.12.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.