De la mafia al sexo opuesto / Tg

Capítulo 9: Enferma.

2 semanas después...


 

Febrero se acerca, han pasado dos semanas y Johanna siente sensaciones extrañas, la escuela y su vida han transcurrido, se ha intentado adaptar aunque todo se esté pasando rápido.


 

—¿No me digas que otra ves te sientes mal?—pregunta Nataly, con un poco de molestia pero al mismo tiempo con sarcasmo.


 

—Perdón... no puedo evitarlo—responde mientras se sienta en una banca que está cerca de ellas


 

—Le diré a nuestra madre, te llevará al doctor y te dirá que tienes... llevas dos semanas con mareos y dolores de cabeza, no quiero que te desmayes aquí... necesito ver que ropa compraré y contigo no puedo, te dije que te quedarás en casa pero no hiciste caso—se sienta a lado de ella y deja una bolsa con ropa al lado.


 

—¿Qué tienes?—se acerca Damián y toca su frente. —Tienes un poco de temperatura, será mejor que vayamos a casa—voltea a ver a Nataly.


 

—Está bien, vámonos...—Nataly asiente y acompaña a su hermana.


 

—No, no... yo me iré con tu hermana, tú puedes quedarte si quieres, se que vas a comprar más y se que durarás muchas horas, como de costumbre...—agrega riendo.


 

Johanna suspira y asiente. —Las chicas siempre solemos tardar mucho en las compras—voltea a ver a Nataly con una sonrisa burlesca.


 

—Creo que sí, debes llevarla ya a la casa—Nataly le da unas palmadas en la espalda de Johanna mientras ve a Damián con una sonrisa.


 

Damián sonríe y Johanna se levanta. —No te vayas a meter en problemas...—comenta Johanna antes de irse.


 

Nataly ríe, toma sus bolsas y entra a una tienda de nuevo.


 

Ring ring...(llamada entrante)


 

Nataly: Hola, cielo jaja


 

Nicky: Hola, bebé...


 

Nicky: ¿Dónde estas? Se escucha mucho ruido... parece una fiesta por la música que logro escuchar


 

Nataly: Jaja para nada, estoy en una tienda de ropa, vine a probar unas cosas y ver que más puedo comprar, ¿y tú dónde estás?


 

Nicky: Me hubieras dicho... te acompañaba. Yo estoy en casa sin hacer nada, atendiendo negocios... pero nada importante como tú.


 

Nataly: Es que venía con Johanna y Damián, pero se fueron ya que ella se sintió mal, de nuevo.


 

Nicky: Que mal por ella. ¿En que plaza estás? ¿Plaza bonita?


 

Nataly: Si, aquí estoy... aunque tardaré un rato aquí... para que sí vienes sepas a lo que te atienes...


 

Nicky: Sabes que... tengo algo que hacer ahorita y es ver un partido de fútbol jaja, las compras y eso me aburre, ¿quieres que pase por ti más tarde?


 

Nataly: Jajaja me lo imaginaba, pero sí, te llamo cuando salga de aquí o un poco antes.


 

Cuelga la llamada y continúa mirando algunas blusas y jeans, el chico de la tienda se acerca para ver si ocupa algo más o si tiene alguna duda.


 

—Tenemos más tallas en bodega, cualquier duda, aquí estaré—comenta el chico con una sonrisa y con una vos muy suave y amable.


 

—Muchas gracias, muchacho. Estoy mirando pero creo que me probaré unos jeans...—toma unos jeans y se dirige al probador.


 

Nadie más está en la tienda, algo extraño. Nataly se dirige a los probadores y cierra la puerta, los jeans le quedan pequeños así que se prepara para salir cuando el chico desde fuera del probador pregunta si todo está bien.


 

Después de meditarlo por unos segundos, Nataly accede y le pide que le pase unos jeans de una talla diferente. En seguida el chico los trae y por debajo de la puerta los desliza.


 

—Gracias...—Nataly le agradece al joven.. —Creo que esto no fue una buena idea después de todo, es raro pedirle al chico que me pase los jeans—comenta en voz baja mientras escucha como el joven se retira de nuevo a la salida de los probadores.


 

Después de unos minutos sale y se encuentra al chico acomodando unas prendas.


 

—¿Usted no suele usar mucho ese tipo de suéteres? O ropa femenina, ya que noté que tenía algunos problemas para probarse algunas prendas o blusas—comenta mientras se dirige a la caja. —No lo estoy diciendo en mal plan, solo fue un comentario.


 

~¿A ti que carajos te importa?~


 

—Es que ando algo distraída... y pues no me fijo bien en lo que hago, me llevaré estas blusas y estos dos jeans—responde mientras coloca la ropa en la caja para que el chico cobre.


 

—Se le verá bien, no siempre vienen chicas hermosas aquí, por un momento sentí que la tienda era una pasarela con una modelo en ella—sonríe y comienza a cobrar.


 

Nataly se sonroja.


 

~No me jodas, me está ligando... no niego que está guapo, pero es muy atrevido y divertido  de su parte...~


 

—Gracias...—se sonroja. —Eres muy atrevido y seguro, o será porque nada más somos dos personas en la tienda...—lanza una mirada coqueta.



#6665 en Fantasía
#1419 en Magia

En el texto hay: mafia, brujas, magia

Editado: 01.12.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.