Detrás del agua

Capitulo 1: Mi pesadilla

 

<<Me presento, mi nombre es Emily Noumair y esta es mi historia:

  Era una chica por casi cumplir los 19 años cuando nos mudamos a la capital, las cosas al principio iban bien, siempre me había agradado vivir en la ciudad de hecho antes de vivir allí vivíamos en una ciudad más pequeña al sur del país, estaba muy emocionada por nuestra nueva vida: mis padres tenían un nuevo trabajo, teníamos una nueva casa, yo iba a una nueva escuela y pronto comencé a hacer nuevos a amigos. Todo parecía ir bien…pero las cosas de pronto cambiaron.

La nueva vida que había comenzado a vivir pasó de ser un sueño a una pesadilla.

En la escuela, una chica que tenía algo en contra de mí (y la verdad es que no sabía el por qué) comenzó a esparcir rumores de todo tipo en las que yo era la protagonista, al principio traté de que eso no me afectara pero pronto las palabras se esparcieron como gangrena infectando la mente de mis compañeros de clase y también de quienes no lo eran, como consecuencia perdí a mis amistades y me quedé sola, en casa también estaba sola, mis padres pasaban la mayor parte del tiempo en el trabajo, a veces llegaban a altas horas de la noche y raras veces en la madrugada, ellos estaban muy ocupados y yo no quise ponerles otra carga más, así que decidí guardar silencio y soportarlo hasta la graduación.

Y así pasó un año, todos los días tenía que ir a la escuela donde las cosas pasaron de ser ignorada a ser molestada ni siquiera me di cuenta de en qué momento pasó eso, y al llegar a casa ver una casa vacía, yo sin amigos en la ciudad en una soledad en total agonía y cuando llegaban mis padres fingir de que todo estaba bien.

No sabía cuánto más podría soportar aquella situación y realmente creía que moriría antes de poder terminar ese año pero me equivoqué, ahora me doy cuenta de que en realidad no era absolutamente nada comparado a lo que me tenía el futuro desde mi punto de vista las cosas no podrían empeorar pero las cosas sí podrían e iban a empeorar…

Y así, es como comienza esta historia. >>

-Emily...-la voz de mi madre me despierta de mis pensamientos.

-¿sí? –contesté involuntariamente volviendo a la realidad.

-¿me estabas escuchando? –me mira dejando una mano en el volante.

-ah, perdón no. –le sonrío.

Me mira con rareza -has estado muy callada durante el viaje, ni siquiera me estabas escuchando ¿estás bien? ¿Estás enferma?

-no, nada de eso, no te preocupes. –contesto fingiendo mi mejor sonrisa, en realidad estaba pensando en lo que ha pasado en este ultimo año. –de verdad estoy bien. –le afirmé de la manera más convencible.

-en serio, estas muy rara –dice poniendo los ojos de nuevo en la carretera – creí que cuando te dije de visitar a tu tía te había gustado la idea.

-y fue así, de verdad estoy contenta de tomar aire fresco además no he visto a tía May desde hace un par de años y estoy impaciente de volver a verla.

    Eso le sacó una sonrisa a mi madre, la miré sonreír mientras ella miraba hacia al frente, un mechón rebelde de su cabello revoloteaba en su cara por el aire del calefactor aquello me causó risa porque a pesar de que tiene el cabello corto ese mechón es incontrolable, mi madre y yo somos dos gotas de agua ambas tenemos el cabello castaño (aun que yo lo conservo largo) y ojos color café es indiscutible que somos familia.

  Miro de nuevo los arboles de la carretera amarillos por el otoño–es una lástima que papá no haya podido venir. -retomo la conversación.

  -pues yo me alegro –me contesta abriendo bien los ojos- cuando mi hermana y él se unen se vuelven insoportables ¿Cómo es posible que mi esposo se lleve mejor con mi hermana que yo con ella? –apreté los labios para no reírme, había sacado el tema apropósito para cambiar el ambiente.

  _________________________

Cuando llegamos a la entrada de la casa mi tía ella nos estaba esperando afuera, nunca dejaba de sorprenderme ver cómo vivía mi tía, la casa era enorme de hecho de niña yo lo apodaba la mansión en los arboles y se asentaba sobre una gran cantidad de hectáreas (la verdad nunca había preguntado cuantos eran pero jamás había logrado llegar al límite de propiedad) las cuales todas estaban llenas de bosques y riachuelos, y uno de los terrenos coincidía con una reserva natural así que en realidad ella estaba muy lejos de la sociedad, el trabajo de mis padres (mi madre contadora y mi padre abogado en un bufete conocido) nos permitía tener una vida cómoda pero nada comparado a la vida de mi tía quién se convirtió en una famosa escritora de la noche a la mañana con la publicación de su segundo libro que se convirtió en uno de los libros más vendidos ese año y desde entonces sus libros se volvieron muy reconocidos y con el dinero que ganó con su segundo libro, cumplió su sueño, se compró un terreno en las montañas alejado del mundanal ruido y allí construyó su casa desde los cimientos, todo ese proyecto le tomó 10 años pero esa cantidad de años valió la pena.

-¡tía May! –le grité al bajarme del auto para correr a sus brazos.

-hay Emily –me respondió con gran abrazo.

-cuanto tiempo.

-sí tienes razón, el tiempo ha pasado muy rápido has crecido mucho ya estás a mi altura.

-bromeas, me veo igual todos los días al espejo.

Eso le hizo soltarle una carcajada, es agradable volver a verla.

-hola hermana –le saluda mi madre con un abrazo. –me alegro de que sigas en una pieza ¿aun no se ha metido un tigre en tu cocina?

-ja ja ja aún no.

  Si, irrefutablemente mi tía y mi madre son hermanas, cuentan con un son de amistad bastante particular poseen distintas personalidades por ejemplo a mi madre le gusta la ciudad y a mi tía el campo, por eso es que vive literalmente con el bosque en el patio.

-Dios, tengo que conducir cinco horas para poder ver a mí hermana.

-pero la vista vale la pena esas hermosas vistas no las encontraras nunca en una ciudad.



#2468 en Fantasía
#1061 en Thriller
#392 en Suspenso

En el texto hay: #romance, #secretos, #mediaval

Editado: 26.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.