Detrás del agua

Capítulo 3: En el bosque

Es, una sombra, parece ser una persona. Pero de repente desaparece, abro y cierro los ojos un par de veces asegurándome de que la vista no me ha jugado mala pasada, estoy muy segura de haber visto algo, entonces de dos pasos llegué a los arbustos y de un manotazo quité las ramas que me tapaban la vista, nada, allí no había nada, sentí algo que se me revolvió en el estómago, debería seguir, aún no he tomado ninguna fotografía no quiero volver sin una, me obligo a pensar tratando de olvidar lo que acabo de ver.

Sigo andando por el bosque tratando de ignorar lo sucedido, al llegar a la orilla de un río (atraída por el sonido de ella) miro a través del lente enfocando para tomar una foto y paseo mis ojos en el otro lado de la orilla moviendo la cámara hasta que me topo con un puente de madera que une ambas orillas, esta es, le tomo una foto, curioseo y me largo de aquí, es un sencillo puente de madera, adornado con las plantas enredaderas floreadas que crecen en el que se alza sobre las turbulentas aguas del río, me acerqué a ella y me aseguré de que fuera segura pasar entonces decidí atravesarla antes de irme, mientras mis lentos pasos avanzaban por ella de algún modo empiezo a relajarme y mi mente sin querer comienzó a indagar mientras tocaba delicadamente el húmedo barandal ¿Cómo sería vivir en un lugar donde no hubiera malas personas, donde no existieran los problemas? Donde, las amistades fueran reales y no hubieran preocupaciones, un pájaro cruza el cielo cantando con alegría y lo observo alejarse pero que tonterías digo, el mundo es mundo por algo, las malas personas y los problemas siempre existirán, no importa la epoca o el lugar, el viento frío que procede del bosque se desliza en mi cara revoloteando mi pelo, de niña soñaba con que me salieran alas, pero es una ironía, le tengo miedo a las alturas y lo más curioso es que aún lo sueño. Me detengo a medio camino y asomo mi cara hacía el río, pero igual, sería divertido al menos que un sueño tan insignificante como ese se cumpliera. Mi tonta idea me hizo sonreír.

Mientras camino mis ojos vagan por las ramas de los árboles como si buscara algo (o a alguien). ¿Por qué tengo la idea de no estar sola? Y de la nada regreso a la realidad golpeándome contra el suelo ¿pero qué...? Me he tropezado con algo, aunque no del todo he caído solo de rodillas porque me he sujetado del barandal pero ¿Con qué me he tropezado? Trato de levantarme y es cuando me doy cuenta que mí píe se ha atorado en una planta enredadera que sobresale de una ranura del puente ¿Cómo diablos...? Tiro el pie pero siento que me complica más sacarlo, no es como si se hubiera atorado ¡es como si la enredadera me hubiera crecido en el pie! ¿Pero que rayos es ésto?

La cámara me molesta así que decido quitármela y la lanzo al otro lado, no me gustaría que se me cayera al río, decido sentarme para desatarla manualmente pero es dura para partirla, tiro con fuerza frustrada y la madera respondió con un crujido, crujió debajo de mí, miro con preocupación lo que me espera, abajo las aguas turbulentas chocan furiosamente contra las rocas, mala idea esto fue una mala idea, trato de desatar el pie con más cuidado pero sigue traqueando la madera algo me aprieta la boca del estómago. Será mejor pedir ayuda pero ¿A quién? Estoy en medio de un bosque de una propiedad privada y con el ruido que hace el agua nadie cerca podrá oírme, aun así lo intento.

-¡Ayuda! ¡Ayuda! -Respiro hondamente para gritar más fuerte- ¡AYUDA!

Es inútil con el ruido del rio no me van a escuchar... no muy lejos sonó el traquido de una rama y un hombre sale de entre los árboles, vestido de una extraña ropa y barba abundante, parece un vagabundo porque ¿quien más estaría vestido así y estando en una propiedad privada? Es sospechoso pero no me importa quién es.

-¡Por favor ayúdame!

Su rostro refleja tanto curiosidad como recelo lo que me pone más nerviosa, me mira por un momento detallándome el rostro y entonces retrocede lentamente para desaparecer.

-¡No! ¡Espera! ¡Espera!

El hombre desaparece, ¿Pero que fué eso? ¿Qué está pasando?, muevo el pie con fuerza sintiendo más miedo que antes, para mí mala suerte la madera estaba muy podrida y antes de que me diera cuenta de lo que estaba pasando la madera se corrompe por completo y lo siguiente que recuerdo es estoy cayendo al río.

<<No lo sabía en ese momento pero ese instante, ese pequeño e importante instante marcaria un rumbo totalmente distinto en mi camino todo cambiaría para mí a partir de ese momento, toda mi vida en todos los sentidos...un instante, en el que todo pasó demasiado rápido>>

De un segundo a otro la desesperación se apoderó de mí e inmediatamente la corriente me arrastró con brutalidad hasta el fondo, trato de nadar e intento desesperadamente de volver a subir pero solo consigo salir lo suficiente para tomar unos segundos de aire y el río vuelve a hundirme. Lo único que veo es espuma a mí alrededor y vez tras vez me golpeo contra una roca soltando un grito de dolor y el poco aire contenido en mis pulmones.

Debajo del agua me esfuerzo por mirar de qué puedo sostenerme pero ni siquiera puedo orientarme solo escucho ese crujido debajo del agua retumbándome en los oídos. Desesperada por salir de nuevo, suelto el poco aire que contenía y muevo ambos brazos en todas las direcciones con la esperanza de tocar algo para evitar que la corriente me siga arrastrando, puedo sentir como mis pies rozan las piedrecillas que se encuentran en el fondo, no puedo salir a la superficie. Mi mente y mis pulmones no dejan de pedir una y otra vez lo mismo "oxígeno" mientras me golpeo contra las rocas con la misma ferocidad con la que me lleva el río. Quiero gritar pero ya me doy cuenta de que lo estoy haciendo tengo la puntada en el pecho que se hace cada vez más fuerte y siento que los pulmones se me van a reventar, con mucho esfuerzo logro por un corto tiempo salir a la superficie y tomar aire pero al mismo tiempo trago agua, la escupo pero cada vez que intento respirar tomo más agua, toso instintivamente pero pero sigo tragando agua, esto es tan desesperante, apenas me mantengo suspendida aunque no puedo luchar contra la corriente, miro con desesperanza la orilla deseando en lo más hondo de mi ser poder salir el agua mientras este me clava cuchilladas frías en el cuerpo y la chaqueta se ha vuelto pesada al mojarse, no me ayuda en absoluto pero tampoco puedo quitármela.



#2588 en Fantasía
#1099 en Thriller
#396 en Suspenso

En el texto hay: #romance, #secretos, #mediaval

Editado: 26.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.