El juego del amor

Capítulo 2

Eran las nueve de la mañana cuando mi móvil empezó a sonar como un loco. Había dormido tan profundamente a causa de mi pena que apenas pude oírlo en un momento en que cambiaba de lado. Miré la pantalla donde aparecía el nombre de Esther. Tenía unas diez llamadas perdidas de ella y otras tantas de César. Me asusté un poco, pero luego recordé que estaba esperando una llamada para el trabajo, así que la llamé enseguida, esperando que no se enfadara conmigo por haberla ignorado durante tanto tiempo.

— Estuve a punto de enviar a César para ver si estabas viva —, fue lo primero que dijo, obviamente aliviada de que la llamara.

Me froté la frente con fuerza, un movimiento que siempre me despertaba como si le diera a mi cerebro un impulso para trabajar.

— Perdón. No me siento bien y sabes que duermo mucho cuando me siento mal.

— No me pidas perdón, lo entiendo. ¿Aún quieres un trabajo? César me envió un mensaje ayer y si todavía estás interesada, tengo una propuesta interesante para ti.

Me senté en la cama, bien despierta ahora, en cuanto oí a Esther. — Por supuesto, estoy muy interesada —, respondí rápidamente, como si temiera que se arrepintiera inmediatamente de su propuesta.

— Pasa por el estudio tan pronto como puedas. Te enviaré la dirección por mensaje de texto y le he dejado tus datos al guardia de la entrada. Pregunta dónde encontrarme, ellos te guiarán. El resto, lo hablaremos en persona.

No necesitó decirme nada más. Me sacudí y empecé a buscar ropa limpia. Cogí un vestido que me encantaba y ropa interior, y corrí al baño porque me debía a mí misma mimarme todo lo posible. No quería dar una mala primera impresión a nadie, ni siquiera a Esther, que me conocía desde el momento en que estaba en una relación con mi mejor amigo. Sobre todo, quería sentirme bien conmigo misma y volver a ponerme en pie, ordenar mis pensamientos y también superar este nuevo fracaso con el que tendría que lidiar pronto. Respiré hondo, y con toda la fuerza mental que me quedaba, me preparé para mi cita. Inmediatamente me sentí mejor llevando mi ropa favorita. Me maquillé ligeramente y me aseguré de que mi pelo no volara en todas direcciones antes de salir de casa, sintiéndome preparada para conquistar esta nueva oportunidad que se me presentaba.

Corrí hacia la estación de tren como una loca, porque no quería llegar tarde, pero allá donde miraba veía anuncios del libro de Aldana delante de mí. Estaban por todas partes. En los carteles de las paradas de autobús, en los autobuses, en la contraportada de los periódicos, en las vitrinas de las librerías. Tenía ganas de gritar porque mi libro no aparecía por ninguna parte. Ni siquiera pude encontrarlo en una simple búsqueda en Internet, ya que la editorial ni siquiera lo había puesto en su propia página de web. ¿Cómo podría la gente conocerme cuando se mostraba por todos lados el libro y el rostro del Aldana? Mis nervios no eran buenos, pero tuve que calmarme un poco porque se abría una nueva puerta y tenía que aprovechar la oportunidad que se me brindaba.

Tardé unas dos horas en llegar a los estudios donde Esther trabajaba como productora. Me gustaba mucho Madrid, pero estaba terriblemente cansada del tráfico, especialmente en los días de calor. Cuando llegué a Alcorcón, estaba empapada de sudor y todo el esfuerzo que había hecho para estar presentable fue en vano. Al menos dentro del espacio del estudio la situación era completamente diferente, ya que estaba fresco. Al mismo tiempo, había caos, ya que todavía estaban montando algún tipo de decorado. Había cámaras por todas partes mientras, literalmente, la gente se colgaba de los techos para intentar preparar la iluminación. Tuve que esconderme en un rincón mientras esperaba a Esther porque dos veces casi me atropella un tipo que sostenía un pedestal con un micrófono. La gente del equipo me miraba molesta, así que el mejor movimiento que pude hacer fue apartarme de su camino.

Me preguntaba cuándo vendría Esther a sacarme de allí. Hacía ya media hora que había llegado, le había mandado un mensaje de texto para que supiera dónde estaba, pero no aparecía por ningún lado. Intenté obtener información sobre lo que estaba preparando exactamente la producción, ya que no tenía ni idea de qué tipo de espectáculo se estaba preparando. Pero ninguno de ellos hablaba de ello. Los directores daban órdenes, pero eso era todo lo que salía de sus labios, nada más. Debería quedarme con la duda, al menos hasta que llegara Esther, aunque mi necesidad de saberlo todo me agobiaba y me decía que preguntara a alguien por si me enteraba de alguna información. Pero, justo a tiempo, mi amiga hizo su aparición. No dijo ni una palabra, sólo me cogió de la mano y me llevó con ella por un laberinto de pasillos hasta su despacho.

Cerró la puerta tras de sí. Obviamente, estaba agotada. Me miró disculpándose por los momentos de silencio entre nosotros, pero la entendí, así que sonreí con cariño, esperando a que hablara.

― Un día difícil, ¿eh? ― pregunté finalmente, cansada del silencio.

― Te advierto ahora que no tendremos días fáciles. Si quieres irte, hazlo ahora ―, se rió con cansancio.

― Ya me conoces, soy una persona difícil de abandonar, así que ¿cómo puedo ayudar aquí?

Parecía aliviada e inmediatamente corrió a sentarse detrás de su escritorio. Cogió el sobre que había dejado delante de ella y lo abrió para sacar una docena de papeles que componían mi contrato.

― Lo que buscamos es una persona que vigile al actor principal del reality en el que estamos trabajando.

― ¿Reality? ― exclamé. Sólo el concepto era suficiente para hacerme huir, pero había aprendido a no despreciar nada en la vida. Puede que no vea ese tipo de televisión, pero daba trabajo a mucha gente, y aquí me iba a dar trabajo cuando más lo necesitaba. ― Cuando decís vigilarlo, ¿a qué te refieres exactamente? ― continué, un poco aterrada porque me sonaba a que querían una niñera que lo persiguiera.



#475 en Thriller
#230 en Misterio

En el texto hay: misterio, romance, aventura

Editado: 17.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.