El juego del amor

Capítulo 17

Amaneció uno de esos días en los que el sol brillaba y los pájaros no dejaban de trinar alegremente. Mi sonrisa no se borraba, estaba impresa en mi cara como un tatuaje, y fue realmente una de las pocas veces que entendí lo que era ser verdaderamente feliz. Pensé, después de esa relación que me destrozó, que no encontraría lo que había estado buscando como una loca durante tanto tiempo. Y aquí me equivoqué, porque el amor estaba allí. ¿Y si era en la cara de un hombre que había decidido por mí misma odiar? Estaba allí y era la sensación más hermosa que uno puede experimentar.

Pasé más de diez minutos escudriñando los rasgos de Manuel mientras dormía a mi lado. Quería recordar cada detalle de su rostro, cada arruga y línea de expresión. Le vi sonreír suavemente y me reí porque supe que estuvo despierto todo ese tiempo y sólo me dejó mirarle.

― ¿Estás despierto? ― le pregunté mientras le besaba la cara.

― Desde varios minutos. ¿Has terminado de mirarme como si no hubieras visto a un hombre en tu vida?

― Por hoy, sí ―, le aseguré con una risita. ― Hoy tengo una sorpresa para ti ―, titubeé y él, inmediatamente, abrió los ojos para mirarme con anhelo.

― ¿Me lo vas a decir o tengo que adivinar?

― Oh, no lo sé. Quizá haya que trabajar mucho para ganarse la sorpresa.

Una sonrisa torcida apareció en su rostro. Adormilado era aún más delicioso. Levantó el torso y se puso encima de mí en un rápido movimiento, mirándome fijamente a la cara, desafiante. Acercó su cara a la mía, pero en el último momento decidió no besarme, lo que me causó decepción. Se puso de rodillas y levantó una de mis piernas, sin apartar sus ojos de los míos. Empezó a acariciar mi pantorrilla primero y luego a besarla, subiendo hasta mi rodilla. Me estremecí cuando me acarició la parte posterior de la rodilla antes de que empezara a besar de nuevo el interior de mi muslo. Sabía qué hacer para volverme loca y conseguir lo que quería. Dejó escapar un beso bajo mi vientre y arrastró su lengua hasta mi estómago.

― ¿Lo estoy haciendo bien? ― se burló cuando escuchó mi sollozo ahogado.

Me reí a mi vez y levanté el torso para besarlo con fuerza. ― Me encantaría seguir, pero nos esperan y ya llegamos tarde ―, le susurré al oído mientras le acariciaba la espalda. ― Los dos necesitamos una ducha fría.

― No, necesitamos al menos cinco minutos ―, se rió y me tiró de nuevo en la cama, atrapándome allí para que no pudiera escapar de él. Cinco minutos se convirtieron en diez y en ese corto tiempo consiguió llevarme al límite varias veces.

― Me estás matando ―, dije en broma.

― Y tú me estás matando. Tienes que saber que yo he aprendido a conseguir lo que quiero, así que será mejor que te rindas a mí desde el principio ―, sonrió desafiante y se levantó de la cama sin esperar mi reacción. No tuvo que hacerlo. Lo tenía todo calculado. ― ¿A dónde vamos? Creo que me he ganado merecidamente la respuesta.

― Y más que eso ―, murmuré, agotada. ― Le pedí a Esther que nos dejara ir a casa de tu madre y dijo que sí.

Me miró por encima del hombro y se volvió hacia mí para levantarme en brazos sin dificultad. ― Entonces no deberíamos llegar tarde ―, dijo y me llevó a la ducha.

Una hora más tarde, llegamos a su casa. Nunca lo había visto tan nervioso. Tal vez estaba pensando en cómo contarles lo nuestro, así que me prometí no mencionar nada a menos que él dijera algo. Nos recibió Max, como siempre, con besos y ladridos de felicidad. Entramos en la casa con él enredado a nuestros pies. Encontramos a la madre de Manuel en la cocina, no nos había notado y se sobresaltó al vernos delante, pero su alegría era indescriptible.

― ¡Mi niño! ― gritó con alegría y levantó los brazos para que la abrazara. ― ¿Cómo consiguieron venir?

― Dale las gracias a Amalia de que estemos aquí.

― No he hecho nada ―, dije, sonriendo. ― Bueno, dejaré que hablen. ¿Paso a recogerte sobre las cinco? ― le pregunté, pero me miró extrañado.

― No ―, respondió, confundiéndome. ― No te vas a ir. ¿Tienes algún sitio al que ir? Hoy no tienes que trabajar, es nuestro día libre...

― Bien dicho Manuel, a dónde irás con este calor. Ya que estás aquí, ¿qué tal una comida en el patio? Vamos a hacer una buena barbacoa que hace tiempo que no hacemos. Voy a buscar carne fresca...

― Es una muy buena idea, señora. Iré a la carnicería mientras os ponéis al día.

No se opusieron. Necesitaban un tiempo a solas, eso lo entendía perfectamente, así que tenía toda la buena voluntad a ir. Sin embargo, me alegré de que no me dejara. Tampoco nos darían mucho tiempo, ya que el rodaje era ahora más exigente, pero estábamos preparados para todo. Al menos eso pensábamos...

Mi familia estaba lejos y la echaba mucho de menos, pero durante unas horas me sentí como si fuera de la familia de Manuel. Su madre se ocupaba más de mí que de los suyos, mientras que su hermana mostraba su simpatía a menudo, buscando el contacto que pudiera aliviar el dolor que pudiera tener en su alma. Una cosa era cierta, el fantasma de su padre estaba allí, y a menudo los tres caían en la melancolía. Quería tenerlos en mis brazos y decirles que todo estaría bien, pero no lo sabía con seguridad. Ojalá todo se solucionara, ojalá pudiera retroceder el tiempo y ayudar a Manuel en esos momentos en los que el dolor le doblegaba. Ojalá pudiera detener esta tragedia que les ha ocurrido.

― Amalia, ¿cómo está tu novio? Se llama César, si no recuerdo mal ―, preguntó su madre en un momento dado mientras poníamos la mesa. Mis ojos se posaron en Manuel, que se mordía el labio, con una mirada de disculpa que no le había dicho nada de nosotros dos.

― Está bien, señora, en el trabajo.

― ¿No tiene el día libre, como tú?

― No, hoy está trabajando en otro programa, nuestros horarios han cambiado últimamente ―, reí falsamente para ocultar mi nerviosismo.



#473 en Thriller
#230 en Misterio

En el texto hay: misterio, romance, aventura

Editado: 17.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.