Intenté no amarte...fallé

Capítulo 14

Soundtrack: Saving Amy - Brantley Gilbert

Broken - Seether feat. Amy Lee 

 

**Axel**

 

Hoy recibí una llamada muy temprano en la mañana, me sorprendí al ver el número desconocido y cuando respondí tuve la sorpresa de que me llamaba la suegra de Katya.

 

De verdad que me extrañó demasiado, nunca pensé que trataría a esa señora de nuevo. Pero me equivoqué. Me llamó para invitarme a una cena que celebraría para conmemorar a la familia que ya no está entre nosotros, y bueno dije que sí.

 

Me miro en el espejo y la ropa que escogí espero que sea la mejor. Nunca había reparado tanto en mi aspecto, pero quiero dar buena impresión a la suegra de Katya, sé que nunca podré competir por el amor de Kat, contra su fallecido esposo pero por lo menos quiero saber que me aprecia, estoy seguro de que ella puede amar de nuevo y sin anteponer el cariño que puede sentir por su marido. Sé que él fue parte fundamental en su vida.

 

Veo que la camisa azul rey y los vaqueros negros se ven bien, ni muy formal, ni muy desarreglado. Genial. Tomo las llaves de mi auto y salgo de la casa en dirección a lo que puede ser una misión suicida de mi parte.

 

Conduzco entre el trafico tranquilo, pensando en que puedo decir. Decido parar en mi panadería favorita y comprar el delicioso pastel de nutella que me trajo más espinillas en mi tiempo de juventud y un jugo de naranja, pues según escuché es una familia religiosa y no toman licor. Retomo el camino y por fin llego a casa de los Rodriguez.

 

El ver el hogar de la familia Rodriguez me recordó mucho a mi casa de niño. No es una familia humilde, pero tampoco se ve de la clase alta. Espero que sean tan buenas personas como imagino.

 

Toco el timbre y Maggie me sonríe. —Qué bueno que viniste, hijo. Es un placer verte está noche aquí. 

 

—Para mí es el placer. Estoy muy agradecido con la invitación. ¿Dónde puedo colocar esto? —señalo las cosas que traje.

 

—Dámelo, no te hubieras molestado, muchacho.

 

—No es ninguna molestia. —sonríe.

 

—Gracias. Aun Katy no ha llegado, esperamos que venga pronto. —asiento pero en ese momento tocan la puerta, y sé que es ella. Yo lo sé.

 

Escucho el asombro de ella apenas entrar. — ¿Axel que haces aquí?

 

Okey, esto no es raro ni nada, ¿Cómo es que estoy aquí y ella no lo sabe?

 

Pero antes de que pueda decir cualquier estupidez, Margaret viene en mi socorro. —Yo lo invité, pedí el número a la linda de Lía.  

 

En las mejillas de Katya se posan dos adorables puntos rojos. —Oh, no lo sabía. Lo siento.

 

—Descuida, Margaret me ha invitado y yo quise venir. —no quiero preguntar pero debo hacerlo. — ¿te molesta que esté aquí? No tengo problema en irme, no quiero causarte problemas.

 

Niega. —No, quiero que te quedes. Ven ayúdame a jugar con mis sobrinos. —ella toma mi mano y me saca al patio de la casa, en donde pude notar que hay dos niños. Un varón y una niña.

 

Apenas ven a Katya salen corriendo como caballos desbocados. — ¡Tía Katy! —ella los abraza y los beso por sus mejillas, se ve muy adorable actuando de esa forma.

 

—Hola mis pequeños. —ellos de momento reparan en mí. La niña parece mirarme con dulzura aunque el chico—que no debe tener más de diez—me fulmina con la mirada. ¿Qué está pasando?

 

— ¿Quién es él? —exclama el niño con un deje de enfado. ¿A esa edad se puede estar enfadado?

 

Katya responde. —Él es un amigo que tu abuela invitó. Es mi amigo. —dice en tono conciliador.

 

—No puede remplazar al tío Chris, no quiero que sea tu novio. Lo odio. —y se va dando zapatazos, muy molesto.

 

Okey no llevo ni diez minutos y creo que la cagué hasta el fondo.

 

—Lo siento, Kat. —ella niega.

 

—Nada de que disculparse, ese que se acaba de ir como un toro, es Max, sobrino predilecto de Christopher, eran muy unidos. Lo siento por el espectáculo no quiero que pienses otra cosa. —en su posición lo entiendo. Estaría muy afectado. Ella toma en brazos a la niña que creo que tiene cuatro. —Y ella es Milly, mi pequeña diablilla de cuatro años. Ella nunca conoció a Christopher. Por eso no hay esos dolores como los de su hermano.



#585 en Novela romántica
#19 en Joven Adulto

En el texto hay: perdon, amor, dolor

Editado: 07.01.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.