Intenté no amarte...fallé

Epílogo

Soundtrack: A thousand years. Christina Perri

 

“La rosa es más bella bañada por el rocío de la mañana, y el amor es más hermoso humedecido por las lágrimas.”

Sir Walter Scott

 

 

Katya y yo llevamos dos años de casados, y cada día mi vida ha sido un aluvión de emociones.

 

Vivimos en Londres, ella continua con su especialización y Neurocirugía y le está yendo muy bien, yo ya no soy su profesor porque ella quería demostrar su valía sola, y no porque estaba casada conmigo. Como lo cabezota que es.

 

Está embarazada de siete meses y esperamos a una niña hermosa. Cuando recibimos la noticia fue algo que nos emocionó demasiado. No lo esperábamos y cuando apareció positivo en la prueba fue como haber acabado una carrera muy larga. Hemos tenido cuidado con su embarazo a causa de sus miedos de la perdida que tuvo.

 

Yo digo que va a ser igual a Katya, ella insiste en que se parecerá a mí. Pero no nos importa solo quiero tenerla entre mis brazos sana y fuerte.

 

Amelia y yo continuamos nuestra amistad, ella tuvo a un niño el cual soy un padrino muy consentidor según ella, no me importa, es mi sobrino y lo quiero demasiado.

 

Mi abuelo lo conocí, Kat me dijo que debía ver lo que quería, y fui solo porque me lo pidió ella. Al hablar con él, me pidió perdón y me dijo que si le dejaba verme con más frecuencia, no quería aceptar, pero Kat le dijo que sí. Ahora nos tiene como los dos mejores nietos. Y está emocionado por su bisnieto.

 

En mi trabajo me ha ido bien, soy el nuevo jefe de Neurología, era un cargo que no imaginaba, pero Robert renunció y el cargo lo dejó a mí, porque según y que era el más capacitado.

 

Maggie se convirtió en una de las abuelas de nuestra hija, está muy entusiasmada con la idea de nuestra niña. Y mi trata como a un hijo, es una situación muy extraña pero me hace muy feliz que me vea y trate de esa forma.

 

La vida es hermosa, aunque tuve mis altibajos, cada prueba fue necesaria para estar en donde estoy hoy. Tengo una familia, un hogar al que puedo llegar cada noche y no sentir el peso de la tristeza. Tengo luz en mi alma.

 

Espero que sepas que no quiero aburrirte, ni debería estar contándote esto porque nunca nos conocimos, pero quiero que sepas que tu determinación hacia Katya fueron parte fundamental para yo iniciar mi relación con ella. Y que cada una de esas cosas que te cuento, son necesarias para entender mi amor por Kat. Fuiste un gran hombre Christopher  y sé que donde estés, cuidas de ella.

 

Gracias por amarla y cuidarla hasta que yo llegara.

 

Hasta luego.

 

Axel Ryel.

 

Quemo la carta y dejo que el viento se la lleve, nunca había hecho algo así pero quise experimentar. Y espero que de alguna forma le llegue esta carta.

 

***

 

Llego a casa y Katya está sentada en el sofá, llorando con una película de amor y un tarro de helado en sus manos. Está sin maquillaje, con el pelo recogido en una coleta desordenada y un pijama de dibujos animados. Pero nunca la había visto tan bella.

 

—Buenas tardes, esposa. —digo sentándome en el sofá al lado de ella.

 

—Hola, esposo. —y se sienta en mis piernas para que le haga mimitos. — ¿Cómo estuvo el día?

 

Me encojo de hombros. —Estás pesadita. —ella se enfurruña. —Mentira mi amor, estás preciosa. El día estuvo muy cansón pero nada que no pueda resolver. —alzo su camisa dejando su vientre libre.  —déjame hacerle cariño a nuestra niña.

 

Siento que mi pequeña se mueve cuando pongo mi mano en el vientre. — ¿Cómo te has sentido?

 

—Con el dolor de espalda y muy aburrida. —hace un puchero.

 

Le acaricio con mi otra mano su cara. —Pero debes seguir con el reposo, ya estás terminando tu embarazo y tienes que descansar.

 

—Está bien, lo haré aunque no me guste. —me da una cucharada de su helado de chocolate. —Hablé con Amelia, está emocionada con mi bebé. Me dijo que ya ha comprado media tienda para mí. —Esa mujer no cambia para nada.

 

—Pobre de tu hermano que es a quien le toca traer todo eso. —se ríe con su sonrisa, tierna. La abrazo como adoro hacerlo.

 

—Me está dando unas patadas muy fuertes, creo que vamos a tener una niñita jugadora de fútbol.



#606 en Novela romántica
#17 en Joven Adulto

En el texto hay: perdon, amor, dolor

Editado: 07.01.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.