Mi Mejor Patologia

Un dia mas...

Me despierto agitada en medio de la noche con falta de aire en mis pulmones,me recuesto de lado con una mano en mi cabeza y miro mi oscura habitación...no se por que me siento tan mal después de tanto tiempo, no entiendo como es posible que me siga sorprendiendo por tales episodios.

 

Desido pararme de la cama, ya se que no volveré a dormir.

A pesar de que tengo prohibido tomar café es siempre lo primero que hago al levantarme, creo que no hay mejor estimulante mas eficaz que el café para empezar un buen día. Y en mi caso, un día es especial, un reto,una travesía que me invita a ser héroe y lograrlo una vez mas.

 

Las 4:40, uuf hoy definitivamente se ha lucido en grande, hace tiempo no despertaba tan temprano, siempre es casi al amanecer; claro si con “amanecer”se entiende a cinco de la mañana. no siempre es así, hay ocasiones donde duermo tan profundo como un bebe. Pero hoy no ha habido suerte, y aquí estoy, sentada en mi cocina con una taza de ardiendo en mis manos,esperando que haga el efecto esperado y se quite este agotamiento que siento por la falta de sueño.

Me dedico a hacer los quehaceres de la casa antes de que despierte mi madre y aprovechando que tengo fuerzas para alzar la escoba y el lienzo de despolvar, después todo, tiempo es lo que mas tengo. Sonrío con tristeza al recordar que hoy a las nueve de la mañana tenia que ir a una entrevista de trabajo, tenia porque no creo que contraten a alguien con enormes bolsas oscuras por debajo de los ojos en un lugar donde la apariencia es primordial, llamare a mi amiga que es quien planifico la cita y le pediré me facilite otra en unos días.

 

A mis veinte y dos años de mi larga vida puedo decir que solo he trabajado en dos ocasiones,una de modelo al terminar la preparatoria en donde fui elegida por un comité en la escuela, y la otra a los veinte siendo contratada para aparecer en  afiches en una empresa de publicidad. El día de la entrevista la señora me dijo al final de la misma que solo calificaba para esa posición , según ella, mi rostro era perfecto para el puesto, solo pude mirarla por unos segundos antes de asentir con una falsa sonrisa que no era siquiera una mueca. Tantos cursos,talleres y dos años de carrera universitaria para que literalmente te digan que tu rostro es lo que vale.

 

Mi madre me dijo que eran cosas miás,que era un buen puesto y buena paga...ella cree que no me doy cuenta que piensa que es un logro que haya encontrado tal empleo. Amo a mi madre y ella a mi,hace todo por verme feliz, pero a veces olvida que para ayudarme tiene que ser antes que todo sincera. Lo peor es que se que ella tiene razón, mejor conformarme con lo que me ofrecen.

 

 

 



En trozos de papel.

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar