Relatos De Un Astronauta

Los Secretos del Visitante

 

Tras el enigmático encuentro con el ser humanoide en el espacio profundo, Robert Carter y su equipo se encontraban obsesionados con descubrir la verdad detrás de este misterioso visitante. Habían pasado días revisando registros y comunicaciones, buscando pistas que pudieran arrojar luz sobre el origen y el propósito de esta figura desconocida.

Finalmente, encontraron un registro de radar que indicaba una entrada abrupta en la órbita terrestre justo antes del encuentro con el visitante. La entrada no coincidía con ningún cohete o nave espacial conocida. Era como si el ser hubiera llegado desde el vacío del espacio exterior.

Con esta nueva información en mano, Carter y su equipo se dirigieron a la estación de control de la NASA para compartir sus hallazgos y buscar orientación. Fueron recibidos por un grupo de científicos y expertos que estaban igualmente intrigados por el misterioso visitante. Juntos, comenzaron a analizar los datos y a especular sobre la naturaleza del ser y su origen.

A medida que profundizaban en la investigación, surgieron teorías fascinantes. Algunos sugirieron que el visitante podría ser una forma de vida extraterrestre, mientras que otros creían que podría ser un explorador de una civilización avanzada. Las posibilidades eran infinitas y desconcertantes.

Mientras tanto, Carter continuó con sus deberes en la estación espacial, pero su mente estaba obsesionada con el misterio. Pasaba horas mirando por las ventanas de la estación, buscando cualquier rastro del ser en el espacio exterior. Cada destello de luz o movimiento inusual lo llenaba de emoción y expectación.

Un día, mientras realizaba una caminata espacial rutinaria, Carter vio algo que lo dejó sin aliento. El ser humanoide estaba de regreso, flotando cerca de la estación espacial. Esta vez, Carter y su equipo estaban decididos a comunicarse de alguna manera.

Utilizaron luces de señalización y mensajes codificados, pero el visitante parecía no entender. Sin embargo, algo en su comportamiento indicaba que estaba interesado en la estación y en los astronautas. Carter decidió arriesgarse y, con la ayuda de su traje espacial, se acercó al visitante.

El ser humanoide lo miró a los ojos, y en ese momento, Carter sintió una extraña conexión. A pesar de las diferencias en sus formas de vida, había una comprensión mutua en sus miradas. Carter extendió su mano hacia el visitante, y este la tomó con cuidado.

El contacto físico marcó un momento histórico. Aunque no podían hablar el mismo idioma, Carter y el visitante comenzaron a intercambiar gestos y señales de amistad. La comunicación era rudimentaria pero efectiva.

 



#3113 en Fantasía
#3792 en Otros
#376 en Aventura

En el texto hay: historia corta, planetas, galaxias lejanas

Editado: 27.02.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.