Un Amor Poco Común

Capítulo 28

-¡Bájame!- grité desesperada-. ¡ME RINDO!

Natasha me dejó en el suelo, riendo.

-Era broma- dije y la elevé en el aire, inmovilizándola-. Yo también puedo volar, no me da miedo.

Ella sorió.

-Te has vuelto fuerte, enana- dijo y sonreí.

-Lo que sea por él- afirmé.

-¡Chicas!- dijo Nico y liberé a Natasha, quien con sus alas aún en forma humana, voló hasta el suelo, para no caer bruscamente-. Vamos a cenar, que luego llegamos tarde y aún se deben preparar.

-Okey- dijimos.

Hoy sería por fin legal en el mundo mágico. Mañana sería mi cumpleaños número 100, por lo que en la noche, haré el papeleo y así poder ciudadana legalmente mágica.

(...)

-¿Esto es necesario?- pregunté, un poco nerviosa.

-Completamente- dijo una señora vestida de blanco.

-Está bien- dije.

Me coloqué la falda corta con el cros-top blanco y zapatos de taco blancos, que solo tapa lo esencial.

-Aixa Coronel Raimondo- dijo Adrian y me miró-. Ese atuendo te sienta genial.

-Gracias- dije, si mirarlo.

-Ser ciudadana mágica implica muchas cosas- dijo él, como si fuera un robot programado para repetir esto-. No tienes que avergonzarte de lo que eres. No te arrepentirás de lo que hagas y te harás cargo de tus propios errores. Todo lo que digas en la Corte se puede usar en tu contra. Se respetuosa y nunca niegues ayuda. No olvides tus principios y moral La familia eral lo es todo. Protege a los tuyos y te protegerán a ti. ¿Aceptas ser ciudadana mágica? Al acceder, no puedes volver atrás y si te niegas, en caso de que suceda algo, se te eliminará.

-Acepto la base de condiciones- dije, con gracia.

Él se acercó a mí, para colocar su mano sobre mi espalda, donde sentí un gran calor, que me quema, aunque no lloré ni nada.

-Bienvenida a este mundo- dijo y una chica me trajo una bata-. Puedes irte.

Salí de allí y me coloqué mi ropa normal, para volver donde me esperan mis amigos.

-¿Cómo te fue?- me preguntó Nico.

-Ya soy legal- dije, con una sonrisa.

-¡Esa es mi chica!- dijo y me abrazó, para luego hacerme girar en el aire.

-¡Felicidades!- dijo Julieta y me abrazaron todos.

-¿Vamos a celebrar?- propuse, como una adolescente emocionada por hablar de su pareja.

-¡Vamos!- exclamaron Natasha y Julieta, muy felices.



#21690 en Fantasía
#46340 en Novela romántica

En el texto hay: romance, brujas, sobrenatural

Editado: 09.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.