Una Realidad Confusa

Capítulo 6 • Una cita pendiente.

—¿Lista para salir de nuevo al mundo exterior?—pregunta Oliver.


 

—Sí...—responde algo confusa.


 

—Solo iremos a dar la vuelta y al cine, como me lo habías prometido antes—contesta Oliver mientras extiende su brazo.


 

Ella sonríe y le pide un momento, da media vuelta para subir las escaleras pero Oliver se lo impide. —Yo pagaré todo, me ofendes—ríe.


 

—Solo iré por unas cosas—le miente y sube con su madre para comentarle que saldrá y pedir algo de dinero.


 

Abre la puerta del cuarto y está su madre acomodando ropa. —Mamá... saldré con Oliver, y quería ver si me dabas dinero por favor—ríe. —Que extraño—agrega.


 

—Si, ya se que saldrás, ¿no quieres que te acompañe?... y claro—le entrega $50 dólares.


 

—Estoy bien mami—sonríe. —Me hará bien salir y además iré con Oliver, aunque no te go muchos recuerdos de él, pero se siente cool estar a su lado.


 

—¿Evelyn te va acompañar?—cuestiona Mariana.


 

Paola se niega y su madre asiente con un poco de disgusto.


 

Para su primera cita con Oliver lleva puesto:


 


 


 

Por supuesto, Evelyn la ayudo a cambiarse.


 

Sale de la habitación y se reencuentra con Evelyn, Oliver la espera en la sala y ellas están la cocina.


 

—Oye, ¿no me acompañarás?—le pregunta a su amiga.


 

—¿De qué hablas? No... iré a limpiar la habitación de invitados de la cual me acaban de adueñar...—ríe. —Aparte iré a mi casa por ropa, y decirles que quizás ya me quede a vivir aquí—ríe mientras la abraza y le encamina a Oliver.


 

Ambos salen de la casa y al llegar a la banqueta Oliver se aparta y saca algo de su jean.


 

—¿Tu auto? Si extrañamente eso lo recuerdo—ríe.


 

Le quita la alarma al auto y abre la puerta para que Paola suba. Ella agradece y sube.


 

—¿Bien, iremos a comer primero o al cine?—pregunta mientras enciende su Bluetooth y reproduce "L-O-V-E" de Nat King.


 

Ella escucha la canción y de inmediato una lluvia de recuerdos la invaden.


 

—¿La recuerdas? Es tu canción favorita y las veces que salimos siempre la ponías, igual cuando venía a tu casa algunas veces llegue a escuchar que la ponías.


 

—Sin duda alguna la recuerdo...—suspira y se va de espaldas sobre el asiento que estaba algo inclinado, cierra los ojos mientras los recuerdos vienen hacia ella.


 

—La música a veces es la solución a nuestros problemas, Pao...—enciende el auto.


 

Gotas cristalinas se deslizan sobre la mejilla del rostro de Paola, gira su cabeza hacia el exterior del auto. Oliver se percata y le seca sus lágrimas.


 

—Lo siento, pero entiéndeme... todo esto es muy confuso para mi...—le responde mientras se limpia sus lágrimas.


 

—Tu maquillaje se va arruinar si sigues llorando—le aprieta su mano. —Aunque seguirás siendo linda aún así—le tira un cumplido.


 

—Bien...—sonríe y de su bolso saca su maquillaje y se retoca. —Vamos al cine—agrega mientras con su espejo se retoca el maquillaje.


 

Oliver de incorpora a la carretera y conduce hasta la plaza donde se encuentra el cine, pizzería y sushi. Durante el trayecto aprovechan para charlar, de esa forma Oliver desvía la atención de Paola. Recordamos viejos tiempos, viejos momentos que vivieron juntos, observando la cuidad y deslumbrándose por la extraña sensación de estar en otro mundo.


 

Después de media hora llegan a su destino, buscan estacionamiento entre todos los autos y finalmente encuentran, bajan del auto y caminan hacia el cine.


 

—Creo que la película que teníamos planeado ver no estará, ya que eso fue hace ya 9 meses—ríe mientras ambos cruzan la calle.


 

Ingresan al cine y la película que más llama la atención de ambos es "After: Aquí empieza todo " así que compran boletos para esa función y de inmediato se dirigen al área de palomitas y bebidas.


 

—Permíteme pagar, tu pagaste las entradas yo pagaré la botana—le entrega en dinero al cajero.


 

—¡No! Te invite yo pago, créeme... tuve 9 meses para ahorrar—dice con sarcasmo mientras baja la mano de Paola.


 

El cajero no entiende el comentario y acepta el billete que de Oliver.


 

Después de unos minutos ingresan a la sala, Oliver acomoda las palomitas, bebidas y nieves que compraron, después saca su teléfono y toma una fotografía.


 

—Va para insta...—comenta mientras abre la aplicación en su teléfono.


 

Paola sonríe. —Me siento como una celebridad...—le da un sorbo a su refresco.


 

—Lo eres.


 

Saliendo de la función ambos caminan por la plaza. —La película me pareció un poco tóxica, ¿no crees?—comenta Oliver.


 

—Creo que así es el amor, a vacas tóxico—contesta Paola entre risas.


 

—Me decepcionas.. —niega Oliver con la cabeza.


 

—Es la verdad—dice Paola.


 

—Si tú lo dices..—responde Oliver encogiendo los hombros.


 

Caminan delante de una tienda de ropa. —Espera...—Paola pide tiempo y entra a la tienda.


 

—Tan rápido volviste a tus compras compulsivas de típica chica adolescente...—agrega entre risas.


 

Paola voltea y lo ve por el comentario que hizo, sonríe después de notar su inercia por ir a una tienda de ropa para chicas, su gusto la adentra ahí.


 

—Pero te acompaño—dice Oliver al ver que ella se quedó estática por unos segundos mientras veía hacia la tienda.


 

Ambos caminan e ingresan a la tienda, Oliver sigue a Paola que parece estar asombrada, como si fuese la primera vez que ingresaba a una tienda de ropa, en el lugar habían pocas chicas, así que podía caminar tranquila, mientras Oliver sonreía al verla, el no recordaba la ultima vez que salieron y verla feliz de nuevo era gratificante para el, más después de enterarse lo confundida que esta, saber que comienza adaptarse y sentirse feliz le causa alegría.



#6578 en Fantasía
#1391 en Magia

En el texto hay: fantasia, cambio de vida, cambiodecuerpo

Editado: 31.12.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.