Voces

VOCES

  El frío viento de la noche soplaba implacable a través de las calles desiertas mientras caminaba apresuradamente hacia mi casa. Cada ráfaga parecía susurrarme secretos oscuros, envolviéndome en una atmósfera cargada de misterio y peligro. La sensación constante de ser observada me había perseguido incansablemente durante todo el día, y una inquietud profunda se había arraigado en lo más profundo de mí ser. Mis pasos resonaban en el silencio nocturno, aumentando mi ansiedad con cada paso que daba.

Al fin llegué a mi casa, y las sombras parecieron cobrar vida, retorciéndose y danzando a mí alrededor como espectros inquietos. Una sensación de malestar se apoderó de mí mientras insertaba la llave en la cerradura y entraba en la penumbra de mi hogar. Encendí las luces, buscando desesperadamente que la familiaridad del entorno calmara mis nervios, pero en lugar de eso, solo encontré más inquietud y perturbación.

Los objetos cotidianos parecían estar fuera de lugar, como si alguien hubiera estado husmeando en mi ausencia. El sofá, usualmente pulcro y ordenado, estaba desaliñado, con cojines desplazados y una manta arrugada. Mi respiración se volvió entrecortada y sentí un sudor frío recorrer mi espalda. ¿Había alguien en mi casa? ¿O era solo mi mente jugando trucos crueles, sumergiéndome en un estado de paranoia autoinducida?

Avancé lentamente, explorando cada habitación con precaución. El sonido constante de un grifo goteando resonaba en mis oídos, marcando el tiempo de mi angustia. De repente, un susurro apenas audible se deslizó por el aire, como un eco siniestro, pero no pude distinguir las palabras. Me sentí atrapada en una pesadilla surrealista, donde la realidad y la ilusión se entrelazaban en una danza macabra.

Desesperada por encontrar respuestas, subí las escaleras hacia mi dormitorio. Cada escalón crujía bajo mis pies, amplificando mi nerviosismo. Al abrir la puerta, el ambiente se volvió más denso y pesado, como si el aire mismo estuviera cargado de presagios malignos. La sombra de un movimiento rápido y fugaz pasó por el rabillo de mi ojo, pero cuando giré para enfrentarla, no había nada allí. Mi pulso se aceleró mientras mi mente intentaba procesar lo que estaba ocurriendo.

Fue entonces cuando lo vi. En el espejo de cuerpo entero frente a mi cama, un destello de movimiento me incomodó. Me acerqué con cautela, observando mi reflejo distorsionado en el cristal. Mis ojos reflejaban un miedo profundo y una confusión abrumadora, pero había algo más, una malevolencia que no pertenecía a mí ser.

El terror se apoderó de mí cuando noté que mi reflejo no me estaba imitando. Movió los labios, susurrando palabras inaudibles mientras su expresión se retorcía en una mueca. Mi corazón latía desbocado en mi pecho y un nudo se formó en mi garganta, impidiéndome gritar. Sentí como si las paredes se cerraran a mí alrededor, encerrándome en una pesadilla sin escape.

El reflejo alzó la mano lentamente y señaló hacia mí, como si me estuviera acusando de algo inimaginable. Una presión opresiva en el pecho me dejó sin aliento, como si el aire se hubiera evaporado repentinamente de la habitación. Intenté retroceder, pero mis pies parecían estar pegados al suelo, anclados en el abismo del miedo.

En un último acto de desesperación, cerré los ojos con fuerza y grité, liberando toda mi angustia y terror acumulados. Pero cuando abrí los ojos nuevamente, me encontré en una habitación desconocida, lejos de mi dormitorio y de todo lo que conocía. La oscuridad me envolvía, y un silencio opresivo reinaba en el aire, como si el mundo entero hubiera sido sumergido en un abismo sin esperanza.

El comienzo del fin había llegado, y yo era arrastrada a un abismo de misterio y horror del cual no había escapatoria. Mi destino estaba sellado, y ahora debía enfrentar los secretos oscuros que me aguardaban en las sombras.

 

  La habitación en la que me encontraba era una estancia abandonada, lúgubre y decadente. Las paredes desconchadas y el suelo cubierto de polvo creaban una atmósfera asfixiante, como si el lugar estuviera impregnado de la desesperación de aquellos que habían perdido toda esperanza. Cada paso que daba resonaba en el silencio opresivo, y los ecos de mis propios gritos aún resonaban en mi mente, recordándome la angustia que me había llevado hasta allí.

Traté de recordar cómo había llegado a ese lugar, pero mis recuerdos eran fragmentos desordenados y borrosos, como imágenes parpadeantes en un viejo proyector. Mi mente parecía un rompecabezas deshecho, incapaz de encontrar la coherencia necesaria para entender mi situación. Era como si hubiera caído en un abismo de confusión y desesperación.

A medida que exploraba la habitación, una sensación incómoda se apoderó de mí. Los objetos olvidados en las esquinas parecían cobrar vida propia, sus formas distorsionadas retorciéndose ante mis ojos. Voces susurrantes y risas macabras resonaban en el aire, alimentando mi angustia y perturbando mi equilibrio mental. La realidad misma parecía estar distorsionada en ese lugar

Recordé las advertencias y preocupación de mis seres queridos, sus intentos desesperados por convencerme de buscar ayuda. Pero en mi obstinación y miedo, los había alejado, creyendo que podía enfrentar esta batalla en solitario. Ahora, en medio de aquella habitación tenebrosa, me encontraba pagando el precio de mis decisiones imprudentes.

Una pequeña ventana cubierta de polvo y telarañas llamó mi atención. La luz tenue del exterior intentaba penetrar a través de ella, como un destello de esperanza en medio de la oscuridad. Me acerqué con cautela y, con un esfuerzo, logré abrir la ventana. Un soplo de aire fresco ingresó, trayendo consigo un aroma revitalizante y una brisa que acarició mi rostro. Por un momento, sentí la oportunidad de escapar, de dejar atrás aquel lugar siniestro.

Sin embargo, algo en mi interior me detuvo. La duda y el miedo se entrelazaron en mi mente, paralizándome. Un sentimiento abrumador de desesperanza se apoderó de mí ser. Me convencí de que era demasiado tarde, que ya no había vuelta atrás, que estaba atrapada en un laberinto de oscuridad del cual no había escapatoria.



#5846 en Otros
#1714 en Relatos cortos

En el texto hay: intriga, argentina, paranoia

Editado: 02.07.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.