Ahora soy Juli@ Tg

-T2-Capítulo 30 Crear y probar

La impresión de ver un lugar un poco desordenado y viejo, fue un panorama bastante resaltante para Julia. En un cuarto alquilado es donde vivía Hernán, si bien fue él quien aceptó y propuso su departamento para realizar el proyecto pendiente, Julia no esperó ver algo así.

—Esto es realmente una sorpresa.–Miró fijamente el panorama desordenado, con fachas de abandono.—Realmente lo es.

—¿Qué esperaba ver? ¿Una mansión? Bueno, esto es lo que hay.–Presentó el interior de su hogar estirando su mano derecha, sin mostrar vergüenza.

—Por lo menos un lugar, ¿más ordenado?–Señaló.—Estás peor que yo...Digo, ¿realmente tus novias no te decían nada cuando venían aquí? ¿Oh, tu familia?

Hernán soltó un suspiro y la miró de reojo.

—Para eso están los hoteles y mi familia no me visita, yo voy a visitarlos, ¿tienes miedo entrar? No hay ratas, ni cucarachas, limpio los fines de semana, pero hoy no es el caso.

¿No lo visitan? Eso suena como si no fuera cercanos a ellos...

Julia alzó el mentón, respondiéndole de inmediato.

—¿Quién tiene miedo? Sólo que un ambiente así no es tan inspirador para hacer el proyecto. Vamos a limpiar, ahora.–Dió dos pasos dentro con los brazos cruzados.

—No te tomes la molestia, sólo necesitamos mi laptop y un poco de espacio para sentarnos.

—Limpiaremos.

—Perderemos el tiempo.
¿Acaso eres una maniática de la limpieza?

—Sabes Hernán, el lugar en dónde uno vive refleja su personalidad, ¿acaso tu mente está desordenada?

Hernán dio una pausada desviando la mirada de ella por unos segundos, para de nuevo verla a los ojos.

—Lo está, pero eso no influirá en esto.-Suspiró.–Está bien, limpiaremos, pero...¿estás segura que quieres quedarte hasta muy tarde?—La miró con una sonrisa pícara.

—¿Por qué siendo hombres debería temer? ¿Eh? Sé lo que estás insinuando, no soy tan tonto. Deja las bromas pesadas y apúrate.–Lo empujó hacia más dentro y señaló con su brazo derecho a que se apurara.—Además, tampoco tengo a nadie que me espere en mi departamento.

—Eso es triste.

—Mira quien lo dice...

Luego de tener el equipo de limpieza listos, todo los materiales necesarios fueron puestos en un solo lugar. Hernán no comprendió como tan rápido cambió lo pendiente, por algo esporádico, realmente no le importaba mucho en dónde estaba parado, aunque no siempre fue así, en los últimos años había vivido de esa forma. 
Julia no era consciente que el acto de limpiar aquel lugar, también era ayudar a Hernán a desfogar parte de su frustración.

—Los gatos temen al agua, ¿estarás bien?–Hernán moldeó una sonrisa burlona.

—Bueno, soy un gato muy gruñón, ¡rápido! Tenemos que terminarlo a tiempo. La dueña no debe esperar más, de ese proyecto depende nuestra estadía. Además, ella merece ser recompensada.

—No te preocupes por eso, yo ya tengo varias ideas en mente, será fácil terminarlo en un par de días.

—¿Enserio?–Por fin Julia sonrió un poco.—Vaya, eres más ingenioso de lo que creí.–Su rostro se volvió a tornar serio.—¡Pero a limpiar!

Cada lugar fue limpiado de forma decente luego de una hora, el rostro de Julia mostraba satisfacción y más comodidad al ver todo en orden, pareciera como si hubiera terminado una verdadera obra maestra.

—¿Qué esto? ¿Realmente es el mismo lugar? ¡Hasta se ve el piso con claridad!

—Bien Julia, estás calificada para el trabajo de limpieza.–Aplaudió con una sonrisa.—No lo había pensado antes, pero creo que te contrataré...

—¡Qué gracioso!–Palmeó su espalda para que avanzara a sentarse.—Bien, muéstrame tus ideas.–Se sentó junto a él en la cómoda alfombra.

Pasaron dos horas y ya apuntaba ser las 8:00 pm, habían avanzado con las ideas y uno de ellos era crear una página web de la cafetería, era algo sencillo hacerlo para ambos, pero escoger el diseño y coincidir en gustos, lo fue aún más para sorpresa de ambos.

—¿Estás imitando lo que digo?

—¿Por qué haría algo así? Sólo coincidimos, eso es todo.

Habían coincido desde imágenes, colores, descripciones, tan bien, que Julia creyó que era una broma suya de copiar y decir lo mismo que ella, como un loro parlanchín.

—Pero, incluso las descripciones... –Suspiró.—Entonces, escribiremos en un papel nuestras ideas para el diseño y contenido, después lo compararemos.

—¿En serio no me crees?–Suspiró largo.—Bien, bien, lo haré.

Luego de unos segundos, Julia se dio cuenta que no mentía, volteando a Hernán con rostro de sorpresa.

—¿Acaso eres mi hermano gemelo perdido? ¿Oh algo así?–Alzó su mano a su mentón.—Esto debe ser brujería...

—Físicamente es imposible.–La miró fijamente sonriendo, por lo que Julia movió su cabeza a un lado, viéndolo con los ojos desentendidos ante su comentario, ya que compararlos físicamente, era como juntar una naranja jugosa y un pequeño limón.—Pequeño gato, ¿acaso quieres ser mi hermana menor?

Julia respondió de inmediato:

—No quiero ser tu hermana.

—Oh, cierto ¿Entonces hermano?

—Suficiente ser amigos.

Hernán dio una pausa y se señaló.

—¿Realmente lo somos?-Movió su cabeza a un costado.

—¡Espera un momento!, ¿entonces era el único que pensaba en que sí?–Se expresó ofendida.

—La pequeña Julia y Julio entonces me aceptan como amigo, eso es gran avance. Felicidades, te has hecho un amigo de primera calidad.

—Ehh... Tú sí que eres egocéntrico...

—Bien, ya que te diste cuenta que no te estoy imitando, hay que aprovechar que tenemos ideas similares para terminarlo de una vez.

Julia asintió estirando ambos brazos y bostezando un poco.

—Hernán, ¿no tendrás algo que beber? Oh, mejor iré a alguna tienda cerca a comprar algunas bebidas.–Se levantó del piso repentinamente.

—No es necesario, en la cocina que está del otro lado hay bebidas envasadas, escoge el que quieras.–Julia asintió ante su repentina amabilidad.—No hay tiendas tan cercanas en este lugar...–Sonrió brevemente.—Te podrían secuestrar ya que es de noche.



Arumih-san

#6459 en Novela romántica
#2143 en Joven Adulto

En el texto hay: mpreg, bl, comedia

Editado: 11.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar