Alas de Cenizas

35. Gardimor Durmiente

Clara

            La tal Dafne me entregó un poco de ropa nueva antes de encontrarnos con Dimitri, el chico del infierno se nos unió en Chacao, seguía con su capucha y tenía unas pequeñas manchas negras en su traje, pero no tenía heridas de gravedad a la vista.

            Ahora mismo estábamos esperando a mi gente, mi cuerpo seguía dolorido pero ya no era tan intenso como hace una hora, mis “salvadores” estaban algo retirados hablando en latín  mientras que la chica agitaba los brazos molesta.

Al parecer su relación no es buena.

            Diclartrisse.

            Ese nombre me parece familiar, cuando intento recordarlo entre mis vidas lo único que encuentro es llanto y dolor en mi alma, por momentos vistazos de demonios, luego ángeles, pero siempre escucho la voz de ese joven.

Es como si estuviera conectada a él como lo estoy con Dimitri, pero nuestro lazo es mucho más fuerte. No lo sé…

_Clara.

            Me levanto al escuchar la voz de mi ángel caído y cuando nuestros ojos se encuentran me vuelvo a sentir segura.

_Ya era hora – se queja el chico retirando su capucha – Estás algo tarde para venir por ella. ¿El mismo miedo de siempre?

            Tanto Dimitri como yo debimos sentirlo, el chico tenía el cabello dorado y sus ojos eran grises azulados, con una piel parecida a la mujer y  con el mismo porte arrogante de Dimitri y Drake.

            Mire en dirección a las personas que conozco y estaban solo Dimitri, Drake y Neila. ¿Nadie más vino a salvarme?

_Esto es una sorpresa – dice Drake con las cejas elevadas.

_ ¿Quién eres tú?

            Ahora era Neila la aterrada del grupo. No es para menos él tenía una presencia muy imponente.

_No estamos para presentaciones sin sentido – dice el chico y saca un libro blanco de su traje – Tú tienes uno – me señala y sonríe – Yo tengo el segundo y el último Dafne lo ocultó en un lugar seguro.

_Los libros del Enoc son la clave para terminar esta guerra – dice la mujer de brazos cruzados – Solo necesitábamos que rompieran la maldición.

_Aquí no es un buen lugar para hablar.

            Él comenzó a caminar en dirección a uno de los edificios privados y todos nos terminamos fundiendo entre la multitud. Dimitri a mi lado verificando el daño que tenía y gruñendo en latín algunas cosas que ya logró comprender un poco.

Está molesto por haberme ido de esa forma.

_ ¿Dónde está Adri?

_El cielo la tiene – dice Neila – Descubrieron que no estaba de su lado, ahora está en el castillo celestial.

_Dinortak está trabajando en su salida – dice Drake – Pero no podemos prometer algo seguro.

_Tienen que arrancar sus alas para liberarla – gruñe Dimitri – Ella puede crearlas de cenizas como muchos de nosotros.

_Ella no es muy devota a ser un ángel caído, Dimitri – digo algo molesta.

_La devoción se terminó hace mucho – dice el chico deteniéndose en uno de los grandes edificios.

La chica comenzó a decir unas palabras en hebreo antiguo en la pared cerca de la puerta y él estaba cuidando el área

– Por eso debemos vivir ocultos. Se incumplieron muchas reglas, lo normal sería afrontar las consecuencias.

_ ¿Qué eres?

            Ya que no se quiere molestar con presentaciones estúpidas como dice él. Por lo menos que me diga que es. Siento la vibra de los tres mundos emanando de su cuerpo y eso no es una buena señal.

_Soy un hibrido – se gira para encararme con la mirada y sonríe – Gardimor Durmiente para ser especifico.

_Esa categoría no existe – dice Dimitri molesto.

_ ¿Seguro?

La pared del edificio muestra una pequeña entrada a una especie de sótano y él solo se gira para entrar con las manos en los bolsillos mientras lo seguimos



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar